Mundo deportivo

For the Olympic gold
Por el oro OL蚆PICO
10 de Julio de 2012


A sus 30 a駉s, el suizo Roger Federer le ha demostrado al mundo que el tenis es un deporte en el que el talento puede m醩 que el poder韔 f韘ico.

Foto: Pablo Andr閟 Pasos 

Contra muchos pronósticos que anticipaban el final de su era, Federer vuelve a reinar en el tenis mundial.

AP


Roger Federer se siente como en su casa en Wimbledon, donde ganó siete de sus 17 torneos de Grand Slam. Ahora espera que el legendario estadio de césped le ayude a conquistar un título grande que le ha sido esquivo: la medalla olímpica de oro en individual.


“Creo que tengo un asterisco junto a mis estadísticas”, comentó el suizo tras alzarse por séptima vez con el trofeo de Wimbledon, esta vez ante el local Andy Murray. “Soy nuevamente campeón de Wimbledon y eso me da más confianza para los Olímpicos”.


Federer no se alojará en la villa de los atletas sino que alquilará la casa de siempre, cerca del All England Club, el escenario donde más títulos ha conseguido.


El suizo ya estuvo en tres olimpiadas y conoció a su esposa Mirka, una extenista, en los Juegos del 2000. Fue el abanderado suizo en la ceremonia inaugural dos veces y le han ofrecido volver a serlo, pero todavía no ha respondido y ha dicho que podría dejar que otra persona reciba ese honor en esta ocasión. Ganó la medalla de oro de dobles en pareja con Stanislas Wawrinka en Beijing hace cuatro años.


La medalla dorada en individual sería un regalo ideal para alguien que lo tiene todo. Y tendría un sabor especial, pues llegaría en el sitio donde se alzó con su primer título de Grand Slam, el de Wimbledon del 2003.


“Obviamente, los Juegos Olímpicos son el próximo objetivo”, expresó Federer. “Iba paso a paso. Quería jugarme el todo por el todo en Wimbledon, tomarme un descanso, volver a trabajar e ir a las olimpiadas, donde ojalá pueda jugar bien”.


Los organizadores de los juegos comenzarán a apropiarse del All England Club hoy martes y a prepararlo para la justa olímpica. Ayer ya había mucha actividad. Se desarmó un gigantesco tablero electrónico y se deshicieron de flores viejas. Afuera se levantó un comercio con paraguas y otros objetos alusivos a Wimbledon.


“Pareciera que van a cambiar todo. Va a ser algo distinto. El personal va a cambiar”, comentó Federer minutos antes. “Uno se encuentra con caras conocidas aquí. Pero esta vez no van a estar. Será una pequeña decepción. Pero estoy seguro de que el Comité Olímpico Internacional va a hacer que todo funcione bien”.


Federer llevaba dos años y medio sin ganar un título grande.
¿Eso le da un valor especial a este nuevo triunfo?


“Claro que sí”, expresó el tenista. “Este es un sitio único para mí por muchas razones. Pero el hecho de que haya tenido que esperar un poco hace que esto parezca un cuento de hadas”.