Editorial

Por la recuperación del Centro
3 de Octubre de 2012


Sobran razones para expresar nuestro respaldo al alcalde en su decisión de continuar con mayor fuerza la recuperación del Centro, sin dejarse amedrentar por los violentos.

Ya está claro para las autoridades y para la ciudadanía que detrás de los hechos vandálicos del pasado lunes en algunos sectores del Centro de Medellín, que causaron pánico entre pobladores y circunstantes, graves daños y saqueos en establecimientos públicos, bancarios y de comercio, y caos en el transporte público, están los jefes de bandas y combos que manejan negocios de microtráfico, contrabando, prostitución infantil y extorsión a comerciantes, entre otras actividades delictivas.


Esos mismos delincuentes y sus testaferros se habían encargado de regar muy temprano la falsa especie -sobre todo entre los venteros ambulantes- de que “a partir de hoy el Centro va a ser tierra arrasada” y que el Escuadrón Antidisturbios, Esmad, de la Policía Metropolitana les tumbaría las ventas y les incautaría la mercancía, una orden que en ningún momento se produjo. Es probable que en los desórdenes participaran venteros ambulantes, pero no los que están asociados y carnetizados por la Administración Municipal, que suman 2.800, y cuyos representantes rechazaron la violencia y ofrecieron su apoyo a la Alcaldía en su tarea de recuperar el Centro.


Gracias a la pronta y prudente reacción de la Policía, a la colaboración de la ciudadanía y a la información de las cámaras de vigilancia, se pudo capturar a 39 personas, 14 de ellas menores de edad. Entre los capturados hay reconocidos delincuentes al servicio de bandas que, según las autoridades, manejan 88 plazas de vicio, ventas de música y videos piratas y contrabando de toda clase de mercancías. Son los beneficiarios de esos negocios ilícitos los que sienten pasos de animal grande con el plan piloto “Vida, Seguridad y Convivencia”, con el cual la administración Gaviria Correa se propone cumplir uno de los compromisos fundamentales de su Plan de Desarrollo “Medellín, un Hogar para la Vida”, en relación con el Centro.


Se trata de un plan integral, que además de poner orden a las ventas informales -un fenómeno del que no puede sustraerse una ciudad con un desempleo del 12,5 %- busca enfrentar problemáticas de inseguridad, congestión vehicular y abuso del espacio público, mendicidad, drogadicción, prostitución y explotación sexual de menores. Para ello se ha dispuesto un aumento del pie de fuerza de la Policía Metropolitana, que vigilará la zona con 220 agentes, dividiéndola en cuatro cuadrantes que cubren las 65 manzanas de las comunas de La Candelaria y La Alpujarra, con incidencia sobre los barrios Boston y Prado. Paralelamente, 130 funcionarios de la Subsecretaría de Espacio Público y otras dependencias municipales, con el acompañamiento del Instituto de Bienestar Familiar y el apoyo de Fenalco, la Cámara de Comercio, Corpocentro y otras instituciones y gremios con presencia en el Centro, se ocuparán de ofrecer soluciones a los demás problemas.


El director ejecutivo de Fenalco-Antioquia, Sergio Soto, asegura que las ventas del comercio organizado han registrado una caída del 20 % en la zona central, atribuida al deterioro de la seguridad y al incremento de delitos contra la integridad y el patrimonio de residentes, comerciantes y visitantes. “Lo que se puede concluir -dice- es que se presentó, en el pasado reciente, mucha permisividad y no se había cogido el toro por los cuernos”. Sea de ello lo que fuere, lo cierto es que todo lo que se haga para garantizar la seguridad, el orden, el bienestar y el progreso del Centro está plenamente justificado y es una obligación prioritaria del Gobierno, pero también del sector privado y de la comunidad colaborar en ese propósito. Aquí estamos hablando del corazón de la ciudad, donde se concentra la tercera parte de su actividad económica, y por el que transitan diariamente más de millón y medio de personas y cerca de 500.000 tienen allí su lugar de residencia, trabajo o estudio.


Sobran razones, pues, para expresar nuestro respaldo incondicional al alcalde Aníbal Gaviria en su decisión de continuar con mayor fuerza la acción integral de recuperación del Centro, sin dejarse amedrentar por los violentos, e instamos a la ciudadanía a hacer lo propio.