Nacional

"El cese al fuego lo discutiremos en la mesa de negociación"
7 de Septiembre de 2012


Así lo aseguró Marco León Calarcá, miembro del Estado Mayor de las Farc, para quien tener este tipo de discusiones por fuera de la mesa sería algo nocivo para el proceso.


Las Farc están dispuestas a llegar a Noruega y sentarse a negociar la paz con el Gobierno sin que importen los obstáculos, sea una negativa a un cese de fuego bilateral o las disputas en torno a la presencia en la mesa de diálogos de Simón Trinidad, preso en Estados Unidos.


"Mirando las cosas con optimismo pensamos que no hay problema que no podamos solucionar", dijo el miembro del Estado Mayor de las Farc, Marco León Calarcá.


Sin embargo, dos temas de último minuto parecieron convertirse en los primeros escollos del que sería al menos el tercer intento de negociación entre gobierno e insurgentes en los últimos años.


El primer obstáculo fue una propuesta de cese al fuego que Santos rechazó de manera tajante y el segundo fue la aspiración de las Farc de que en la mesa de diálogo esté presente el dirigente guerrillero Simón Trinidad, quien purga una pena de prisión en Estados Unidos de 60 años por el secuestro de tres ciudadanos de ese país.


"Lo de Simón en la mesa de conversaciones lo vamos a mirar, a definir cómo va a ser la presencia de Simón en la mesa", aclaró Calarcá. "No pensamos que sea productivo hacer la discusión por fuera de la mesa".


"Lo de la tregua es más complicado porque significa muertos, dolor humano", agregó Calarcá, uno de los firmantes de un acuerdo marco entre la guerrilla y el gobierno, que indica que las conversaciones se desarrollarán "con el apoyo de los gobiernos de Cuba y Noruega como garantes y los gobiernos de Venezuela y Chile como acompañantes".


"No estamos diciendo que si no hay cese al fuego entonces no empezamos... pero llamamos a la cordura, decimos que si vamos a hablar no nos hagamos más daños, si estamos dispuestos a la paz, no nos hagamos más daños", expresó Calarcá.


El dirigente guerrillero hizo notar que el acuerdo para la paz llamaba a otras organizaciones políticas y sociales a construir la paz en el país.


Al preguntarle si eso significa una invitación al también grupo guerrillero ELN, para participar en las negociaciones, Calarcá respondió que "lo único que decimos a los camaradas del ELN es que piensen en ese propósito  porque además sabemos que hace parte de sus objetivos estratégicos, al igual que nosotros".


"Es una invitación a hacer el proceso de paz, que puede ser el mismo u otro, que es construir juntos esa paz estable y duradera", agregó.


Tras los anuncios de esta semana, tanto del gobierno de Santos como de los rebeldes, figuras internacionales como Jimmy Carter se mostraron dispuestas a apoyarlos.


Calarcá reconoció que, al menos, en las Farc había interés de sumar gente al proceso de conversaciones.


Es algo "latente", dijo Calarcá. "No hemos acordado, pero si hemos conversado, si hay principio de acuerdo que esto es posible, que haya personalidades que se vinculen al proceso".


Sobre cómo Estados Unidos podría apoyar los diálogos que apenas inician, sabiendo que el gobierno de ese país incluyó a las Farc en una lista de organizaciones terroristas en el mundo, Calarcá respondió:


"Permítame soñar y decir que lo mejor que pueden hacer los Estados Unidos sería dejarnos tranquilos... resolver nuestros propios problemas y crear nuestros propios problemas, porque muchos de los problemas que vivimos en Colombia son creados por las políticas imperiales".