Política

Renovation in the hall of the city council
Renovación en la sala del Concejo
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
24 de Agosto de 2012


El Concejo de Medellín tendrá remodelados escaños en su recinto de sesiones, pero no en materia humana, sino en nueva madera.


Operarios del Municipio comenzaron los trabajos de remodelación del salón de plenarias del Concejo de Medellín.

La persona que vaya por estos días al Concejo de Medellín no se debe asustar si en su recinto central de plenarias ya no ve las  acostumbradas curules de los 21 concejales. No se las robaron, tampoco los concejales se quemaron y menos los tumbaron o los sacaron de ese sitio.


Lo que pasó es que llana y sencillamente el salón principal comenzó a ser objeto de una total remodelación, la cual no se llevaba a cabo desde que el Concejo se trasteó de su hermoso espacio de Carabobo con Calibío, en pleno centro de la ciudad, para el sector del hoy moderno Centro Administrativo La Alpujarra, en la calle San Juan.


Este traslado se registró el 10 de septiembre de 1987 y las nuevas curules fueron estrenadas por recordados hombres y mujeres de la política de la ciudad, unos vivos y otros que ya hacen parte de la memoria de la eternidad.


Cómo no recordar que en ese año, para el periodo 1986-1988, los escaños los ocuparon hombres de la talla de Federico Estrada Vélez, J. Emilio Valderrama, León Arango Paucar, Óscar Hoyos Naranjo, Pedro Juan Moreno, Héctor Vieira, quienes ya se marcharon e hicieron parte de una muy respetable junta directiva municipal, como es el Cabildo local, al lado de Gonzalo Álvarez, Chucho Aristizábal, Hernán Cadavid, Juan Felipe Gaviria, Luis Fernando Arbeláez, Jorge Hernández, Juan Guillermo Jaramillo, Óscar Montoya, Jorge Valencia Jaramillo y Guillermo Vélez Urreta, quienes hoy siguen, en sus posibilidades, unos más que otros, desde sus actividades o retiros, en sus campos y pensamiento político aportándole a la ciudad.


También ocuparon las curules de 1987 precedentes damas a la actual y única mujer Aura Marleny Arcila, como Martha Gómez, Judith Pineda, Ana Suárez, Beatriz Londoño y Teresita Mejía.


Y precisamente como desde 1987 no se reformaban las curules, algunas de las cuales presentan deterioro por humedad en sus bases, serán cambiadas, lo mismo que las tarimas de la Secretaría General, de la mesa directiva y todos los muebles donde se asientan los miembros del Gabinete y los invitados especiales.


Es así como las que acaban de ser retiradas y que fueron fabricadas en triplex darán paso, para la total renovación de la estructura de los muebles del recinto, al roble y cedro con madera laminada.


La Secretaría de Servicios Administrativos del Municipio es la entidad encargada de suministrar los recursos y de la ejecución de los trabajos de remodelación, que se adelanta en esta temporada de receso de los concejales.


En las obras se invertirán 290 millones de pesos y deberán estar concluidas la última semana de septiembre, previa a la instalación de las sesiones regulares de final de año que arrancan el primero de octubre.


Además se realizará una intervención integral en obra civil, redes de voz y de datos, aire acondicionado y la red contra incendio.



El pasado del Concejo


La crónica municipal de Medellín relata que las primeras reuniones de los hombres públicos de la ciudad se realizaron en casas particulares hasta que la incipiente villa o municipalidad tuvo su primer edificio oficial.


La historia se remonta a 1671 cuando la dirigencia política de la época comenzó a realizar sus reuniones en la llamada Casa del Cabildo.


Más adelante las labores públicas se comenzaron a desarrollar en una casa de paja que sirvió de ayuntamiento, de junta consistorial o de Cabildo, que es el antecedente primario de las posteriores casas municipales, hoy las alcaldías.


Pero el primer edificio público de Medellín data del siglo pasado y estuvo ubicado en lo que hoy es el cruce de Bolívar con Boyacá y que fue adquirido por 150 monedas de oro fino.


Sin embargo, el más cercano referente al actual Concejo de Medellín, es el recinto que ocupó durante 50 años en el Palacio Municipal de Carabobo con Calibío, entre 1937 y 1987, cuando todo el sector público de Medellín y de Antioquia se trasteó para La Alpujarra.