Mundo deportivo

“I carry London 2012 in my heart”
“Londres 2012 lo llevo en mi corazón”
5 de Septiembre de 2012


“En la primera ronda pasé por encima del campeón olímpico David Boudia, él se clasificó de 18, mientras que yo lo hice de trece. Eso me demostró que sí se les puede ganar y que nosotros somos muy buenos

Foto: Angela Patricia Zapata 

"Para mí el rival a vencer soy yo, más que un país en particular", aseguró Víctor Hugo Ortega.

Santiago Lopera Álvarez


Los clavadistas colombianos están en un nivel muy parejo comparado con el de las potencias de la disciplina a nivel mundial, esa es la conclusión que saca Víctor Hugo Ortega Serna luego de su participación en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012.


“El potencial de los deportistas de este año fue mucho mayor que el de las olimpiadas anteriores en Pekín 2008, hubo clavados con un mayor grado de dificultad. Pero nosotros acá, en Colombia, trabajamos muy bien para estar en el máximo nivel de competencia”, dijo Víctor Hugo, quien ocupó el sexto lugar en las justas chinas de hace cuatro años.


El antioqueño asegura que al clavadista colombiano le falta foguearse más en el exterior para dar ese salto de calidad que lo ponga a pelear medalla. “Lo que nos falta a los deportistas aficionados en Colombia es salir un poquito más, contar con más apoyo de la empresa privada, que se vincule con nosotros, que nos apoye y nos dé la posibilidad de competir más en el extranjero, así como lo hacen en las naciones que pelean por presea”, acotó.


Ortega Serna, quien es el actual campeón nacional de clavados, afirma que gracias al entrenador chino que tiene la Selección Colombia la habilidad del deportista de nuestro país se ha incrementado. “Nosotros manejamos la misma técnica china. Tenemos muy buena técnica, muy limpia, lo que falta es que nos vean más afuera y que el juez internacional le coja más cariño al clavadista colombiano”, asegura.


Lo que viene


En la vida de este antioqueño solo hubo tiempo para unos pocos días de descanso luego de las justas. Desde ya se prepara para los Olímpicos de Río de Janeiro.


“Río es mi reto más grande, tengo la mentalidad de que puedo estar allá. Mis expectativas para esas olimpiadas son muy altas. Ese es mi sueño y para eso debo preparar clavados de mayor grado de dificultad para elevar el nivel y estar a la altura de las potencias”, aseguró el nadador quien fuera medalla de bronce en los Panamericanos de Río de Janeiro 2007.


Pero antes de olimpiadas, Suramericanos, Panamericanos y mundiales, se vienen los Juegos Nacionales a finales de este año en Cali, en donde Víctor Hugo espera retener el título que lo acredita como el mejor clavadista colombiano de la actualidad.



“Cumplí mi sueño”


El clavadista antioqueño Sebastián Villa Castañeda le contó a EL MUNDO lo que significó para él participar por primera vez en unos Juegos Olímpicos.


"Uno antes de ir a unos Olímpicos se forma una imagen de lo que es competir en unas justas de esta magnitud, por lo que uno puede ver en televisión y por lo que sus compañeros, que ya han participado de las justas, le cuentan a uno, pero a pesar de eso, desde que uno se baja del avión hasta que se vuelve a subir para regresar a su país, todo, absolutamente todo, supera tus expectativas", dijo Villa Castañeda, quien consiguió tres medallas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Mayagüez 2010.


"La experiencia de los Juegos Olímpicos más que a nivel deportivo, en lo personal me hizo crecer mucho, no solo por las competencias y por el ambiente sino que vos le entregas toda una vida a un deporte, en mi caso a los clavados hace doce años, y desde que inicié mi carrera la meta era ir a unas olimpiadas. Estar en unos Juegos con los mejores del mundo lo hace aprender a uno muchísimo del deporte que uno practica, le abre a uno la mente", aseguró el deportista de 20 años de edad.


"Yo estoy muy tranquilo, muy feliz, independiente de mis resultados, porque cumplí con mi sueño que era estar en unos Olímpicos".


Luego de 20 días de descanso Sebastián volvió a entrenar con la meta puesta en Río de Janeiro, en donde espera subir notoriamente su nivel y realizar saltos nuevos y con mayor grado de dificultad.