Antioquia

Loss of patrimony denounced in Olaya and Sopetran
Denuncian detrimento patrimonial en Olaya y Sopetrán
Autor: Guillermo Benavidez
24 de Enero de 2012


Sendas sorpresas se llevaron los mandatarios de estas dos localidades del Occidente antioqueño cuando se encontraron con que los únicos terrenos aptos para construcción de vivienda social quedaron en manos de terceros.


El alcalde de Sopetrán, Gerardo Vanegas, adelantará las acciones penales necesarias para que se dé pronta solución a esta situación. Confía en que estos terrenos se recuperen rápidamente para empezar la construcción de vivienda de interés social en el municipio.

El personero de Sopetrán, Héctor Hernán Araque Carrillo, denunció ante las autoridades al alcalde saliente de este municipio del Occidente antioqueño, John Wilmar Villa Guerra.


La razón, una donación que hizo Villa Guerra, en nombre de la Alcaldía, de diez lotes ubicados en zona urbana de la vereda Aguamala, adquiridos por un poco más de mil millones de pesos en septiembre de 2009, bajo su administración.


“Uno de los terrenos tiene un área de 22.401 metros cuadrados y fue adquirido por un valor de $1.008 millones, según la escritura pública N. 271 del 13 de septiembre de 2009, en la Notaría Única de Sopetrán. Este lote y otros nueve que costaron $50.749.000, fueron dados como ‘aporte en especie’ a la OPV Corporación Antonio de Padua, para construir viviendas de interés social, por un valor de $125.158.885”, relató el alcalde de Sopetrán, Gerardo de Jesús Vanegas Jaramillo.


Este aporte, según Vanegas, se efectuó “sospechosamente” el 30 de noviembre de 2011 mediante acto jurídico realizado en la Notaría Única de Caldas, Antioquia, “por una cifra inferior en un 80% al valor real, con una corporación que fue instituida apenas el 22 de abril de 2010, cuya sede queda en el municipio de Olaya, creada con cero pesos de patrimonio y sin autorización del Concejo Municipal. Es un abuso que diezma las finanzas del Municipio y podría constituirse en un detrimento patrimonial”, subrayó Vanegas Jaramillo.


El Mandatario exigió explicaciones a su antecesor y a la corporación Antonio de Padua, pues “me quedé sin tierras aptas para construir las 350 viviendas que se necesitan en el municipio. Además, esos terrenos son fiados, nos toca pagarlos a nosotros. No es justo”.


Por su parte, el personero Hernán Araque, especificó que existe un convenio de asociación sin mayores detalles celebrado entre el municipio de Sopetrán y la Corporación Antonio de Padua para la ejecución y cofinanciación de proyectos de vivienda. “No aclara dónde van a construir las viviendas, cuántas son y a quién beneficiarán”.


Araque Carrillo, quien presentó la denuncia de lo sucedido, solicitó a la Sijín de la Policía, las procuradurías de Santa Fe de Antioquia y Medellín, la Contraloría General del departamento y la Superintendencia de Notariado y Registro, que se investigue penal, disciplinaria y fiscalmente la conducta asumida por John Villa, exalcalde de Sopetrán.


En Olaya


Aún no sale de su desconcierto el alcalde de Olaya, Juan de Dios Pineda Bedoya. El Mandatario, según sus propias palabras, encontró el municipio en ruinas. Recordó que en su primer periodo como alcalde (2001-2003), su municipio fue de los mejores administrados, con un buen desempeño fiscal y sin deuda pública. “Ahora le debemos a todo el mundo; las inversiones que se hicieron no fueron las apropiadas. Los entes de control tienen que investigar y decirnos qué fue lo que pasó”.


De acuerdo con Pineda Bedoya, el anterior alcalde, Daniel Alberto Gutiérrez Mesa, le entregó a la “Promotora Olaya para la Contratación”, una finca de 32 hectáreas en la que proyectaba, y lo prometió en campaña, construir las cien viviendas de interés social que se necesitan en la localidad. “Aquí no se aplicó el Estatuto General de Contratación de la Administración Pública. Se saltaron la Ley 80 de 1993 contratando todo con una promotora y todo estaba en cabeza del Jefe de Planeación, Darley Úsuga, que era quien manejaba todo aquí: educación, cultura, deporte, Umata, menos planeación. No podemos ocultarlo, todos metieron la mano, hasta la personera, todos tuvieron su poquito. Pero les quedó maluquito porque no siguieron los mismos y si no, en cuatro años más hubieran acabado con el municipio, hubiera desaparecido”. El Mandatario ya puso este hecho en conocimiento de las autoridades correspondientes. “Estamos en una absoluta pobreza, pero tenemos muchas ganas de salir adelante”, concluyó.


EL MUNDO intentó comunicarse con John Villa (Sopetrán) y Daniel Gutiérrez (Olaya), para que explicaran esta conducta, pero no hubo ninguna clase de respuesta por parte de estos exalcaldes.




Mucho por hacer


"El anterior alcalde no nos entregó ninguna clase de informe. Nos tocó llamar a la secretaria del Concejo el 2 de enero, para que nos diera copia del presupuesto. Hubo mala fe", observó el alcalde de Olaya, Juan Pineda. El Mandatario pedirá a la Gobernación que se adelante con prontitud la construcción de una vía alterna por el sector de Colfrutas, así los olayenses no sufrirán más cada que cierren el Puente de Occidente. "También vamos a fortalecer el sistema educativo, para que nuestros jóvenes no tengan que ir hasta Santa Fe de Antioquia. Adelantaremos 500 mejoramientos de vivienda y organizaremos nuestras vías terciarias".


Por su parte, Gerardo Vanegas, alcalde de Sopetrán, se comprometió a mejorar las condiciones de vida de los sopetraneros. "Vamos a realizar mil mejoramientos de vivienda en el campo y vamos a recuperar las vías terciarias. Para esto, vamos a adquirir maquinaria nueva, porque la que había la vendieron. Finalmente, tenemos que aprovechar el proyecto Pescadero-Ituango para que nuestra economía surja".