Fútbol en el Mundo

Bittersweet celebration
Agridulce celebración
21 de Enero de 2013


El atacante colombiano Radamel Falcao García será sometido hoy a una serie de pruebas, que determinarán el tiempo de baja, tras sufrir ayer una lesión muscular.


Foto: EFE 

La imagen que preocupa a los hinchas del Atlético y de la Selección Colombia: Falcao y su molestia. 


EFE


Una nueva victoria en el Vicente Calderón, firmada por los goles de Adrián y Koke, alargó la imparable racha en casa del Atlético de Madrid, que ha ganado todo como local y que ayer venció a Levante (2-0), en una jornada favorable, en la que se puso a ocho puntos del líder, Barcelona.


Ya son 17 victorias en su estadio en este curso y diez encuentros consecutivos sin recibir un gol ante su público. Datos incontestables del conjunto rojiblanco, que igualó su mejor serie de triunfos seguidos en Liga como local, doce, conseguido en los cursos 1939-40 y 40-41.


Tampoco falló ante Levante, que aguantó 31 minutos con la portería a cero, pero que no dio el paso adelante necesario para poner en duda la fiabilidad del Atlético, que terminó el choque con una mala noticia: la lesión muscular de Falcao, en el minuto 57.


“El Tigre” sufrió una lesión muscular en los isquiotibiales de la cara posterior del muslo izquierdo. El samario fue cambiado por el brasileño Diego Costa en la segunda mitad al resentirse del muslo en una jugada de ataque de su equipo en la que sintió un pinchazo y se vio obligado a pedir el cambio.


Atlético respondió de la mejor forma al percance. Dos minutos después, Koke conectó una pared con el ariete brasileño y se inventó un disparo maravilloso, una rosca que se coló en la portería de Munúa. El golazo apagó cualquier reacción del Levante, que solo amagaba sobre el área de Courtois, solvente en cada acción.


El partido, sentenciado ya con media hora por delante, siguió al ritmo del conjunto rojiblanco, que tuvo el tercero en un tiro al larguero de Cristian Rodríguez, que sigue intratable en su campo y que aún no pierde de vista al Barcelona.