Política

Santos’ followers against Uribe’s followers
SANTISTAS vs URIBISTAS
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
27 de Octubre de 2012


El meridiano de la política colombiana pasará mañana por la Convención del Partido de la U por las implicaciones futuras que tendrán sus decisiones.

Varios o muchos de los próximos acontecimientos o hechos en la política colombiana dependerán o serán influenciados por lo que suceda este fin de semana con la Asamblea Nacional del Partido de la U y también por las posteriores reacciones que se produzcan en los dos sectores o fuerzas en que se mueve esta formación: santistas y uribistas.


Este partido vive una gran paradoja. Es quizás el único caso en el mundo donde el jefe del gobierno y el de la oposición pertenecen al mismo partido: el presidente Juan Manuel Santos y el exmandatario Álvaro Uribe, recuerda el analista Armando Estrada Villa.


Precisamente Estrada considera que esta situación requiere con urgencia una claridad para despejar el futuro inmediato en la política partidista nacional, la cual dentro de muy pocos meses entrará en plena ebullición con la agita campaña para los comicios legislativos y presidenciales, donde está en juego la vigencia electoral no solo de santistas y uribista, sino también de los otros partidos políticos.


Entonces, ahí radica la trascendencia de la convención de la U de mañana domingo, pues para el analista Estrada Villa es muy difícil que conviva esa dicotomía o paradoja.


En su concepto, Uribe debe tomar una decisión tras la Convención y la más obvia pareciera ser la de encabezar una lista nacional al Senado, para demostrar su verdadero poderío en las urnas y le vaticinan que hasta podría empujar unas 25 o 30 curules senatoriales.


Esta decisión la presionaría el hecho de que la gran inmensa mayoría de los congresistas de la U hoy se quedarían en el santismo, pues desde la Presidencia de maneja el enorme poder que significan las millonarias partidas presupuestales regionales y ya que se acerca el agringado halloween son los disfrazados auxilios, de los cuales no se van a marginar los congresistas.


Y Santos sabe y conoce muy bien el apetito de los legisladores y Estrada comenta abiertamente que cada uno ya tiene asignadas jugosas partidas para las regiones donde tienen el capital electoral.


Estrada Villa no se va por las nubes e insiste que cada uno de los congresistas podría recibir unos  cuatro mil millones de pesos, que en conjunto serían suficientes para enjugar los problemas de la Rama Judicial.


Pero el congresista que se salga del redil santista lo borran de las mieles del Presupuesto, lo mismo que seguramente hizo Uribe en sus famosos ocho años.


Uribe, a su turno, hoy solo puede mostrar para competir la opinión favorable que conserva en el país y el posible apoyo de las bases del Partido de la U, aunque esto es muy relativo porque alcaldes, diputados y concejales también son muy influenciados por sus jefes los congresistas.


Con ese marco o con esos antecedentes, el Partido de la U llega mañana a su tercera y más decisiva Convención Nacional y la pregunta del billón en el mundillo político es si se está cocinando una profunda división para que haya claridad o se inventarán alguna fórmula interna para que convivan santistas y uribistas, lo que no parece muy probable.



Bolombolo II


Mientras crece el interés por la Convención de mañana del Partido de la U, uribistas puros se reunieron la noche del pasado jueves en Medellín con el expresidente Alvaro Uribe, a quien oficialmente le pidieron coger caminos diferentes a este partido.


Por lo menos doscientas fueron las personas asistentes a esta cumbre en la piscina del Hotel Dann Carlton, provenientes de la Costa Atlántica, de los Llanos, Bogotá, Cundinamarca, los Santanderes y Antioquia.


La petición a Uribe para que adopte una decisión sobre su permanencia en esta organización partidista, se formuló mediante la lectura de una carta, en la cual se hizo un análisis de la situación de la política nacional y de este partido y se adujo la crisis doctrinaria que tiene esta colectividad.


En términos más precisos quedó la sensación de que para estos uribistas su estada en la U ya está agotada. Y en caso que haya un apoyo de la Convención al proceso de paz con las Farc, la diáspora será inevitable.


Esta reunión fue calificada como un Bolombolo II, en clara referencia y remembranza a la primera gran disidencia que produjo Álvaro Uribe en 1986, cuando en este corregimiento del Suroeste se marcharon del Directorio Liberal guerrista.


Uribe no se comprometió con una respuesta, se esperarán los resultados de la Asamblea de mañana y pidió prudencia porque no tenía carta de presentación haber hecho campaña el año pasado con muchos candidatos de la U y ahora alejarse.


El discurso del exmandatario será muy duro mañana en esa Convención, al tiempo que Santos no se quedará atrás.