Moda

The jean to the refrigerator
El jean a la nevera
Autor: Carmen Vásquez
24 de Abril de 2013


Creíamos que lo sabíamos todo de esa prenda que en los años 1870 revolucionó el mundo de la industria textil.


Creíamos que lo sabíamos todo de esa prenda que en los años 1870 revolucionó el mundo de la industria textil. Levi Strauss es quien los lleva a San Francisco, California como ropa de trabajo. En sus comienzos no es válido decir que entró como moda, pero sí como la prenda más cómoda y resistente para trabajar ya que los marineros fueron los primeros en usarla y luego los obreros en los Estados Unidos. Se ponen de moda en los años cincuenta.


Si tomamos el significado de la palabra “denim” del glosario de moda, nos encontramos esto: tejido plano de ligamento diagonal en algodón, donde los hilos de la urdimbre son crudos y los de la trama están teñidos por un colorante llamado “índigo o añil”.


Esta prenda con el nombre de jean o vaqueros, ha sido puesta a prueba de todos los gustos y estilos de moda que se puedan imaginar. Hay verdaderas marcas mundiales que son reconocidas y que también han sido chiviadas o falsificadas perfectamente. Hoy día, un jean se puede comprar en 19.000 pesos o también en 400.000 pesos. Con ellos la moda viene y va y siempre serán apetecidos, como es la tendencia en la actualidad de los “rotos” que llegaron, pasaron y volvieron. Hay para escoger todo lo que se quiera.


Con motivo de hacer la presentación de la segunda colección de año de Chevignon, sus directivas hicieron algo muy especial. Invitaron a muy especializadas periodistas de moda a una tarde de debate, conocimiento y conversatorio sobre el tema del “jean”. ¿Y qué sacamos en limpio?


Que si usted los lava, los mata. Perfectamente los puede meter a la nevera y listo, quedan como nuevos.


Que si los quiere lavar debe hacerlo en ciclo suave, no usar la secadora y ponerlos al revés.


Que venderle un jean a las mujeres no es nada fácil. Son las más complicadas para decidirse por una prenda.


Que muy pocos conocen lo que hay detrás de una tela de jean. Su construcción es talento de ingeniería textil.


Que escuchar hoy eso de ¿qué se usa? es pregunta de mamá porque se está usando de todo.


Esta colección Chevignon se compone de interesantes piezas: el Índigo de lujo, telas de alto valor con características definidas; el Skinny, con brillo, color y resinas; Índigos de verano, telas muy livianas; el Neppy, construcción rústica que hace visible los defectos. La línea femenina llega con estampados, telas suaves y la paleta de color azul es lavada por el mar.


Valga decir que esta invitación es la forma perfecta de acercamiento con la marca, sus ejecutivos y la prensa.