Economía

Latinos reactivate real estate market in the U.S.
Latinos reactivan mercado inmobiliario en USA
Autor: Omaira Martínez Cardona
6 de Enero de 2013


Hace 30 años, después de enviar dinero a su familia, uno de los anhelos de los inmigrantes para alcanzar el “sueño americano” era comprar casa propia, pero los precios y las tasas de financiación eran inalcanzables.


Foto: Cortesía 

En el 2013 el inventario de propiedades en venta tiende a bajar, siendo los condominios vacacionales los más apetecidos por los inversionistas latinos.

Actualmente debido a la crisis financiera en los Estados Unidos que comenzó en el 2008 y provocó entre otras consecuencias, el desplome de los precios de las propiedades, es posible que los inversionistas extranjeros accedan a una propiedad a bajo costo y con proyecciones de rentabilidad y valorización a futuro cuando la economía y el sector repunten, proceso que según los expertos ya comenzó y se fortalecerá con el acuerdo logrado antes de terminar el 2012 para neutralizar el alza en impuestos y evitar caer en el precipicio fiscal.


Los salvadores


Durante los años de crisis, las estadísticas de inmigrantes aunque han disminuido, no se han detenido y registran un promedio anual de 50.000 familias procedentes de América Latina con capacidad de compra, en su mayoría de origen mexicano, colombiano, venezolano y argentino. Según el último reporte de la Asociación Estadounidense de Profesionales en Bienes Raíces Hispanos, los latinoamericanos representan actualmente el 28 % de los propietarios de pequeñas empresas y viviendas en ese país.


Cuando hace menos de 20 años se daba el auge inmobiliario  y los precios de las propiedades aumentaban a un nivel del 15 % anual, generando la construcción de miles de nuevos proyectos que en costos se alejaban de la capacidad del bolsillo de los ciudadanos y mucho más de los extranjeros, desde el 2008 la caída del sector provocó que los precios bajaran desde un 30 % hasta el 70 % en algunos casos como en el sur y el centro de La Florida, donde un metro cuadrado podía costar como mínimo US4.500, hoy se consigue en menos de US1.000 dependiendo de la antigüedad del inmueble, la ubicación y el tipo de venta: si es directa de propietario, venta corta (short sale) o remate de banco por ejecución hipotecaria (foreclosure)


Comparativamente con el aumento de los precios de la propiedad en Latinoamérica y las exigencias de financiación, es seguro y garantía de rentabilidad invertir allá teniendo claro que realizar una inversión en propiedad no es un seguro a la obtención de un estatus migratorio permanente en ese país, tema en el que hacen énfasis las autoridades estadounidenses. 


Los obstáculos


La falta de información y conocimiento por parte de los inversionistas sobre la normatividad del sector inmobiliario en Estados Unidos, la competencia por promover la inversión nacional y la imagen de algunos extranjeros como los colombianos en el exterior, son factores que influyen en los procesos de negociación.


Vanessa Serrano, dueña de una empresa corredora de bienes raíces (broker) en el centro de La Florida explica cómo en los últimos años el sector  se ha diversificado para crear paquetes de mercadeo en los países latinoamericanos: “La dinámica inmobiliaria se ha convertido en una paradoja muy interesante para promover la inversión extranjera directa sin necesidad de que la firma de los Tratados de Libre Comercio influya todavía”. Todo es legal y seguro aunque hay desconfianza en el proceso por el desconocimiento que se tiene, el inversionista ni siquiera tiene que estar presente para el cierre de la compra, siempre y cuando cumpla con los trámites de los documentos legales y esté representado y asesorado adecuadamente.


En Colombia, persisten vacíos de norma en cuanto al ejercicio de la actividad inmobiliaria, muchos agentes pueden  competir por representar a un comprador o a un vendedor y existen múltiples listados de propiedades para la venta. En cambio, en Estados Unidos todo proceso de negociación debe estar mediado por un agente de bienes raíces (realtor) quien debe ser licenciado y estar adscrito a una empresa inmobiliaria.  Hay una lista única de propiedades en oferta y por ley,  los trámites de la negociación se hacen con intermediación de una empresa especializada en titulación y el pago a través de un banco.


Un inversionista colombiano que ya ha comprado tres propiedades en el último año explica que una de las dificultades es la falta de información y asesoría que hay aquí sobre las posibilidades de negocio allá. “Como lo que se busca es incentivar la inversión en Colombia, no hay en el país empresas que asesoren cuando lo que se quiere es invertir afuera y de manera legal, hay mucha desconfianza por la procedencia de los dineros. Por eso antes de comenzar hay que documentarse y dejarse orientar por un asesor internacional”.


Los interesados en comprar en USA que esperaban que los precios tocaran fondo, deben reaccionar más rápido porque desde el año pasado se están recuperando. Los expertos afirman que según las tendencias, el  inventario de unidades a precios accesibles seguirá bajando durante el 2013 y se han incentivado las licencias para el desarrollo de nuevos proyectos, lo que se ve como señal de reactivación.