Largo & Ancho
El Nuevo Siglo, 75 años
Autor: Rubén Darío Barrientos
3 de Febrero de 2011


No puedo ocultar que me encanta El Nuevo Siglo. Yo leo: EL MUNDO, El Colombiano, El Tiempo y el precitado tabloide bogotano que dirige Juan Gabriel Uribe. La Revista Semana dijo una vez que “el Nuevo Siglo no tiene circulación, pero tiene opinión”. Ahí está el secreto de este diario, que esta semana cumplió 75 años de ser fundado, más no de vida ininterrumpida dado que fue objeto de un voraz incendio por la turba del 9 de abril de 1948.

Comenzó bajo la égida de Laureano Gómez y José de la Vega. Luego asumió el mando Álvaro Gómez Hurtado, quien en todos los editoriales reflejaba el talante de un obseso por el rescate de la moral pública. Su actual director, Juan Gabriel Uribe, fue el artífice del cambio de El Nuevo Siglo por El Siglo. Que yo sepa, fue el primer diario del país en transformarse a tabloide, usar fondos de colores en sus páginas y ser un portaestandarte del análisis y la opinión.

Y me quiero detener en este último aspecto, porque las noticias se tratan allí de manera colosal: bajo examen crítico. ¡Es que parece más una revista! Además, su grupo de columnistas ha sido en la última época totalmente variopinto, no obstante el raigambre de su tinte azul conservador. Allí afilan la pluma, personajes como Patricia Lara, Néstor Morales, Vladdo, Hernando Gómez Buendía, Fernando Navas Talero y otros más, bastante ácidos para evaluar los acontecimientos nacionales.

Yo diría que el doctor Guillermo Gaviria Echeverri, director de EL MUNDO y Juan Gabriel Uribe, en la batuta de El Nuevo Siglo, producen los mejores editoriales de Colombia, pero lejos - lejos. De manera característica, Uribe carga una libreta para apuntar ideas, porque éstas le asedian. Le dicen de todo: “godo y moderado; analítico y especulativo, y relevante y provocador”. Es que le caben estos calificativos y otros muchos más. Su inteligencia es prodigiosa y su análisis es hercúleo.

No me explico por qué no ha llegado a un ministerio. A lo mejor porque se mueve mejor en el periodismo y en las letras que en la política. En “Hora 20” de Caracol, es de los más claros y de los que mejor repentizan los temas. En el 2008 dijo que Álvaro Uribe sería ex presidente y candidato en el 2014. No obstante su matiz conservador, El Nuevo Siglo, bajo su dirección, fue profusamente oposicionista a Uribe Vélez.

Bastante peculiar es el hecho de que este diario sea leído por intelectuales, librepensadores y hasta izquerdistas. No obstante su marbete conservador, no respira conservadurismo en sus líneas. Sus comentarios y apreciaciones se han vuelto referencia obligada para el mundo político. Una vez El Tiempo, tan reacio a reconocer logros ajenos, dijo de El Nuevo Siglo: “Es el único en Colombia que se atreve a ejercer un crítica sustentada, permanente y feroz”.

Es todo un movilizador de ideas, este Juan Gabriel Uribe: agradable para hablar, certero para expresarse y coherente con su línea de pensamiento. Por eso, no se cansa uno de escuchar las reflexiones que emite. Hace pocos días escribió en twitter: “Cómo puede ser posible que en los “chats” digan lo que digan y nadie los demanda”. Su locuacidad tiene imán, pero sobre todas las cosas, lo más admirable es que su independencia y su hondura, le han permitido redondear verdades periodísticas, reconocidas hoy de sobra.

El Nuevo Siglo está de cumpleaños. Son 75 velitas, que están 25 por debajo de El Tiempo. Para el centenario periódico que conduce Roberto Pombo, va una felicitación cálida y para el diario que dirige Uribe, entrego mi mensaje de admiración, de agradecimiento por la savia de sus esbozos y de enorme fidelidad por su manufactura, tan interesante como sesuda. Este es un producto demasiado bueno, que merece más lectura y mayor abrigo. ¡Loor a sus timoneles!