Columnistas

La protesta funciona
Autor: Jaime Greiffestein
23 de Octubre de 2012


El tribunal consideró que ese anuncio constituía “un acto de intrusión agresiva y gratuita en las creencias íntimas” y añadió que “la injuria hecha a los católicos es desproporcionada con el fin mercantil buscado”.

Cuando el público protesta contra abusos que ofenden sus principios morales, se obtienen resultados positivos como son estos casos:


1. En Estocolmo a la prensa sensacionalista le dio por colocar carteles llamativos en las cajas de pago de supermercados ofreciendo periódicos llenos de morbo y sexo, pero Hans Lundgren, propietario de algunos almacenes, decidió quitar en ellos esas publicaciones atendiendo a las protestas de los clientes que se sentían ofendidos. Esta decisión fue apoyada por la Federación de Dueños de Tiendas, siendo acogida por muchos afiliados formándose un rechazo que obligó a esa prensa a reconsiderar su postura.


2. En Suecia, el grupo de comunicación MTG tuvo que retirar de su canal TV3 un reality show titulado “Porno star” que consistía en mostrar el rodaje de una película pornográfica. Las protestas del público hicieron que diversas empresas financieras que venden fondos en los que se incluían las acciones de MTG decidieran desvincularse del grupo porque “no quieren tener acciones en empresas productoras de pornografía”.


3. En Francia ciertos publicistas cortos de ideas resolvieron parodiar los símbolos y escenas religiosos con fines comerciales. Así sucedió con la campaña publicitaria de Marithé et Francois Girbaud que utilizó la Última Cena según la disposición del fresco de Leonardo da Vinci, con un anuncio en el que aparecen doce mujeres y un hombre en la mesa – idea copiada aquí por la revista pornográfica Soho –. Los obispos franceses, a través de la asociación Croyances et Liberté, recurrieron a los tribunales pidiendo la retirada del anuncio, lo cual fue aceptado.


El tribunal consideró que ese anuncio constituía “un acto de intrusión agresiva y gratuita en las creencias íntimas” y añadió que “la injuria hecha a los católicos es desproporcionada con el fin mercantil buscado”.


4. Y sin ir más lejos, vale la pena recordar que no hace mucho las protestas de padres de familia sobre las vallas publicitarias eróticas en la vía de Medellín a Las Palmas, con la amenaza de no consumir los productos allí anunciados, obligaron a sus promotores a modificar el sentido de los avisos.