Columnistas

De Metro y Congreso
Autor: Abelardo Ospina L髉ez
7 de Julio de 2012


El Metro de hoy, ha trascendido su servicio para transformarse en un referente en el campo educativo, cultural, c韛ico, urban韘tico, recreativo, de transporte p鷅lico de pasajeros y cumplir con su eslogan y promesa de valor.

En “Nuestro Metro” de junio/2012, el Doctor Ramiro Márquez, Gerente general de la querida empresa de movilidad colectiva, nos dice: “Podemos contar que en la actualidad El Metro protege más de 5.000 árboles, a lo largo del sistema, con los cuales se capturan 2.400 toneladas de CO2 al año y 21.000 metros cuadrados de zonas verdes por cada millón de usuarios transportados”.


Claro que si el sistema de transporte es limpio, reduce el consumo de combustibles fósiles y por ende, “la huella ecológica  por emisiones de carbono a la atmósfera.” Sí  que es interesante e importante esto, precisamente en tiempos cuando se habla del calentamiento global y otros fenómenos que atentan (¿lentamente?) contra la vida.


Por supuesto que hay necesidad de implementar acciones de desarrollo sustentable en materia de movilidad y desarrollar el transporte masivo como estrategia futura, que impida la degradación del medio ambiente.


El Metro de hoy, ha trascendido su servicio para transformarse en un referente en el campo educativo, cultural, cívico, urbanístico, recreativo, de transporte público de pasajeros y cumplir con su eslogan y promesa de valor: “mejorar la calidad de vida”. El Dr. Márquez tiene méritos para sinceros y enaltecedores reconocimientos en esta región de la Patria. Dios le dé larga vida...


***


Fabuloso que el Partido Liberal se haya pronunciado a favor de las objeciones del Ejecutivo a la reforma a la Justicia, con fundamento en las negras consecuencias que se advirtieron. Y bien que conformaron Comisión de la verdad, “para que se conceptuara sobre las responsabilidades individuales, incluidas las de los conciliadores...”


Sobrada razón asistía al columnista Ricardo Silva Romero cuando en su columna de El tiempo “Réquiem” (22/VI/2012), dijo: “Con todo respeto…, lo que han hecho nuestras tres ramas del poder es repugnante: este gobierno que sólo es liberal de puertas para fuera, estos jueces que no honran las luchas de sus antecesores y este congreso plagado de merlanos, iban a reformar nuestra Constitución, en beneficio propio”.


En conclusión, lo que se hizo en el Congreso, fue “blindar a las más altas dignidades de este país, hacerlos prácticamente invulnerables e imposibilitar una medida preventiva de detención contra ellos, cuando tenemos una gran cantidad de congresistas investigados y condenados”, como lo escribió Juan David Morales (“Objetada la reforma”), en El Mundo del 22 de Junio/2012.


Como estuvo acordado por los partidos y las sillas políticas, el Senado y la Cámara, “enterraron la reforma a la justicia”, cual lo había solicitado el Presidente Santos, quien puede darse por bien servido, con el cerrado respaldo de las bancadas de Unidad Nacional.