Columnistas

Balance en el año de la fe
Autor: Gabriel Zapata Correa
28 de Diciembre de 2012


El cierre del año de la Fe, en el cual los católicos fuimos convocados por el Papa Benedicto XVI para hacer una auténtica y renovada conversión al creador, nos convoca a hacer balance de nuestras ejecutorias durante el período que culmina.

El cierre del año de la Fe, en el cual los católicos fuimos convocados por el Papa Benedicto XVI para hacer una auténtica y renovada conversión al creador, nos convoca a hacer balance de nuestras ejecutorias durante el período que culmina. En primer lugar debo anotar que si bien en legislaturas anteriores mi actividad estuvo suscrita a la Comisión Tercera o de asuntos económicos, desde el 20 de julio de este año tuve el honor de integrar la Comisión Séptima o de asuntos sociales, teniendo de esta manera la oportunidad de aportar y debatir sobre los temas que hacen parte de la política social del Estado. Dentro de este balance uno de los logros de mayor satisfacción es el proyecto de Ley por el cual se consagra la pensión de jubilación para medallistas olímpicos y campeones mundiales. Esta iniciativa de la cual soy autor y ponente, la considero justa, equitativa y de reconocimiento oficial, como un estímulo estatal a los medallistas olímpicos, paralímpicos y campeones mundiales, y sus respectivos entrenadores por sus altos logros deportivos.


Igualmente, en compañía de otros congresistas de la Comisión Séptima presentamos ponencia de al menos 10 proyectos dentro de los que se destacan: el reconocimiento y pago efectivo de los derechos pensionales de los colombianos; adopción de medidas en el sistema general de seguridad social en salud para mejorar el flujo de recursos; acceso a los servicios prestados por las Cajas de Compensación Familiar en favor de los pensionados; subsidio familiar en dinero para soldados profesionales e infantes de marina de las fuerzas militares; reforma al sistema general de seguridad social en salud, entre muchos otros proyectos de vital importancia para los colombianos. Vale la pena señalar que la Comisión encargada de los asuntos sociales del país, presenta al tiempo un excelente balance de gestión con un total de 54 proyectos en curso repartidos a la comisión con 19 ponencias rendidas para primer debate.


En materia económica participamos a fondo de la discusión de la reforma tributaria en más de 100 sesiones y su posterior aprobación durante las sesiones extras del Congreso. La nueva estructura impositiva entrará en vigencia, de manera gradual, a partir del 1 de enero de 2013 y contempla, entre muchos otros aspectos: la reducción del precio de la gasolina en $200, la eliminación de impuestos para quienes ganan menos de 3’700.000 pesos, la reducción de impuestos a la medicina prepagada, el salario mínimo para las madres comunitarias y la destinación de 1.5 billones de pesos para la universidad pública.


De esta reforma estructural que concentró la atención y el debate en el país particularmente por el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional “IMAN” para empleados, que plantea que quienes ganen más, tributen más, destacamos las facultades otorgadas a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales para que realice conciliaciones en procesos contenciosos administrativos, en materia tributaria y aduanera y la potestad para que la entidad pueda terminar por mutuo acuerdo los procesos administrativos tributarios, permitiéndoles a los contribuyentes ponerse al día.


Igualmente esta reforma contiene artículos para combatir la evasión fiscal y le entrega instrumentos al gobierno para que actúe y mejore el recaudo. Lo que aspiramos finalmente los congresistas es que esta reforma tributaria que aprobamos, cumpla el objetivo de generar y formalizar más empleos, para intentar reducir la enorme grieta social existente y así subyugar la inequidad imperante en el país.