Economía

Latin American development should be accomplished jointly with private sector
Desarrollo latinoamericano debe hacerse con privados
8 de Octubre de 2012


América Latina sigue siendo un mercado y una región con un alto potencial, pero para ser realmente competitivos, los gobiernos y la empresa privada deben trabajar en conjunto para mejorar el déficit en diferentes renglones.

Foto: Cortesía 

Jim Yong Kim (foto) es un médico coreano nacionalizado estadounidense, presidente del Banco Mundial. Fue nombrado presidente del organismo el 16 de abril de 2012.

Redacción economía


Latinoamérica necesitaría una “inversión masiva en el sector privado en infraestructuras” manifestó Albert Ramdin, secretario General adjunto de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el marco de la reunión de Asociación de Cámaras de Comercio de Estados Unidos en América Latina.


Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial y orador principal del evento, señaló además que la región “necesita inversión privada en salud y educación, y la diversificación económica más allá de la producción de las materias primas”.


Kim indicó también que según proyecciones para el año 2025, Bogotá tendría que doblar su oferta en inmuebles y Lima (Perú), tendría que hacer fuertes inversiones, pues todavía hay un quinto de la población que no tiene acceso al agua potable.


El presidente del Banco Mundial agregó además que esas inversiones pueden contribuir a mejorar la prosperidad de la región, por lo que valoró que los gobiernos deben hacer un esfuerzo para facilitar su labor, por ejemplo, mejorando los procesos burocráticos.


Frente al tema, Kim señaló que en promedio se tardan 54 días para establecer un negocio y lo calificó como un proceso “demasiado lento” en el que abogó por “reformas integrales” en ese sentido.


Relación público-privada


“Tenemos que buscar una manera de construir la relación entre el sector privado y público para que los motores del crecimiento económico puedan funcionar”, dijo el responsable del Banco Mundial quien manifestó que el sector privado genera el 90 % de los puestos de trabajo.


El objetivo sería establecer condiciones favorables para la inversión que permitan crear riqueza y “más prosperidad a la región”. 


Según Kim, “para luchar contra la pobreza hay que impulsar la prosperidad y esa prosperidad proviene en parte de un sector privado sano, robusto e incluyente”.


Frente a esto, Albert Ramdin comunicó el “sólido compromiso” de la OEA para ayudar a los países de la región a luchar contra la corrupción y respetar las leyes. Agregó además que es necesario también incluir al sector privado para invertir en educación “y crear una clase media fuerte”.


Oportunidad de negocio


Por su parte, el empresario mexicano Ricardo Salinas, responsable del Grupo Salinas, de TV Azteca y quien también hizo parte del encuentro, sostuvo que “Latinoamérica es una gran oportunidad para hacer negocio”.


Acorde con el mexicano, cada vez hay más corporaciones en la región pero consideró que es necesario que los gobiernos garanticen la integridad de las instituciones porque “la corrupción es como un cáncer que poco a poco destruye todo intento de desarrollo”.


Salinas subrayó además que “la transparencia, la responsabilidad y la rendición de cuentas es fundamental” para garantizar las inversiones y el comercio”.


Trabajo conjunto


Albert Ramdin indicó que institucionalmente debe haber una labor importante en la que el sector público y privado cooperen, no solo en términos comerciales sino contribuyendo al desarrollo de la región.


El número dos de la OEA reconoció que todavía hay algunos retos en materia logística y de transporte y destacó que la región necesita centrarse en “innovación” para mejorar la competitividad y la productividad.


Resistencia a la crisis


Los expertos señalaron que América Latina no se ha visto afectada por la crisis financiera global, de la misma forma en que sí han sido golpeadas otras regiones del mundo y “por primera vez en muchos años se dan factores que no habíamos visto en mucho tiempo”, señaló Francesco Olivieri, de la empresa de energía estadounidense Enel Green Power North America.


“Creo que hay grandes posibilidades de que encaremos un proceso de cambio” para mejorar las inversiones en la región al tiempo que los países implementan programas para fomentar el respeto de la ley, tanto nacional como internacional, agregó Olivieri.


Al respecto, Michael McCullough, de la Asociación de Abogados de Estados Unidos, manifestó que hacer negocios en Latinoamérica aún sigue siendo “un poco informal” y consideró necesario que las empresas y las instituciones de la región trabajen juntas en establecer un marco legar para hacer negocios.



Estimación de decrecimiento

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) redujo el jueves su estimación sobre el crecimiento económico en América Latina y el Caribe de 3,6 por ciento en mayo, a 3,4 por ciento a la fecha, atribuido a que la desaceleración en China ha sido mayor a la esperada.


José Juan Ruiz, economista jefe del BID, dijo que hace algunas semanas manejaba una expectativa de crecimiento en China del 8 por ciento, pero que ha descendido ahora a 7,5 por ciento.


La relación está basada en que China al tener una demanda menor, genera una caída en los precios de materias primas que América Latina le vende al país asiático.


Sin embargo, Ruiz manifestó que era probable que el crecimiento latinoamericano se remonte levemente a fines de año gracias a la recuperación en Brasil, donde el sector privado ha expresado una expectativa de crecimiento para el 2013 de 4,3 por ciento “siempre que la crisis europea y otros factores exógenos no se agraven”.


Ruiz describió como positiva la tasa de crecimiento en América Latina, que supera a la mundial del 3,2 por ciento pero advirtió que los gobiernos de la región deben aprovechar la oportunidad para adoptar reformas que permitan remplazar los factores externos de crecimiento por factores internos.


“Sería bueno para la región ver cómo tener una economía más productiva a largo plazo, y que sea sostenible. Solo eso le permitirá un incremento de su renta pér capita”, dijo Ruiz.


Andrew Powell, asesor principal del Departamento de Investigación del BID, indicó que las economías de Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, México, Paraguay, Perú y Uruguay representan el 82 por ciento del producto interno bruto regional, que a su vez representa un 9 por ciento del PIB mundial.