Economía

New “blows” to Grecia
Nuevos “golpes” a Grecia
Autor: Mauricio Berrío Vélez
15 de Febrero de 2012


Sumado a que Grecia no tiene acceso al mercado crediticio a largo plazo desde 2010 y sobrevive gracias a los créditos de rescate de la Unión Europea y el FMI, las duras medidas de austeridad exigidas a cambio de esos créditos han castigado duramente.

Foto: Cortesía 

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, aplazó la ayuda a Grecia por considerar que el país no ha cumplido con lo previsto.

Grecia recibió dos duros golpes con la noticia de la caída del PIB en 6,8% durante 2011 y el anuncio por parte del Eurogrupo sobre la cancelación del encuentro programado para hoy donde se trataría la crisis financiera en ese país, al considerar que Atenas no ha cumplido todas las demandas.


Los griegos esperaban que, tras aprobar su Parlamento el duro conjunto de medidas de austeridad exigido por los acreedores internacionales a cambio del rescate financiero, hoy los ministros de Finanzas de la Eurozona dieran luz verde al rescate de 130.000 millones de euros, casi 171.000 millones de dólares, lo cual fue aplazado.


Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, quien es además el primer ministro de Luxemburgo, dijo que sigue sin recibir información sobre cómo piensa ahorrar Atenas los 325 millones de euros, unos 428 millones de dólares,  y agregó que tampoco fueron recibidas las garantías por parte de los líderes de los dos partidos griegos más importantes, que adoptarían el programa incluso después de las elecciones generales de abril.


No parece haber servido la reunión de último momento este martes del gobierno griego para cerrar la propuesta de recortes por valor de 3.300 millones de euros, 4.335 millones de dólares este año, tal y como exige la “troika”, conformada por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.


Antes de conocerse la cancelación de la reunión del Eurogrupo, el portavoz del gobierno Pantelis Kapsis, había asegurado a un canal local que con respecto a los 325 millones de euros que faltaban por concretar en el paquete acordado, se había llegado a un acuerdo para retirarlos de los gastos ministeriales.


Además los griegos recibieron otra mala noticia con los datos publicados por el Instituto de Estadística Griego, según los cuales la economía se quedó muy lejos de cumplir el objetivo previsto por la "troika" de mantener la contracción del PIB en un 5,5%. Todos los trimestres del año pasado cerraron en rojo, con unas cifras de recesión muy superiores a las del resto de la zona del euro: -7,3 %, -8%, -5% y -7%.



Duras consecuencias


En los últimos dos años, las medidas de austeridad exigidas por la "troika" provocaron un estancamiento de la economía. El número de desempleados se duplicó hasta el 21%, los salarios se redujeron entre el 20 y el 30% hasta final de 2011, y los precios acumulan un incremento en una media del 10%. Todo ello redujo drásticamente la capacidad adquisitiva de los griegos, provocando el cierre de más de 60.000 negocios en 2010 y 2011.


Mientras tanto, continúan los actos de protesta contra la austeridad. En la localidad de Agrinio (oeste) se han reproducido los disturbios que el domingo asolaron el centro de Atenas con el ataque durante la pasada noche a varias tiendas, oficinas bancarias y la sede del partido ultraderechista Laos.