Columnistas

La encrucijada de la paz
Autor: Jaime Tobon Villegas
10 de Noviembre de 2012


Estamos en vísperas de las nuevas reuniones en Cuba entre los delegados del gobierno para la paz y los 15 o 19 terroristas de las Farc que parecen no tener dominio sobre sus secuaces en las montañas de Colombia porque siguen las matanzas

Estamos en vísperas de las nuevas reuniones en Cuba entre los delegados del gobierno para la paz y los 15 o 19 terroristas de las Farc que parecen no tener dominio sobre sus secuaces en las montañas de Colombia porque siguen las matanzas, destrucción de pueblos, secuestros extorsivos, negocios de droga y armamentos, etc. Esto parece ser política de presentarse a la mesa para tratar de aminorar la fortaleza de la delegación oficial, en manos del prudente intelectual De la Calle Lombana y sus compañeros.


La Farc al fin consiguieron que Oslo, con perdón, pero quedó este país de idiota útil, porque se prestó al miserable botafuegos del guerrillero Márquez. Eso era lo que pretendían, una vitrina internacional para buscar que el mundo se olvide de los crímenes de lesa humanidad que cometieron y siguen cometiendo. Y lo que seguimos viendo por la televisión y la prensa, el espectáculo de Cuba es exactamente el mismo. ¿Sí tendrá plazo esta comedia? El presidente Santos tiene uno o dos años, a la Farc no le importa el tiempo; es seguir ganando espacio para continuar armándose, hasta, como dicen, llegar al poder por las armas.


El comandante Timochenko ya dijo para dónde iban: “El triunfo de este proceso de paz es el triunfo de los vientos bolivarianos por nuestra América” (El Colombiano, sep. 9). Este concepto es nada menos que la síntesis del Foro de Sao Paulo que en sus 8 reuniones desde 1990 ha plasmado como objetivo la destrucción de las democracias en Latinoamérica y la eliminación de los ejércitos y de la policía en los diversos países, para poder implantar el socialismo del siglo XXI, que el presidente Hugo Chávez determinó en el V Foro Mundial Social en el 2005.


El periódico EL MUNDO de octubre 2 trae este concepto “El modelo de estado socialista, el socialismo del siglo XXI, es un socialismo revolucionario que viene directamente de la filosofía y economía marxista y que se sustenta en cuatro ejes: el desarrollismo democrático regional, la economía de  equivalencias, la democracia participativa y protagónica, y las organizaciones de base. Dieterich, en su obra socialismo del Siglo XXI, se funda en la visión de Karl Marx sobre la dinámica social y la lucha de clases”.  ¿Será que nuestra delegación cerrará los ojos ante estas advertencias?


Una vez más es necesario recordar al doctor Alfonso López Pumarejo cuando, en ocasión similar, dio esta sentencia: “Persiste en la conciencia ciudadana la convicción de que no serán, de que no pueden ser, los transformadores del bienestar colectivo los mismos que crearon el desastre”.