Columnistas

Eso del bienestar animal
Autor: Anibal Vallejo Rendón
8 de Mayo de 2012


El utilitarismo determina la defensa del concepto de bienestar animal entre aquellos que trabajan con las especies animales, trátese de los criadores, de las explotaciones industriales, de la investigación.

2

El utilitarismo determina la defensa del concepto de bienestar animal entre aquellos que trabajan con las especies animales, trátese de los criadores, de las explotaciones industriales, de la investigación. Entre estas concepciones unos pretenden mejorar las condiciones de los animales mientras otros (como Gary Francioni), consideran que los intentos por aliviarles el sufrimiento no hacen sino entorpecer y retrasar la solución única posible que es la no interferencia en sus vidas. Singer y Cavalieri  estiman que con el tiempo, llegará el reconocimiento de los animales como seres a los que tenemos la obligación de no hacerlos sufrir.


Este utilitarismo no fomenta el vegetarianismo, no busca interrumpir la producción animal ni acabar los experimentos y admiten las prácticas que se realizan con ellos. “Los defensores del bienestar no gozan de buena reputación entre los movimientos de liberación animal o de los derechos de los animales… no creen en los derechos de los animales, y no está claro cómo evalúan los distintos tipos de sufrimiento a la hora de proponer medidas para evitarlo. Por otro lado, no son vegetarianos… no son activistas…” (Agustín Blasco).El Comité para el Bienestar de Animales de Granja (Farm Animal Welfare Council) clasificó las necesidades de los animales en cinco categorías  “las cinco libertades”: de sed, hambre y  malnutrición; de malestar; de dolor, heridas y enfermedades; de poder expresar un comportamiento natural; de miedo y estrés. ¿En el solo caso de la ganadería intensiva, podemos hablar de bienestar animal y del cumplimiento de las cinco libertades? Si bien se trata de evitarles enfermedades y darles una adecuada alimentación no se pueden desconocer la mutilaciones en prácticas como la castración, el recorte del pico en las aves y de los colmillos en los cerdos, el corte de los cuernos en los bovinos, el dolor y el estrés que les producen estas mutilaciones, la no utilización de anestesia en muchas ocasiones, la imposibilidad de poder manifestar su comportamiento natural.


Está generalmente admitido que no se debe hacer sufrir a los animales, pero ¿hasta qué punto es punible el hacerlos sufrir? ¿Puede un hombre ir a la cárcel por maltratar a un animal? ¿Sufren los animales?; ¿sufren los insectos?; ¿sufren las langostas al ser cocinadas vivas?; ¿sufren los toros en la plaza?... Agustín Blasco aborda estos asuntos en su libro Ética y Bienestar Animal (Akal Ciencia), donde trata de una parte de la ética humana, la que se refiere a nuestras obligaciones con los animales. La pregunta no es “¿Pueden razonar?” ni “¿Pueden hablar?”, sino “¿Pueden sufrir?” (Jeremy Bentham).




Comentarios
2
JUAN
2012/05/08 02:45:45 pm
¡Excelente artículo! Claro que los animale ssufren por más insignificantes que sean. Ellos merecen respeto del ser humando, quien les ha quitado su habitat y cada día les recorta más su medio de vida. Bien dijo alguien: "La cultura de un pueblo, se mide por la forme en que trata a sus animales". Juanfer
JUAN
2012/05/08 02:43:25 pm
¡Excelente artículo! Claro que los animales sufren, por má sinsignificantes que sean.