Nacional

Colombia exige a las guerrillas acabar con la instalación de minas antipersonales
4 de Abril de 2013


En el Día Internacional de Sensibilización contra las Minas Antipersonal, Colombia exigió a las Farc y al ELN acabar con la siembre de estos artefactos que han dejado 10.253 víctimas desde 1.990 hasta febrero de este año.


EFE



El Gobierno y la sociedad civil colombiana unieron hoy sus voces para exigir el fin de la siembra de minas antipersonales en el país, pedir que las guerrillas de las Farc y el ELN revelen dónde ubicaron los artefactos y exhortar a que ayuden en su erradicación.


Este fue el mensaje unánime de Colombia en el Día Internacional de Sensibilización contra las Minas Antipersonal, un problema que ha causado 10.253 víctimas desde 1990 hasta febrero de este año.


El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón afirmó en un coloquio en la ciudad de Medellín, Antioquia, que es el departamento más afectado del país con 2.287 víctimas, que las guerrillas tienen una "deuda social y moral" con el país.


"Las Farc y el ELN deben comprometerse con la población a cesar la colocación de minas y a decirle a la población dónde han ubicado esas minas", exhortó el Vicepresidente.


Además, consideró que "lo más contrarrevolucionario que ha hecho la guerrilla es la colocación de las minas de la muerte. ¿Qué de revolucionario es dejar a un niño o una niña, a un campesino, a un indígena o a un soldado totalmente discapacitado de por vida?", cuestionó.


Por su parte, la delegación de negociadores del Gobierno, que lidera el ex vicepresidente Humberto de la Calle, visitó hoy el Batallón de Sanidad del Ejército Nacional en Bogotá, en un gesto de solidaridad con los 6.358 militares que han sufrido la explosión de minas en servicio.


"Les hemos dicho a los señores de las Farc que tienen que darle la cara a sus víctimas. Las víctimas son un elemento central para terminar el conflicto. Si llegamos a su terminación empezaremos la fase de una verdadera paz estable y duradera", dijo De la Calle.


El comandante de este batallón, el coronel John Guzmán Guzmán dijo que los soldados mutilados asisten a "programas sanitarios con 200 especialistas en todas las ramas de la medicina y también planes de rehabilitación y renovación para que aprendan otras actividades y sientan que sus vidas no están acabadas".


El presidente colombiano, Juan Manuel Santos animó a sus compatriotas desde primera hora a secundar la campaña "Presta tu pierna. Remángate" en homenaje a las numerosas víctimas de las minas antipersonal, un mensaje que caló en las calles de las principales ciudades.


"Todos a remangarnos el pantalón para expresar nuestra solidaridad y nuestro rechazo a esa modalidad tan despreciable", dijo en respaldo de esta iniciativa que desde hace dos años promueve el Grupo Social Arcángeles.


Este año la campaña tiene como embajadores al cantautor colombiano Juanes y a la actriz Carolina Gómez, quienes aparecen en un vídeo junto con víctimas de minas y exhortan a las guerrillas que dejen de sembrar artefactos y colaboren en labores de desminado humanitario.


Este colectivo celebrará también el próximo domingo la carrera "Presta tu Pierna", con recorridos de cinco y 11 kilómetros en el occidente de Bogotá.


De acuerdo con el Programa Presidencial para la Acción Integral contra las Minas Antipersonal, Paicma, entre enero y febrero de 2013 se registraron 97 víctimas de estos artefactos, de las que 17 fueron menores de edad, 14 heridas y tres muertas.


El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, manifestó su preocupación por el alto índice de afectación entre menores de edad.


"No podemos permanecer indiferentes ante las terribles heridas y las largas estelas de dolor que las minas siguen dejando en nuestros niños y niñas", dijo el director del Icbf, Diego Molano.


En los últimos años se ha reducido progresivamente el número de víctimas de minas, y mientras en 2006 hubo 1.235 personas afectadas, en 2012 la cifra disminuyó a 496.


De acuerdo con las cifras del Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal, un total de 10.253 personas, 6.358 militares y 3.895 civiles, han sufrido este flagelo desde 1990 y de ellas 2.126 fallecieron.