Economía

“A reachable goal: a world without poverty”
“Una meta asequible: un mundo sin pobreza”
3 de Abril de 2013


Ese fue el título del discurso del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en una conferencia víspera de las Reuniones de Primavera entre el FMI y el BM que tendrán lugar en Washington.


Foto: Cortesía 

La reducción de la pobreza extrema, dijo Kim, “no es una meta que el BM pueda alcanzar por sí solo, sino que se trata de objetivos conjuntos con los 188 países miembros”

 


Redacción Economía


En el mundo aún hay cerca de 1.300 millones de personas viviendo en extrema pobreza, 870 millones de hambrientos y 6,9 millones de niños menores de cinco años mueren diariamente por factores asociados a esa condición. Estas cifras fueron expuestas por Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial en una conferencia en la Universidad de Georgetown, EE.UU.


A pesar de las cifras, Kim destacó el progresivo retroceso de la pobreza extrema global, que ha pasado de un 43 % a un 21 % de la población mundial en dos décadas, e instó a eliminarla en su totalidad para el año 2030. 


Asimismo, el presidente del BM destacó el buen comportamiento de los países emergentes durante la reciente crisis mundial, gracias a “una mayor estabilidad macroeconómica” y al “aumento de las inversiones en capital humano e infraestructura”.


Según los cálculos del Banco Mundial, se espera que para 2013 las economías en desarrollo se expandan un 5,5 % y crezcan ligeramente en 2014 hasta un 5,8 %. “En todo el mundo en desarrollo se están instalando empresas dinámicas y competitivas, desde empresas pequeñas hasta corporaciones multinacionales”, dijo. 


En ese sentido, los tres factores claves para alcanzar la meta de erradicación de la pobreza extrema “prácticamente en su totalidad”, son en su orden, según Kim, “acelerar la tasa de crecimiento registrada en los últimos 15 años, y en particular lograr un crecimiento alto y sostenido en Asia meridional y África subsahariana”. 


Como segunda medida, “será preciso desplegar esfuerzos por aumentar la inclusión y moderar la desigualdad, y garantizar que el crecimiento se traduzca en la reducción de la pobreza y, lo que es más importante, que esta se logre a través de la creación de empleos”, además, Kim dijo que “habrá que evitar o mitigar posibles crisis, tales como nuevas crisis de los alimentos y de los combustibles o nuevas crisis financieras y desastres climáticos”.    


Por último, el presidente del Banco Mundial dijo que “nos hallamos en un auspicioso momento histórico, en que se combinan los éxitos de décadas pasadas con perspectivas económicas mundiales cada vez más propicias para dar a los países en desarrollo una oportunidad, la primera que jamás hayan tenido, de poner fin a la pobreza extrema en el curso de una sola generación”.


 



Compromisos del BM

 


El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que el BM ayudará “como mínimo” en cuatro áreas para lograr la disminución de la pobreza extrema, las cuales enumeró así: 


Primero: nos valdremos de la ayuda de estos objetivos para tomar decisiones entre prioridades encontradas al identificar los proyectos con los que podamos ejercer el impacto más transformador.


Segundo: haremos un seguimiento y observaremos de manera estrecha los avances alcanzados con miras al logro de estos objetivos, e informaremos anualmente sobre lo que se ha logrado y las lagunas que persisten. 


Tercero: nos valdremos de nuestro poder de convocatoria y promoción para recordar constantemente a los encargados de formular las políticas y a la comunidad internacional lo que hace falta para el logro de estos objetivos.


Cuarto: colaboraremos con nuestros asociados para intercambiar conocimientos acerca de las soluciones para terminar con la pobreza y promover la prosperidad compartida.