Columnistas

2012: Expectativas e Incógnitas
Autor: Rafael Bravo
6 de Enero de 2012


La salida de las tropas norteamericanas de Irak es una promesa cumplida del gobierno Obama, liberando importantes recursos en un momento de grandes dificultades presupuestales.

Será el 2012 un año de grandes expectativas e incógnitas. La lista comienza por lo que pueda pasar con la economía mundial, después de tantas trepidaciones en Europa y la débil recuperación de los Estados Unidos. La Primavera Árabe que se ha extendido por Túnez, Egipto y Libia muy seguramente tocará a las puertas de Siria.


La salida de las tropas norteamericanas de Irak es una promesa cumplida del gobierno Obama, liberando importantes recursos en un momento de grandes dificultades presupuestales. Está por verse si el régimen chiíta podrá gobernar sin la colaboración de los sunitas y kurdos. Irán es sin duda la piedra en el zapato para israelíes y norteamericanos y las aproximaciones de ese país a Latinoamérica, en particular al eje de Caracas, serán la confirmación del alejamiento y deslinde de Washington.


El futuro del Euro y la Unión Europea es uno de los grandes interrogantes que se cierne en el horizonte. La crisis de la deuda que enfrentan varias naciones y los medios para resolverla, conducen a una inevitable recesión que afectará a los Estados Unidos y en particular a las exportaciones chinas que ya representan un tercio del total a esa región.


No está claro si los esfuerzos desplegados por Angela Merkel y Nicolás Sarkozy por hacer que funcione esa unión fiscal, logren aprobarse en los parlamentos de los países miembros y ello produzca una tranquilidad a los mercados.


Por el lado político, habrá procesos electorales a las que se debe mirar con cuidado en el Viejo Continente. Vladimir Putin por primera vez enfrenta las expresiones de inconformidad de millones de jóvenes rusos que exigen algo más que unos comicios plagados de duda.


En Francia los ciudadanos definirán si se quedan con Sarkozy o si optan por el populismo antieuropeo y xenófobo de Jean Marie Le Pen o el socialismo de Francois Hollande.
En America Latina los ojos estarán puestos sobre lo que pueda ocurrir en Venezuela.


Podrá Chávez derrotar a la oposición en unas elecciones libres de contaminación oficial? México atraviesa por un momento de grandes dificultades en su lucha contra el narcotráfico, unas cifras económicas que no generan confianza y una relación bilateral con Estados Unidos muy precaria por el tema migratorio y los efectos de la violencia que se ha venido trasladando a las calles de muchas ciudades norteamericanas.


La campaña electoral en Estados Unidos arrancó en firme con las primarias del partido republicano en Iowa. Mitt Rommey logró un triunfo agridulce pues no logra cautivar mayor entusiasmo entre el electorado del partido republicano. Además, sus constantes cambios de posición en casi todos los temas, lo convierten en un candidato poco confiable.


Su estrategia centrada en Obama pintándolo como un presidente que ha fracasado en estos primeros años, podría terminar por hacer del primer mandatario “un presidente de un solo período”, como repetidamente reiteran los políticos de la derecha.


A nivel interno, el nuevo año podría ser el comienzo de un círculo virtuoso para la economía norteamericana. El mercado laboral muestra signos de recuperación. Los consumidores tienen más dinero disponible. Parece haber pasado la noche negra y la gente salió de compras al final del 2011. No hay que olvidar que la economía de los Estados Unidos depende en un 70 por ciento del consumo.


La esperanza es que con una estabilización del mercado de bienes raíces y unas tasas de interés bajas, el sector de de la construcción muestre algo de reactivación. Finalmente, el sector empresarial dispone de excedentes de caja y de fuentes de financiación que eventualmente se traducen en una mayor contratación.