Columnistas

Para pol閙icos debates...
Autor: Abelardo Ospina L髉ez
8 de Diciembre de 2012


Hallar consensos en el Congreso de la Rep鷅lica para debates sobre legalizaci髇 de estupefacientes, eutanasia, la adopci髇 gay, derechos de homosexuales, la despenalizaci髇 del aborto no es f醕il.

Hallar consensos en el Congreso de la República para debates sobre legalización de estupefacientes, eutanasia, la adopción gay, derechos de homosexuales, la despenalización del aborto no es fácil. El Partido Conservador y la Iglesia Católica serían principales opositores. Cambiar orientación acerca de estos temas es “más bien” cruel.


Es posible que en el 2013 se avoquen con los argumentos que ellos demandan. Sabido es que en Argentina, Méjico, Uruguay y algunos estados de EEUU, estos asuntos han tomado fuerza en los últimos años, como consecuencia de cambios en la sociedad, actualmente más tolerante, más pluralista y respetuosa de los derechos de las personas que, se dice, “piensan diferente”.


Hace unos años, a nadie se le ocurría intervenciones “de tiempo completo” relativos al matrimonio gay (gay, término adoptado por algunos movimientos de carácter homosexual, que luchan por la supresión de las discriminaciones de todo tipo que afecten a las personas cuya sexualidad no se ajusta al patrón establecido) o la legalización del porte de dosis mínima de estupefacientes o la despenalización del aborto. Antes se estimaban “perversas o inalcanzables”. “Mientras en el Congreso avanza -dice Ámbito Jurídico de noviembre/2012- la reglamentación de la eutanasia y ponencia favorable “en primer debate-para el matrimonio gay, la Comisión Asesora para la Política Criminal recomendó la despenalización del aborto. Así mismo, la Corte Constitucional estudió, por más de un año, la posibilidad de que las parejas gay, pudieran adoptar”.


El veterano senador conservador Roberto Gerlein ya se pronunció sobre el “matrimonio homosexual”. Según alguna prensa, manifestó no tener motivos para retractarse de sus declaraciones acerca del sexo entre hombres. Dijo que no ha atacado ni injuriado a nadie sino  expresado lo que piensa e insistió en que las relaciones sexuales entre dos hombres, “son sucias y antinaturales, o mejor, asquerosas y excrementales.” Menos mal que no repudia el sexo entre mujeres, que estima inofensivo. Y no ha de ser el único ni el último que se pronuncie en sentido parecido al suyo. 


Los sectores más liberales de la población quieren la discusión sobre estas materias, sin cortapisas de clase alguna, lo que nos parece laudable, pues no es época de que algunos prejuicios frenen la culturización popular, quedando a la zaga de lo que en otras fronteras, más allá de las nuestras, tienen corriente y vigencia, con los respaldos legales pertinentes. Sabedores son de que, tarde o temprano, esas “modas” o innovaciones tendrán acogida socio-legal y hasta mayoritario respaldo de la población…


Satisfactorio saber que en Colombia, en el 2012, se encararon discusiones álgidas sobre  la eutanasia (teoría que defiende la licitud de acortar la vida de un enfermo incurable, para poner fin a sufrimientos físicos) y el matrimonio homosexual.


“¡Cómo nos cambia la vida!”, según la sabiduría popular, reflejada hasta en la letra de armoniosos tangos…