Nacional

Alcaldía de Bogotá dijo que no prohíbe corridas
31 de Octubre de 2012


Voceros de la alcaldía de Bogotá aclararon que la administración en ningún momento ha prohibido las corridas de toros en la ciudad. Señalaron que por ser una tradición cultural, pueden realizarse pero no en La Santamaría.


AP


La alcaldía de Bogotá dijo hoy que no ha prohibido las corridas de toros en la ciudad y que espera la publicación oficial de un fallo de una alta corte en torno a las facultades de alcaldes de todo el país para decidir sobre el espectáculo taurino.


Martha Sáchica, secretaria general de la Corte Constitucional, dijo que el alto tribunal emitirá un comunicado oficial sobre su decisión. Según medios locales, los magistrados fallaron que los alcaldes no pueden prohibir las corridas de toros donde han sido una tradición cultural.


Jorge Rojas, secretario privado de la alcaldía de Bogotá, que desconocen el contenido de la decisión pero que cualquiera que sea la acatarán y aclaró que el gobierno bogotano no ha prohibido las corridas en la ciudad sino que simplemente rescindió el contrato de arrendamiento que tenía la empresa que manejaba la plaza de toros La Santamaría. "La plaza seguirá siendo un escenario cultural" con distintos espectáculos, menos corridas, dijo el funcionario.


Toda la polémica comenzó cuando en junio el gobierno del alcalde de Bogotá Gustavo Petro revocó el contrato que tenía desde 2011 y hasta 2015 la empresa privada Corporación Taurina para realizar corridas en La Santamaría. Petro argumentó su decisión diciendo que consideraba las corridas un maltrato animal.


Sin embargo, Petro y sus asesores han explicado que no han prohibido los toros en toda la ciudad porque como las corridas son consideradas por leyes colombianas una práctica cultural, sólo pueden prohibirse con otra ley. De tal forma, si privados quieren hacer corridas en plazas pequeñas y privadas en zonas distintas a La Santamaría, que es una arena estatal, están en su derecho.


Andrea Padilla, del grupo no gubernamental AnimaNaturalis, defensora de animales, destacó la preocupación de los activistas debido a que la decisión de Petro puede ser revocada por un futuro alcalde.


En Colombia las corridas de toros comenzaron aproximadamente en 1810 pero recién en 1890 llegaron a Bogotá los primeros toreros profesionales con trajes de luces, de acuerdo con historiadores y taurinos. Actualmente existen más de 300 plazas en todo el país. El dinero que mueve la fiesta taurina sólo en la capital es alto, y la temporada bogotana, entre enero y febrero con seis corridas, movía unos siete mil millones de pesos, según ha dicho la Corporación Taurina de Bogotá.