Columnistas

Libertad de expresi髇 y principios de civilidad
Autor: Luis Fernando M鷑era L髉ez
1 de Abril de 2013


Hace algunas semanas circularon en los medios de comunicaci髇 unas alusiones a la Declaraci髇 de Chapultepec.

1


Hace algunas semanas circularon en los medios de comunicación unas alusiones a la Declaración de Chapultepec. Justifica darle una lectura cuidadosa a este documento y reflexionar sobre los principales puntos que contiene. Se encuentra en http://www.declaraciondechapultepec.org/chapultepec_declaration.htm


Fue promulgado en la Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión celebrada en México, D. F. el 11 de marzo de 1994. Obviamente, una parte importante de su contenido son los diez principios relativos a la libertad de expresión, que pueden resumirse así:


1. No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. 


2. Toda persona tiene derecho a la información y a las opiniones. 


3. Las autoridades deben suministrar la información del sector público. 


4. Ningún acto de violencia contra periodistas o medios de comunicación debe ser tolerado. 


5. No debe haber censura u obstáculo a la información. 


6. Los medios de comunicación y los periodistas no deben ser objeto de discriminaciones o favores por lo que digan. 


7. Las políticas arancelarias y las licencias no deben usarse para castigar a periodistas. 


8. La incorporación de periodistas a asociaciones debe ser voluntaria. 


9. La credibilidad de la prensa está en su compromiso con la verdad.


10. Ningún medio de comunicación o periodista debe ser sancionado por difundir la verdad o criticar el poder público.


Aunque estos diez puntos no requieren justificación, y Colombia goza de una buena libertad de prensa, es bueno recordar que la libertad de expresión no es un fin en sí misma. Es un síntoma que permite evaluar el estado de salud o enfermedad de la sociedad. Por ello es comprensible que la Declaración de Chapultepec no se quede en la enunciación de estos principios y se extienda, también, a analizar las condiciones esenciales de la sociedad.


El desarrollo no es sólo crecimiento económico. Desarrollo es el nivel de satisfacción de las necesidades de todos los individuos sin excepción, a saber, la alimentación, la salud, la educación, el esparcimiento, el trabajo, la tranquilidad y la seguridad. Colombia es uno de los países más inequitativos del orbe. 


Democracia y libertad, “binomio indisoluble”, según las califica el documento. Para que sean operantes, las deben respaldar instituciones sanas y fuertes. Lástima grande el deterioro de las nuestras, en particular los órganos del poder público, el Congreso, la justicia, muchos entes territoriales. De igual manera nuestros partidos políticos, que hace rato cedieron su puesto y endosaron su papel a los caudillismos individuales. Los sindicatos y las agremiaciones profesionales, que dejaron de practicar su oficio de defensores pero también de vigilantes de sus representados. Las entidades y empresas que manejan dineros del público, cuyos administradores se olvidaron de su verdadera condición para creerse los dueños.


Libre circulación de las ideas.  “Nos enorgullecemos de la pluralidad y diversidad de nuestras culturas, y nos felicitamos de que confluyan y se unifiquen en el elemento que propicia su florecimiento y creatividad”, pregonan los firmantes de Chapultepec. Yo creo que en Colombia la mejor manifestación actual de esta circulación de las ideas es el proceso de paz que se adelanta en La Habana entre el Gobierno y las Farc. Y la peor es la intransigencia, la intolerancia, la agresión verbal y física, la negación de la dialéctica argumentativa que vivimos a diario.


En síntesis, hay que penetrar en la esencia de nuestros valores colectivos, aquéllos que nos pueden decir qué tan sanos o enfermos estamos como sociedad. No somos sólo herederos de la historia, somos los depositarios fiduciarios del patrimonio moral y material de las generaciones futuras.





Comentarios
1
ROGELIO
2013/04/01 06:44:27 am
*PERLA del RUIZ* Por ROGELIO VALLEJO OBANDO. *VENIBA* Ya es un acr髇imo para identificar hoy por hoy a pa韘es de la Am閞ica que quieren desvigorizar, desmirriar y maltratar a La Libertad de expresi髇, y muy en el fondo de la cuesti髇, a la libertad de estudiar, analizar e investigar todo lo que corresponde a la administraci髇 eficiente como transparente de los pa韘es como a sus diferentes administraciones territoriales. Es de suma gravedad que ganancias preciosas de la civilizaci髇 est閚 en la mira de seres humanos con poder, que creen que la libertad de expresi髇 es instrumento diab髄ico del tal Imperio; que no se cansan de maltratar y desdorar.