Fútbol en el Mundo

Colombia venció 1-0 a Serbia
14 de Agosto de 2013


Como preparación para la siguiente jornada de eliminatorias mundialistas, Colombia enfrentó a Serbia y con una anotación de Fredy Guarín consiguió el triunfo frente al onceno balcánico.


EFE


Un gol de Fredy Guarín en el minuto 89 le dio la victoria a Colombia ante Serbia e hizo justicia a un partido que el combinado sudamericano mereció ganar, sobre todo tras una gran primera mitad en la que ofreció un fútbol de muchos quilates y fabricó un puñado de buenas ocasiones de gol.


El amistoso debía servir al equipo de José Pekérman para preparar el próximo compromiso oficial ante Ecuador, donde no estarán por sanción Mario Yepes y Cristian Zapata.


Por eso, el técnico argentino aprovechó el enfrentamiento contra el conjunto balcánico para probar una dupla formada por Mosquera y Valdés y en la que ambos salieron bien parados.


Salió Colombia a divertirse y divertir a su público: una grada no demasiado poblada pero muy animosa de aficionados colombianos llegados de muchos rincones de España.


La temperatura, ideal para la práctica del fútbol, y un césped convertido en perfecto tapiz -el Barcelona sustituyó por completo la hierba del Miniestadi hace unos días- también contribuyeron al espectáculo.


Muriel tuvo las dos primeras aproximaciones rondando el cuarto de hora de juego: un tiro alto sobre la salida de Kahriman y una volea cruzada que salió rozando el poste.


Pero la más clara fue la que dispuso, antes de la media hora, Cuadrado, que envió al cuerpo de Kahriman una jugada de tiralíneas del ataque colombiano que empezó con un pase de James Rodríguez.


El fútbol veloz y vertical de los colombianos, todo movilidad, hizo mucho daño al conjunto balcánico. Serbia, en cambio, jugaba una o dos velocidades por detrás de su rival, pero solo amenazó la meta defendida por Ospina en alguna jugada aislada.


Colombia tendría la última antes de llegar el descanso con una nueva llegada de Zúñiga por la banda derecha que James Rodríguez remataría fuera en el segundo palo. Sin embargo, el fútbol de los colombianos no tendría continuidad en los segundos 45 minutos.


Serbia causó una mejor impresión en este segundo tiempo, aunque las dos veces que logró amenazar de verdad la portería colombiana -con disparos de Duricic y Basta- se encontró con un inspirado Ospina.


A estas alturas, Colombia había perdido la frescura que había exhibido en la primera mitad. Y el rosario de cambios -media docena por cada equipo- tampoco ayudó a que volviera a coger el ritmo.


Solo en los últimos minutos del choque pareció tomar de nuevo el mando. En la penúltima jugada, Jackson se plantó solo ante el portero “plavi” y, aunque no pudo batirle en el uno contra uno, logró cabecear el rechace hacia la posición de Guarín para que este pudiera rematar a gol.