Nacional

Presidente Santos supera con éxito operación de cáncer
3 de Octubre de 2012


La enfermedad de Santos se da en momentos en que el vicepresidente Angelino Garzón aún se recupera de un accidente cerebrovascular que sufrió en junio.

 


AP


Los médicos calificaron de exitosa la operación a que fue sometido esta mañana el presidente Juan Manuel Santos para tratar un cáncer de próstata, que recibió frases de apoyo incluso de un negociador de la guerrilla de las Farc.


En la tarde, Santos escribió en su cuenta de Twitter: "Gracias a Dios todo salió bien y me estoy recuperando satisfactoriamente. Estamos muy agradecidos mi familia y yo por todo su apoyo".


"La cirugía ocurrió de manera exitosa y sin complicaciones", aseguró a los periodistas el doctor Adolfo Llinás, director médico de la Fundación Santa Fe de Bogotá, adonde el gobernante había ingresado a las 06.30 de la mañana para la intervención.


"Los hallazgos durante el procedimiento fueron concordantes con los estudios preoperatorios" practicados al mandatario, agregó Llinás, quien además añadió que el paciente se encontraba en una habitación del centro médico "en pleno uso de sus facultades" toda vez que la intervención le fue realizada con anestesia regional, es decir, del ombligo hacia abajo.


Posteriormente, y en la misma rueda de prensa, habló el doctor Felipe Gómez, quien encabezó el equipo médico que operó a Santos, un economista de 61 años y quien lleva poco más de dos años en el poder.


"El curso de la cirugía fue sin problema alguno; no tuvimos inconvenientes con sangrados ni con hallazgos que no estuviéramos nosotros esperando", dijo Gómez.


Indicó el médico que en dos o tres días el gobernante deberá estar "con su familia en su casa".


La información sobre la cirugía, enfatizó Llinás, fue entregada a la prensa por orden de Santos porque, en concepto del mandatario, ésta "debe ser de dominio público".


En un segundo parte médico entregado al caer la noche, el médico Gómez relató que los dolores propios de la cirugía están controlados, que Santos ya se sentó en la cama y que pidió líquidos y comida, porque lo que concluyó que todo "es muy satisfactorio".


La Casa de Nariño o sede de gobierno informó que Santos recibió una llamada de primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y un mensaje del primer ministro británico, David Cameron. Ambos "le desearon una pronta recuperación".


La enfermedad del jefe de Estado se ha dado en momentos en que trata de poner fin, mediante un proceso de paz, a cerca de 50 años de confrontación con la guerrilla de las Farc. El 15 de octubre, en Oslo, Noruega, se instalará la mesa de diálogo entre voceros del grupo rebelde y del gobierno.


Uno de los cinco negociadores de las Farc, Andrés París, dijo desde La Habana (Cuba) que "expresamos los deseos de una pronta recuperación para que reafirme el acuerdo firmado de desarrollar el proceso de paz".


Santos estuvo acompañado en la jornada por su esposa, María Clemencia Rodríguez, y sus hijos Antonia y Esteban. Su hijo mayor, Martín, se encuentra en Estados Unidos y desde allí escribió en su cuenta de Twitter: "Infinitas gracias por sus mensajes. Nos llegan al corazón. Con optimismo, lograremos superar este obstáculo en el camino".


El gobierno venezolano hizo público un comunicado que daba cuenta de una conversación telefónica que sostuvo el presidente Hugo Chávez con Santos.


"El Presidente Chávez deseó al Presidente Santos la mayor de las suertes en este proceso, en el cual aseguró que le acompañará desde sus oraciones y plegarias cotidianas", y que le auguraba "la más rápida y definitiva de las recuperaciones".


Santos citó a una rueda de prensa el lunes donde reveló que sus médicos habían detectado en su próstata un tumor canceroso no agresivo. Agregó que los facultativos le dijeron que las posibilidades de una curación definitiva de su mal son de 97%.


El médico Sebastián Quintero, de la Liga Colombiana contra el Cáncer, dijo que, en condiciones normales, Santos debería estar recuperado totalmente en unos 15 días o poco más "porque son tratamientos que no son muy incapacitantes".


La enfermedad de Santos se también da en momentos en que el vicepresidente Angelino Garzón, próximo a cumplir 66 años, aún se recupera de un accidente cerebrovascular que sufrió en junio.


Por tal motivo, el presidente del Congreso, el oficialista Roy Barreras, dijo ayer que tres instituciones médicas examinarán el jueves a Garzón para establecer su estado de salud.


La Constitución de Colombia establece que "en las faltas temporales del presidente de la República bastará con que el vicepresidente tome posesión del cargo en la primera oportunidad, para que pueda ejercerlo cuantas veces fuere necesario". Y agrega que en caso de falta absoluta del presidente "el vicepresidente asumirá el cargo hasta el final del período", en el caso de Santos, hasta el 7 de agosto de 2014.


No obstante, analistas y políticos han descartado un eventual vacío de poder en el país a raíz de las enfermedades del presidente y el vicepresidente.


"No existe ninguna posibilidad de vacío constitucional en Colombia", ha explicado Barreras porque, según dijo, "esta alteración médica del presidente es totalmente subsanable porque se detectó a tiempo".


"Tenemos presidente para rato en el país", dijo el vicepresidente Garzón en rueda de prensa en la que aseguró que "yo no he ocultado en ningún momento el accidente que tuve cerebrovascular.; siempre he dicho públicamente que estuve en estado de coma durante tres días y que estoy sometido ahora a un proceso de rehabilitación".


Observó que los médicos que actualmente lo tratan estarán presentes en la reunión del jueves con los facultativos que, a petición del Congreso, harán una evaluación de su salud.


Concluyó que respetará cualquier decisión del Legislativo sobre su permanencia en el cargo. "Yo soy respetuoso de la autonomía del Congreso, yo respeto la decisión del Congreso sobre el presente y el futuro del vicepresidente de la república".


A través de la historia, los presidentes colombianos han gozado de buena salud. De hecho, en más de 200 años sólo uno murió cuando ejercía el poder: Francisco Javier Zaldúa, en 1882.