Economía

Coffee: agreements and commitments
Café: acuerdos y compromisos
7 de Marzo de 2013


El ministro de Trabajo hizo un llamado a la formalización laboral dentro del sector cafetero, a la vez que sectores económicos predijeron que este puede ser un buen año en cuanto a la producción del grano.


Foto: Cortesía 

El ministro hizo un llamado a la formalización de los recolectores del grano. 

 


Redacción Economía


Luego de reanudar el diálogo que se vio truncado el pasado viernes por la cuantía de los subsidios a los productores de café, el ministro de Trabajo Rafael Pardo le pidió a los voceros de los caficultores que ante el eventual acuerdo en el precio de sustentación del grano, este vaya acompañado del compromiso de pagar la seguridad social de los trabajadores del sector. 


El jefe de la cartera laboral dijo que los pequeños productores cafeteros “hoy tampoco tienen asegurado un ingreso de protección para la vejez”, y confió en que los acuerdos que se logren en este diálogo incluyan a los más pobres productores para que puedan tener un ingreso a la hora de su retiro.


“La inmensa mayoría de los productores, por no decir que todos, no tiene seguridad laboral. Los pequeños caficultores tampoco cuentan con protección para la vejez. Así no puede haber un acuerdo sobre precios, antes debe haber un compromiso de proteger a los trabajadores”, enfatizó el ministro. 


El planteamiento fue hecho por el alto funcionario durante la reunión que se llevó a cabo ayer en Pereira, en la que participaron los dirigentes del paro, los ministros del Interior, Salud, Agricultura, Hacienda y Trabajo, el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, y el ministro consejero para el diálogo social, Luis Eduardo Garzón, la cual a la hora del cierre de esta edición no había concluido. 


De otro lado, Sergio Clavijo, presidente de Anif, afirmó que el sector cafetero tiene una dualidad y es que no se trata solo de un problema coyuntural sino de carácter estructural. “Estamos en el tercer año consecutivo en el cual Colombia ni siquiera alcanza los ocho millones de sacos, se habla de que eventualmente este año rebotaría a 10 millones de sacos, eso está por verse, pero creo que hay un problema de herencia y un problema de institucionalidad que ya venía haciendo mella sobre la dirigencia cafetera y que obviamente con este prolongado paro los pone en una dificultad adicional”.


Por su parte, Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, dijo que en cuanto al crecimiento del sector cafetero que “para este año va a ser muy positivo. El año pasado se produjeron 7.7 millones de sacos y la expectativa para este año es que se acerque a 10 millones”, y agregó que “el café va a contribuir de manera muy importante al crecimiento del PIB. Lo que pasa es que debido a la caída del precio internacional, los ingresos de los cafeteros pueden terminar cayendo a pesar de que aumente tanto la producción”. 


 



Imagen en riesgo

 


La huelga de caficultores que comenzó hace más de una semana compromete la reputación del café de Colombia ante los compradores del mundo y puede afectar las exportaciones, pues según explicaron analistas es posible que parte de la cosecha quede sin recoger. Mientras los portavoces del Gobierno y los manifestantes cafeteros negocian el fin de estas protestas y de la crisis del sector, los exportadores temen que ante una eventual falta de acuerdo se extiendieran los problemas. Así lo expresó el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café de Colombia, Asoexport, Carlos Rojas, quien advirtió que puede “que las dificultades no sean susceptibles de solucionarse”. Para Asoexport, que a través de sus 21 afiliados maneja alrededor del 65 por ciento de las exportaciones, “lo más grave” de esta situación es “el impacto que se genera a largo plazo”, pues el país puede perder la buena imagen construida por el café de Colombia “como fuente consistente de producción de café a lo largo de todo el año”.