Columnistas

Medellín, ¿en la cima del mundo?
Autor: Carlos Cadena Gaitán
30 de Enero de 2012


Permanentemente resalto los problemas de movilidad y sostenibilidad de nuestra ciudad-región.

Permanentemente resalto los problemas de movilidad y sostenibilidad de nuestra ciudad-región. Desde esta columna he sido un férreo crítico del accidentado proceso del Metroplús, del anacrónico túnel de oriente, de la construcción de nuevas vías sin infraestructura ciclista, y de la carencia de espacios de calidad para el peatón.


Sin embargo, al cerrar el 2011, decidí hacer un homenaje a varios funcionarios públicos salientes por su labor a favor de la movilidad sostenible. Hoy, me siento en la obligación de volver a resaltar los avances de Medellín en este tema, a causa del importante premio otorgado a nuestra ciudad la semana pasada. Aunque para muchos parezca increíble, Medellín y San Francisco (Estados Unidos) han sido galardonadas con el “Premio en Transporte Sostenible”; el más importante premio en relación a la sostenibilidad del transporte urbano en el mundo.


Las razones son simples, una serie de funcionarios clave entendieron que la sostenibilidad de nuestra movilidad no pasa por las políticas de extensión del parque vial; una idea aparentemente lógica para muchos, pero que ha sido refutada una y otra vez a través de estudios académicos. Por el contrario, en Medellín se le ha apostado a proyectos que ofrezcan alternativas a la dañina dependencia en el carro particular. Los Metrocables, la extensión del Metro, el Tranvía, el sistema de bicicletas públicas EnCicla, y el Sistema Inteligente de Movilidad de Medellín son ejemplos de esta apuesta.


Entramos entonces a hacer parte oficial de un ‘grupo élite de innovadores urbanos’ que han sido galardonados con este premio anteriormente. Pero, ojo, tampoco nos vamos a comer el cuento de que llegamos a la cima del mundo; es evidente lo mucho que nos falta por mejorar. Todavía no entra en marcha el urgente Sistema Integrado de Transporte, y las conexiones entre buses son inexistentes. El ‘pico y placa’ sigue siendo la norma por excelencia para controlar la congestión, cuando está comprobado que no logra ser más que una medida temporal. Peor aún, mientras la gente siga pensando en el carro como el símbolo de status por excelencia, seguirá siendo un gran reto lograr avanzar.


La nueva administración tiene en sus manos una gran oportunidad de solidificar un verdadero sistema de movilidad sostenible que promueva un transporte económico, eficiente y seguro para todos. Queda por resolver inminentemente cual será el enfoque y cronograma que se le dé tanto al Parque Vial del Río Medellín como al Cinturón Verde Metropolitano; proyectos bandera del alcalde Gaviria.


A propósito, escuché con pavor algunas declaraciones del nuevo Secretario de Obras Públicas de Medellín, donde habla de “no poder descartar autopistas de segundo nivel”. Le recuerdo al funcionario que esas obras sí se deben descartar de plano. Además de la evidencia técnica al respecto, el alcalde mismo ha hecho repetidos pronunciamientos en relación a la necesidad de vías fundamentalmente subterráneas y a nivel. Señor Secretario: no vaya a caer en ese juego por favor, sigamos con rumbo decidido hacia la movilidad sostenible.