Columnistas

De interés público
Autor: Pedro Juan González Carvajal
29 de Mayo de 2012


Cuando en el imaginario general hay situaciones que se comparten y resultan ser ciertas, lo menos que queda es admirarse por la falta de acción de aquellos que deben actuar.

1

Cuando en el imaginario general hay situaciones que se comparten y resultan ser ciertas, lo menos que queda es admirarse por la falta de acción de aquellos que deben actuar.


Se ha convertido en referente e información pública, que la zona en que más carros roban en Medellín es en el cuadrante ampliado que va desde el río Medellín hasta la Carrera 80 y desde San Juan hasta la Avenida 33.


Sin embargo, la incapacidad de las autoridades para controlar este flagelo sigue vigente, a pesar de que las estadísticas marquen una leve mejoría: la mejoría a mostrar debería ser cero carros robados: lo otro es simplemente un distractor.


Mientras siguen robando carros, se siguen colocando cámaras para avanzar con el proyecto de las llamadas “fotomultas”, proyecto que entre otras cosas genera gran cantidad de recursos para alguien. Ante la imposibilidad de colocar un policía en cada esquina o de aumentar los patrulleros móviles en una gran cantidad, ¿por qué no colocar cámaras en cada esquina de cada cuadra para controlar el robo de carros? ¿Será que esto no resulta rentable para nadie en particular y por lo tanto no se justifica a nivel general? ¿Por qué el Estado no financia ubicadores o rastreadores GPS en cada carro, para que medio se justifique el impuesto de rodamiento que paga el ciudadano?


Sólo quien sufre de manera directa el robo de su vehículo comprende el nivel de indefensión al cual se es sometido y lo poco que queda valiendo el Estado al evidenciar su impotencia.


Resulta también de interés público el saber a ciencia cierta qué tan competitivos somos en realidad, a la luz del despliegue que se le ha dado a la entrada en vigencia del TLC con EEUU y a la firma de los próximos, con Corea y China.


Hoy por hoy, Colombia tiene la energía eléctrica más costosa de América Latina. Colombia tiene, además, la gasolina más costosa de Suramérica. Es ridículo tratar de reivindicar la infraestructura vial actual, incluidos los puertos. Ni qué decir de los incumplimientos que estamos evidenciando ante compromisos firmados que deberían estar “chuliados” antes de entrar en vigencia los Tratados, pero que obviamente en el país del Sagrado Corazón, no lo están. Estudios recientes demuestran que la cultura es un asunto de competitividad, lo cual quiere decir que el índice de competitividad global incluye el desarrollo humano y por ende, el nivel de cultura de un país, lo cual nos deja desnudos ante el planeta.


Información reciente, (El Espectador, mayo-14-2012, pág. 12-13) nos muestra que los sobrecostos por deficiencia en infraestructura representan estos increíbles resultados: Por demoras en el puerto de Buenaventura el país paga U$ 1.350.000 en multas al mes. Se estima entre un 56% y un 82% el sobrecosto del transporte de carbón entre Cartagena y Barranquilla por falta de multimodalismo. U$ 15 cuesta transportar un barril de petróleo cuando producirlo cuesta U$ 5. U$ 250 es el sobrecosto por viaje debido a los desvíos causados por la baja calidad de las vías. U$ 3.200 cuesta transportar un contenedor de Bogotá a Cartagena, mientras que transportarlo a Shanghái vale la tercera parte. A lo anterior habría además que agregarle los sobrecostos por seguros. Como dice nuestro muy querido Suso, “El que lo entendió, lo entendió”.


Palabras más, palabras menos, estamos pegados de que el precio del petróleo no caiga a nivel internacional, que sigamos siendo auto-sostenibles y que nos queden excedentes para exportar… Lo demás es cháchara.


A pesar de todo, debemos aceptar que somos lo que somos y que es desde ahí que debemos realizar nuestros mejores esfuerzos.


Recordemos, finalmente, dos pensamientos: El uno de carácter popular, dice que “Si plantas honestidad, recibirás confianza” y el otro, de Bolívar, con un respetuoso saludo a los maestros en su mes: “El objeto más noble que puede ocupar al hombre es ilustrar a sus semejantes”.


P.D. Es muy curioso que cada que en este país se inicia una corriente que busca el diálogo para la paz, ocurra un suceso lamentable como el de las últimas semanas. O somos muy de malas, o los enemigos de la paz son muy fuertes. Se confirma que el miedo sigue siendo el arma más contundente.




Comentarios
1
JUAN
2012/05/29 09:59:00 am
Como se los he dicho, NO LLOREIS MAÑANA COMO VICTIMAS, POR LO QUE NO DEFENDISTE EN SU MOMENTO COMO CIUDADANO EN LAS URNAS, comenzaron de nuevo las plañideras, continúan gimiendo,¿ porque no se concretan con acciones democráticas para imponer la voluntad popular y general, que esta consciente de lo que es necesario pero no lo puede lograr, sobre la voluntad de los regentes de la Oclocracia fascista que nos avasalla?........ habitantesdemedellin@hotmail.com