Economía

Latin America: the most informal one
América Latina: la más informal
26 de Marzo de 2013


Un estudio del BID asegura que los índices de informalidad laboral en Latinoamérica son los más elevados del mundo y propone una serie de medidas para que los países de la región las adopten con miras a su reducción.



Las reformas del mercado laboral tienen el potencial de contribuir a una mejora de la asignación de recursos, asegura el BID.

 


EFE-Redacción Economía


Con un 56 % de los empleados trabajando de manera informal, Latinoamérica y el Caribe tiene el más alto índice de informalidad del mundo, “lo que requiere una reforma laboral que debe traducirse en un mayor crecimiento económico”, según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID. 


En un capítulo de su informe macroeconómico titulado “Cómo América Latina y el Caribe puede escapar del menor crecimiento mundial”, el BID advierte, no obstante, que reformar el mercado laboral “no es una tarea fácil”.


“Las medidas para combatir la informalidad y para estimular la formalización de las empresas, pueden llevar al establecimiento de firmas más grandes y eficientes con una menor tasa de rotación de empleados, mejor capacitación de los trabajadores y más acceso al crédito”, dice el estudio, que asegura que esto debe generar mayor productividad y, por ende, un crecimiento económico más elevado.


La informalidad, indica el BID, “es un rasgo distintivo y persistente de los mercados laborales en América Latina y el Caribe”, lo que la convierte en “la región del mundo que registra el mayor grado de trabajo informal”.


A pesar de que el informe estima en un 56 % los empleados que trabajan de manea informal en la región, en él se indica que los índices de informalidad varían mucho de un país a otro, por lo que las medidas deben tratarse individualmente y convertirse en “objetivos clave de reforma” donde son más elevados.


El estudio cita datos comparativos de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, que indican que la tasa de informalidad en los países de ingresos medios fuera de América Latina y el Caribe está en torno a un 37 %, casi veinte puntos menos que en esta región.


“Los rasgos institucionales, las distorsiones y las malas asignaciones en los mercados laborales varían en gran medida de un país a otro. Por lo tanto, las reformas deberían estar hechas a la medida de las características de cada país y deberían tener en cuenta las capacidades de implementación”, asegura.


Por último, en el informe se afirma que “se necesita un diagnóstico para ver qué políticas originan distorsiones en los mercados y un diseño para equilibrar los objetivos económicos y sociales e identificar qué incentivos son apropiados tanto para el lado de la oferta, como de la demanda para integrarse a la economía formal”.


 



Ley de formalización

La Ley 1610 crea un nuevo mecanismo de protección de trabajadores tercerizados ilegalmente. Se trata de acuerdos de formalización laboral firmados entre una o varias empresas y el Ministerio del Trabajo, a cambio de la condonación de una multa o sanción. Así las cosas, en una investigación administrativa o preliminar será posible suscribir un acuerdo de formalización a cambio de suspender o archivar el caso investigado hasta tanto se cumplan los compromisos adquiridos, de acuerdo con lo  que dio a conocer la Escuela Nacional Sindical, ENS, en un informe que efectuó sobre esta ley. “Estos acuerdos de formalización deben tener vocación de permanencia y son obligatorios para el empleador. Su cumplimiento da lugar a que la sanción se condone, pero su no cumplimiento acarrea una sanción administrativa”, dice el informe y agrega que “la ley establece un proceso de socialización previo con los trabajadores a formalizar. Exige acciones precisas y constatables de formalización en términos razonables, y una relación completa de los trabajadores que serán contratados formalmente”.