Nacional

Desactivan otros 14 artefactos explosivos en el departamento de Cauca
4 de Febrero de 2012


La Policía Nacional informó en un comunicado del hallazgo y destrucción de explosivos en la vereda de La Cohetera del municipio de Cajibío, el municipio de Miranda y Jambaló en el departamento de Cauca.

Foto: AP 

Un hombre mira los restos de un coche que fue detonado de forma controlada por el Ejército Nacional  en el departamento de Cauca.  El auto fue abandonado por su conductor que se topó con un retén del ejército. Diecinueve personas murieron esta semana en dos ataques con explosivos en ese departamento, atribuidos a las Farc.


EFE


Las autoridades colombianas desactivaron hoy otros 14 artefactos explosivos en distintas zonas del suroeste del país, escenario desde el pasado miércoles de varios atentados atribuidos a guerrilleros de las FARC que han dejado 19 muertos y 78 heridos.


La Policía Nacional informó en un comunicado del hallazgo y destrucción en la vereda de La Cohetera del municipio de Cajibío, en el departamento del Cauca (suroeste) de cinco artefactos con una carga de 15 kilogramos de explosivo R1 mezclados con metralla.


Sin embargo, no agregó detalles sobre los responsables de la instalación de los aparatos.


En una zona rural del municipio de Miranda, ubicad o también en el Cauca, las autoridades hallaron otras dos bombas de 40 kilogramos cada una escondidas en una papelera de la cancha de fútbol local, confirmó el comandante de la Fuerza de Tarea Apolo de la III Brigada del Ejército, general Humberto Jerez.


Según aseguró, guerrilleros de las Farc que siguen órdenes de alias "Sargento Pascual" fueron quienes colocaron los aparatos explosivos "en la cancha de fútbol de la vereda Guatemala del municipio de Miranda".


En esa misma vereda, tropas de la Tercera División del Ejército en coordinación con la Policía Nacional encontraron en la madrugada un campo minado conformado por tres cilindros de 25 kilogramos cada uno, agregó Jerez en declaraciones a RCN Radio.


Según el oficial, los guerrilleros llenaron estos cilindros "de tachuelas, tuercas, tornillos, para afectar a la población civil y a las fuerzas militares", por lo que procedieron a hacer una "detonación controlada para evitar problemas, masacres, muertes y desolación".


 También en Jambaló (Cauca), expertos artificieros desarticularon otros cuatro artefactos que iban a ser utilizados supuestamente por las FARC contra la Policía de ese municipio, anunció el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, durante las exequias de una de las víctimas del atentado perpetrado el pasado jueves en el municipio de Villa Rica.


El general Jerez no descartó que la colocación de estos artefactos y los tres coches-bomba desactivados ayer en Miranda y en zona rural del municipio de Pradera, en el Valle del Cauca (suroeste), hagan parte de una ofensiva de las Farc contra el suroeste del país.


Estas tentativas frustradas siguen a tres atentados consumados que se registraron entre el miércoles y el jueves en Tumaco, ciudad portuaria del Pacífico, y del jueves en los municipios de Villa Rica (Cauca) y Cajamarca (Tolima), en ambos casos en el suroeste del país, que dejaron en menos de 24 horas 19 muertos y 76 heridos.


Los habitantes de Tumaco adelantan hoy una marcha por las calles del centro de la ciudad para protestar contra la violencia. 


Mientras que las autoridades colombianas atribuyeron a las FARC todas estas acciones, el director para las Américas de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, pidió ayer desde Washington que el Gobierno de Colombia garantice "investigaciones oportunas, exhaustivas e imparciales".