Nacional

Gobierno colombiano reclama detener muertes de inocentes en Siria
7 de Febrero de 2012


"Hacemos un llamado vigoroso y fehaciente para que cesen las muertes de inocentes en Siria", expresó Juan Manuel Santos


 


EFE


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, llamó hoy detener las muertes de civiles inocentes en el contexto de las protestas de la oposición en Siria, contra cuyas autoridades se ha manifestado gran parte de la comunidad internacional. 


"La situación en Siria nos preocupa enormemente. Continúan masacrando la  población civil y la comunidad internacional no puede permanecer indiferente frente a ello", manifestó Santos durante un saludo al cuerpo diplomático en la sede del  Ejecutivo, la Casa de Nariño. 


El mandatario sostuvo que como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Colombia ha trabajado para promover el respeto por las poblaciones civiles. 


"Hemos hecho llamados a los diálogos y la negociación para resolver los conflictos, y seguiremos trabajando para que el Consejo, en medio de las complejas relaciones de poder, continúe contribuyendo con la paz y seguridad internacionales", agregó. 


Colombia apoya por este motivo la postura de la Liga Árabe y, a juicio de Santos, el hecho de que una resolución en ese sentido haya sido vetada no exime a la  comunidad internacional para manifestar su opinión. 


El pasado fin de semana, Rusia y China vetaron en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que buscaba una salida a la crisis de Siria mediante el apoyo al plan de transición de la Liga Árabe y que condenaba la violencia del régimen del presidente Bachar al Asad contra la población civil que perdura desde hace once meses y que ha causado miles de muertos. 


Entre ayer y hoy, varios países de la Unión Europea como Holanda, España, Italia, Reino Unido, Bélgica y Francia llamaron a consultas a sus embajadores en Siria. 


También los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), formado por Arabia Saudí, Catar, Omán, Kuwait, Baréin y Emiratos Árabes Unidos decidieron retirar a sus representantes diplomáticos. 


Por su parte, durante una reunión con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en Damasco, Al Asad se comprometió a cooperar con "cualquier esfuerzo que apoye la estabilidad en Siria" y a dialogar con las distintas fuerzas políticas.