Nacional

Un indígena muerto y siete más en estado grave tras beber licor artesanal
16 de Enero de 2012


Luego de consumir licor preparado con plátanos sobre los que cayeron residuos de una fumigación aérea de los cocales la población de Calamar en el Guaviare.


Indígenas Nukak del Guaviare.  Foto: www.imagine.com.co


EFE


La secretaria de Gobierno y de Salud de esta localidad, Liliana Rodríguez, dijo que la intoxicación masiva se presentó de quince a veinte minutos después de que los indígenas consumieran el licor.


Según la máxima autoridad del asentamiento, el capitán Emilio Gutiérrez, sobre el producto había caído, al parecer, glifosato que había sido esparcido sobre plantaciones de mata de coca de los alrededores.


Según la versión de Gutiérrez, los cocales fueron fumigados el pasado miércoles por avionetas de la Policía Nacional, responsable de la erradicación de cultivos ilícitos por intermedio de su Dirección Antinarcóticos (Dirán).


Los indígenas "manifiestan que hace cuatro días se hicieron algunas fumigaciones alrededor del asentamiento que también afectaron sus cultivos de pancoger, entre ellos de plátanos", dijo Gutiérrez.


La funcionaria municipal añadió que "como vieron (los indígenas) que los plátanos se maduraron muy rápido, los bajaron y con esos plátanos hicieron la chicha que consumieron".


Una comisión de bomberos que viajó anoche a La Reforma trasladó al hospital de Calamar a los siete intoxicados graves, lo mismo que a la víctima fatal, para efectos de la necropsia legal.


Una segunda misión partirá hoy al lugar, que dista del casco urbano casi cuatro horas, por vía fluvial, el río Unilla, para verificar la situación de sanidad en el asentamiento y, también, las posibles afectaciones por la aspersión de glifosato.