Nacional

¿Self-armoring or judicial equality?
¿Auto-blindaje o igualdad para todos?
19 de Abril de 2012


A los congresistas no los pueden seguir enviando a la cárcel por sospecha. Solo cuando exista un fallo condenatorio en primera instancia, salvo que sean sorprendidos en caso de flagrante delito.

Foto: Cortesía 

En el Congreso de la República de Colombia los parlamentarios se encuentran debatiendo actualmente la nueva reforma a la Constitución.

Juan David Morales G.


Otro polémico artículo en la nueva reforma constitucional ha despertado toda clase de comentarios y posturas en la opinión pública. A las dudas sobre quién debe ser el juez natural a la hora de investigar disciplinariamente a los parlamentarios, se suma un nuevo capítulo en el que los congresistas buscan no ser privados de su libertad hasta tanto no exista una sentencia condenatoria en primera instancia.


En otras palabras, lo que los legisladores de nuestro país buscan es que no sean detenidos por simples sospechas, sino cuando sean condenados por la Corte Suprema de Justicia. Se propone que el congresista tenga una especie de fuero que no le permita ser detenido mientras se adelanten procesos de investigación en su contra, sino hasta el momento que se dicte la condena en primera instancia, salvo que sean sorprendidos en flagrancia.


“Yo considero que las reglas del juego y las garantías tienen que ser iguales para todos los colombianos. Si existe un proceso de carácter penal que en un momento dado se establezca a cualquier ciudadano, entonces la detención se debe hacer efectiva cuando la persona sea llamada a juicio”, afirmó el senador del Partido Conservador, Gabriel Zapata Correa.


Esto quiere decir que los congresistas, pese a que la propuesta es polémica, teniendo en cuenta el deteriorado nombre que ha ganado esta entidad en los últimos años, no buscan un mecanismo de “auto-blindaje” para un círculo específico del Congreso, sino un equilibrio en el derecho a la igualdad.


Es necesario recalcar que los parlamentarios no tienen el derecho de ser juzgados en una segunda instancia como sí lo tiene la ciudadanía en común. Es allí entonces donde se forma el revuelo entre ambas partes por reclamar igualdad para todos.


“Estoy de acuerdo en que los congresistas también gocemos de la oportunidad de ser juzgados en segunda instancia. Pero también estoy de acuerdo en que de llegarse a aprobar este artículo que busca que no seamos privados de la libertad hasta que no exista un fallo condenatorio en primera instancia, también se convierta en un derecho del cual pueda gozar cada ciudadano colombiano”, aseguró el congresista liberal Eugenio Prieto.


La propuesta del fiscal


Eduardo Montealegre, fiscal General de la República, considera que se debe constituir un tribunal de garantías de alto nivel para los procesos contra los congresistas y, en ese sentido, hacer que la medida de aseguramiento solo pueda aplicarse a partir de la resolución de acusación en firme y controlada por el juez de garantías, quien sería el encargado de velar por el respeto de los derechos de los parlamentarios.


“La propuesta que yo hago es aquella que nos sirva a todos y que se aplique el sistema penal acusatorio como está en la ley. Que los congresistas sean investigados y acusados por el fiscal General y que el juicio oral sea adelantado por la sala penal de la Corte Suprema de Justicia tanto en primera como en segunda instancia”, aseguró Montealegre.


A la propuesta, varios congresistas han expresado su voz de apoyo. Así lo manifestó el senador del Partido de la U, Juan Carlos Vélez, quien está de acuerdo con la iniciativa del fiscal siempre y cuando se le agregue: “Cuando se den pruebas graves o indicios se le podrá dictar la medida de aseguramiento, o cuando el aforado que tenga procesos de investigación en su contra no asista a las diligencias que le ordenen”.


Pero la inclusión de este artículo en la nueva reforma constitucional obedece también a la estigmatización que ha tenido el Congreso de la República. Muchos de los parlamentarios coinciden en que no pueden seguir yendo a la cárcel por un anónimo que no da la cara y que son enemigos poéticos de quienes se ganan su credencial como congresistas en franca lid.


“Aquí en el Parlamento también hay gente buena, trabajando, entregada, responsable, y comprometida con el país y cada uno de sus departamentos. Eso lo tenemos que tener en cuenta. Pienso que este artículo le hace falta a nuestra normatividad”, puntualizó la representante antioqueña a la Cámara, Martha Cecilia Ramírez.


Eventual desmontaje


En la comisión primera del Senado, donde se viene desarrollando la discusión de la reforma a la justicia en el quinto de ocho debates, ha surgido la propuesta de no incluir el artículo de “auto-blindaje” del cual se viene hablando y ha suscitado toda clase de comentarios.


El congresista liberal y presidente de la comisión primera, Luis Fernando Velasco, manifestó su iniciativa para que se pueda adelantar la detención de los parlamentarios con una simple resolución de acusación y no cuando exista un fallo de condena de primera instancia como la propuesta que venían apoyando algunos legisladores.


De esta manera, aunque existiría un cambio en la eventual detención de los congresistas, esta no sería tan flexible como la opinión pública conoció en un principio. Sin embargo, no hay nada confirmado aún.



Iguales ante la ley


El Artículo 13 de la Constitución Política de Colombia hace referencia a que todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.


El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas a favor de grupos discriminados o marginados.


El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.





El artículo a debatir


En desarrollo de la aprobación de la reforma a la justicia del Artículo 235, en su numeral ocho, parágrafo dos, se entiende: créanse una Sala de Investigación y Calificación y una Sala de Juzgamiento, las cuales adelantarán, respectivamente, las etapas de investigación y juzgamiento en la primera instancia de los procesos que se adelanten contra dichos aforados, quienes podrán ser privados de libertad cuando exista sentencia condenatoria de primera instancia, salvo que sean aprehendidos en caso de flagrante delito. Sus miembros deberán cumplir con las calidades exigidas para ser magistrados de la Corte Suprema de Justicia y no podrán ser elegidos con posterioridad como magistrados de ninguna corporación judicial.