Columnistas

¿Por qué no recuperar el D. Quindío?
Autor: Jorge Arango Mejía
3 de Junio de 2012
2

Hace tiempos, en esta columna, pregunté lo mismo: ¿por qué el municipio de Armenia no recupera el Deportes Quindío, del cual es dueño? Ninguna autoridad respondió: silencio. Hasta ahora nadie ha dado una razón valedera, y por eso hoy vuelvo sobre el tema. Todo este asunto es sencillo. Veamos.


Un mal día, un alcalde, cuyo nombre es mejor no recordar, entregó el Deportes Quindío en comodato a un particular. Éste lo tuvo un tiempo y lo cedió, no se sabe si con el consentimiento del municipio o sin él. Y así, a un comodatario sucedió otro, hasta llegar al señor Hernando Ángel quien hoy tiene esa calidad.


Según el artículo 2200 del Código Civil, “el comodato o préstamo de uso es un contrato en que una de las partes entrega a la otra gratuitamente una especie mueble o raíz, para que haga uso de ella, y con cargo de restituir la misma especie después de terminar el uso.“


Una de las obligaciones del comodatario es la de “emplear el mayor cuidado  en la conservación de la cosa”, por lo cual responde hasta de la culpa leve. Al comodatario, vale decir, a Ángel le corresponde mantener el equipo de tal manera que pudiera representar dignamente a la ciudad y al departamento.


El señor Ángel ha incumplido esta obligación. Prueba de ello es la lamentable actuación del equipo en el campeonato profesional. Es evidente que ese incumplimiento es razón suficiente para la terminación del comodato.


La otra obligación del comodatario es la de restituir la cosa prestada en el tiempo convenido, o a falta de convención, después del uso para que ha sido prestada. Y no puede excusarse de restituirla, y retenerla para seguridad de lo que le deba el comodante. Nada le debe el municipio de Armenia al señor Ángel, y, según la norma transcrita, la existencia de cualquier deuda no le permitiría retener el equipo.


Advierto que todo lo escrito se basa en las normas del Código Civil, cuyos números no se han anotado en gracia de brevedad.


Sé que alguien presentó demanda, en ejercicio de la acción popular, para que se ordenara a las autoridades municipales recuperar el equipo. Ignoro cómo actuó el municipio ante la demanda y qué suerte que haya corrido ese proceso, pero temo que la morosidad de algún juez lo haya condenado a dormir el sueño de la injusticia. Para mí es claro que al abstenerse de recuperar ese bien, las autoridades están desconociendo algunos de sus deberes, concretamente los relacionados con estos derechos e intereses colectivos:


La moralidad administrativa;


La defensa del patrimonio público;


La utilización y defensa de los bienes públicos;


La recreación, que no sólo es un derecho de los niños, como lo establece expresamente el artículo 44 de la Constitución, sino de todas las personas.


Además, están incumpliendo sus obligaciones en relación con el deporte en sus manifestaciones recreativas y competitivas, obligaciones que establece el artículo 52 de la misma Constitución.


¿Cuál puede ser la razón para que las autoridades municipales se sustraigan al cumplimiento de estos deberes? Se dirá que la falta de dinero. Este argumento hay que analizarlo con cuidado.


Es evidente que lo que vale del Deportes Quindío es su afiliación a la División Mayor del fútbol. Y ésta le pertenece al municipio, no al señor Ángel. Una vez recuperado el equipo, se podría negociar con personas diferentes.  Bermúdez, que fuera figura del Boca Junior de Buenos Aires, intentó alguna vez negociar con Ángel, pero las desmesuradas pretensiones de éste impidieron que se llegara a un acuerdo. Vuelto el equipo a su dueño, el municipio de Armenia, con éste se podrá hacer un negocio en condiciones más justas que las que quiso imponer Ángel.


El Deportes Quindío no da prestigio al departamento ni a Armenia, ni  cumple su tarea fundamental: formar jugadores de la región. Por el contrario, a los quindianos se les cierran las puertas, solamente abiertas para los jugadores de segunda que mantiene Ángel en sus equipos. A pesar de sus esfuerzos, el “Pecoso” Castro, un excelente entrenador, nada puede hacer sin buenos jugadores. Esperemos: ¡no hay mal que dure cien años!




Comentarios
2
Mario
2012/06/03 05:14:02 am
Algo más doctor Arango. Averigüemos que hizo con el último auxilio que le "regaló" el gobierno para ayudarle a solventar la "crisis " económica que inventó y tramoyó el famoso Hernando Angel. En la próxima cosecha cafetera lo sabremos. Este es otro de los "capos" o mejor pícaros de nuestro fútbol.
Mario
2012/06/03 05:01:55 am
Muy interesante su comentario para los queridos quindianos. Este es un equipo de honda trascendencia histórica por la calidad de jugadores que ha tenido. Deportes Quindío no solo tiene arraigo en Armenia sino en todo el país. Pero, y no falta el mosco en la sopa, usted cree que el "bandi" de Hernando Angel lo va a soltar tan fácil. Así no más. No soñemos despiertos... la alcaldía hace mucho tiempo perdió el equipo...