Nacional

Piden a la Corte Penal Internacional que investigue los "falsos positivos" en Colombia
29 de Mayo de 2012


La Federación Internacional de Derechos humanos hizo la solicitud tras presentar a esa corte un informe completo sobre las ejecuciones extrajudiciales efectuadas supuestamente por las fuerzas armadas de Colombia.

La Federación Internacional de Derechos Humanos, Fidh, pidió hoy a la Corte Penal Internacional una investigación contra los altos cargos del Ejército colombiano por las ejecuciones de civiles presentadas como bajas en combate.


En un informe presentado hoy en La Haya, la Fidh también advirtió a ese tribunal que en casos relacionados con Colombia "tenga en cuenta no solo informaciones recibidas del Gobierno colombiano, dada la participación de partes del aparato estatal en la comisión de crímenes en masa".


En el documento, de unas 50 páginas, la ONG, junto con el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, ha denunciado que los máximos responsables de los conocidos como "falsos positivos" todavía siguen impunes de ese crimen de lesa humanidad.


Las entidades sostuvieron que las ejecuciones se cometieron por parte del Ejército colombiano de manera "sistemática y generalizada" entre 2002 y 2008, con Álvaro Uribe Vélez como presidente.


"Paralelamente al sistema de incentivos monetarios existían recompensas para los miembros del ejército" que iban desde licencias a ascensos o condecoraciones. Se reclutaba a las víctimas con información falsa y el Ejército se encargaba de la ejecución de los civiles y de simular la baja en combate", reza el informe.


Según las cifras presentadas hoy, entre 2002 y 2008 se produjeron 3.345 ejecuciones extrajudiciales en Colombia, siendo las víctimas en su mayoría hombres jóvenes, campesinos o habitantes de zonas rurales y provenientes de familias con escasos recursos económicos, a los que se atraía "bajo el señuelo de promesas laborales".


La Fidh denunció además que las detenciones se realizaban sin orden judicial, dando lugar a desapariciones forzadas y a “falsos positivos".


Según la ONG, luego se "manipulaba la escena del crimen", vistiendo a las víctimas con prendas militares, armamento y munición "preparadas" para tal fin.


La CPI realiza en este momento "análisis preliminares" en el caso de Colombia, lo que significa que tras haber estudiado si se han cometido delitos de competencia de la Corte, se aplica el llamado "test de complementariedad" para asegurarse de si las autoridades nacionales están investigando los presuntos crímenes.


En el caso de Colombia, la fiscalía de la CPI no ha abierto ninguna causa porque estima que las autoridades judiciales colombianas investigan los presuntos crímenes bajo su jurisdicción.


Sin embargo, la Fidh ha señalado que en el caso de los "falsos positivos" las investigaciones en Colombia se limitan a juicios a soldados de poca categoría, dejándose impunes a los máximos responsables del Ejército.


Además los crímenes se enfocan como "casos aislados" en los que pocas veces se acusa por "desaparición forzada, no se investiga la tortura, ni la violencia sexual o la detención arbitraria".


Para la ONG, los juicios por este presunto delito no son llevados a cabo con imparcialidad porque es la justicia penal militar y no la "ordinaria" la que lleva los casos.


"No existen  investigaciones penales efectivas iniciadas contra los altos mandos militares, máximos responsables por los crímenes de lesa Humanidad en Colombia", concluyó el estudio.