Gente

It’s time to fly!
A volar se dijo
Autor: Carmen Vásquez
25 de Mayo de 2013


El hombre siempre ha tenido el sueño de volar. Ícaro con sus inmensas alas voló, solo que el consejo de su padre no escuchó y se dejó embelesar por los dorados rayos del sol que derritieron la cera que pegaba sus alas y al mar cayó.

El hombre siempre ha tenido el sueño de volar. Ícaro con sus inmensas alas voló, solo que el consejo de su padre no escuchó y se dejó embelesar por los dorados rayos del sol que derritieron la cera que pegaba sus alas y al mar cayó.


Una cometa o un avioncito en manos de un niño es alegría permanente para ellos. Vamos a volar mucho en el mes de julio.


El Salón Chablis del Hotel Dann-Carlton, fue el escenario de la presentación de lo que será la sexta versión de “F-Air Colombia”, organizada por la Aeronáutica Civil y la Fuerza Aérea Colombiana. Es la feria más importante del sector aeronáutico en el país, este año con la presencia de 200 expositores y 20 países participantes, en el aeropuerto José María Córdova.


Acto que contó con la presencia de los altos mandos, directivos de la Aeronáutica, miembros del Cuerpo Consular, invitados muy especiales que compartieron una copa de vino después de ver un maravilloso video de la historia de la aviación en Colombia. Puntual protocolo militar, pero... lástima que ciertos personajes del sector público no han aprendido el respeto de esta palabra “protocolo” y el saber estar en mesa principal. En julio, del 11 al 14, a volar se dijo.


La palabra fiesta es maravillosa. Lo primero que uno se imagina es el grupo musical, la generosidad y variedad en los brindis de copas, los charoles con buen surtido de platillos y la pista para más de un paso largo o corto en el baile.


Muchos amigos conocidos y el anfitrión más contento del mundo, pendiente de sus invitados. Fiesta es fiesta.


Muy alegres asistimos a la segunda “fiesta” de aniversario de amigos del Museo de Arte Moderno. Pero de fiesta poco... la botellita de té que está de moda y las copas de la FLA. Platicos con lo típico de la región paisa. A las siete el grupo musical no arrancaba, un sorteo de obras con la animada directora comercial del Museo. Bastante tímida la directora anfitriona. Una noche lluviosa y nos quedamos esperando al parejo. Fue un gran coctel con gente bonita del arte y de las empresas que daban su aporte y apoyo como amigos a los planes y programas del Mamm.


De la mano de Dios


El Hospital Universitario San Vicente, que se arropa con lo más distinguido de la medicina, la ciencia y la investigación, está en el año de celebración de sus 100. Desde sus principios han ido de la mano de Dios y a ese Ser Supremo le dieron gracias la semana pasada en la Misa Solemne, celebrada en la Catedral Metropolitana, con la asistencia de representativas personalidades de todos los estamentos de la ciudad. Siguen celebrando.