Columnistas

EPM confidencial
Autor: Guillermo Maya Muñoz
3 de Agosto de 2012


EPM ha venido teniendo un comportamiento cada vez más parecido al de una empresa privada, en donde la propiedad está divorciada de la gerencia, y esta última trata de maximizar sus propios intereses por encima de aquellos de los propietarios

EPM ha venido teniendo un comportamiento cada vez más parecido al de una empresa privada, en donde la propiedad está divorciada de la gerencia, y esta última trata de maximizar sus propios intereses por encima de aquellos de los propietarios, y no es transparente con la comunidad y sus representantes.


Cuando Sergio Naranjo decidió emprender un proceso de privatización de EPM lo hizo de manera abierta. El documento Propuesta de definición empresarial para Empresas Públicas de Medellín (1995), elaborado por el Grupo de Definición Empresarial (GDE) fue conocido por la opinión pública, académicos, y por supuesto, por el Concejo de Medellín, que tenía que aprobarlo o no. Esa propuesta se hizo en medio de un debate que a mi parecer fue bastante democrático, y el Concejo abrió sus puertas a la participación de académicos, sindicatos y otros. También se conoció la Evaluación de la Propuesta de Transformación de las EPM, que contrató el Concejo de Medellín con el CIDE de Hugo López, centro de investigaciones que ya no existe, por una suma millonaria para la época, y que avalaba la propuesta de privatización de EPM.


El Alcalde Sergio Fajardo presentó al Concejo de Medellín la Propuesta de Transformación  2005-2015 de las EPM, que se concretó en el proyecto de acuerdo 135, sobre un estudio elaborado por Teletraining Ltda., firma desconocida en 1995. Cuando se dio la discusión en el Concejo muy pocas personas conocían el estudio completo, y se negó el acceso al informe, alegando el secreto comercial, y sólo se dio a conocer una cartilla divulgatoria, Consolidación EPM: Propuesta transformación 2005-2015, y la exposición de motivos del acuerdo 135 de 2005. De este estudio salió UNE telecomunicaciones como empresa aparte de EPM.


En 2006, cuando EPM compró el 50% de Orbitel, mediante un estudio de Inverlink (Colombia), una firma de capital de inversión que hace consultoría, financiación, etc. y que resultó muy favorable a los intereses privados que venden una compañía por más de lo que vale a una empresa pública, y ésta la compra. Este estudio valoró el 50% de Orbitel en 80 millones de dólares, y una empresa contratada por la Contraloría de Medellín en US$33 millones. El estudio de Inverlink, Análisis de Valor y Consideraciones Estratégicas,  que tuve la oportunidad de hojear, gracias al colega columnista de EL MUNDO José Alvear Sanín, es un estudio lleno de cuadros estadísticos y gráficos, que no tienen ningún sustento explicatorio que permita discutir los resultados. Es más una guía de presentación pública que un estudio serio. Ese estudio se mantiene en secreto, y no sé si los concejales lo conocieron. Todo porque la competencia en el sector de comunicaciones es intensa y no se pueden dar ventajas.


Ahora, el Gerente Mark Eichmann quiere sacar del Concejo de Medellín la discusión sobre las actuales anomalías de orden laboral en UNE, con los mismos argumentos de secreto comercial. Sin embargo, los empleados de compañías similares socializan en encuentros, eventos sociales, tienen amigos de universidad, etc., y estas actividades dan pie para intercambiar información, empleados que salen de una compañía y entran a otra, etc. Si sucede en Sylicon Valley, también pasa en el valle de la silicona (V. de Aburrá).


¿En la situación de crisis por la que pasa UNE se puede pretender que el debate debe hacerse a puerta abierta, cuando es el capital de todos los antioqueños el que está en juego? ¿Por qué a telecomunicaciones UNE-EPM, como una sociedad por acciones se le dio una naturaleza jurídica distinta a EPM? ¿Para evadir el control político del Concejo?


¿Confidencialidad? ¿No tiene acaso el “Sindicato” Antioqueño, Grupo Sura, un miembro en la Junta de EPM al mismo tiempo que tiene intereses económicos en Colinversiones-Celsia, un competidor de EPM en la generación de energía?


¿Cuál ha sido el objetivo cuando se cambió el logo de EPM? Sergio Fajardo lo expresó muy bien: “Coincido con ellos en que se trata de una imagen más fresca, cercana, humilde pero orgullosa y que transmite un carácter más empresarial y corporativo, sin depender tanto de la propiedad del Municipio, como lo hacía ver su logo anterior” (El Colombiano, sep. 4 de 2007).