Internacional

Acuerdan tres mesas de trabajo y reuniones más seguidas en Venezuela
25 de Abril de 2014


En esta tercera reunión los representantes opositores escucharon a los familiares de las víctimas del fallido golpe de Estado de abril 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez, según lo acordado para la ley de Amnistía.


EFE


La tercera reunión entre el Gobierno venezolano y la oposición, en el marco del diálogo para buscar una salida a la crisis política que vive el país, se cerró hoy con la creación de tres mesas de trabajo y el acuerdo de reunirse más de una vez por semana para agilizar las decisiones.


El grupo de trabajo para la formación de la Comisión de la Verdad que investigará los hechos violentos ocurridos en el país desde el pasado 12 de febrero y la mesa que tratará la propuesta de una ley de Amnistía, que el Gobierno rechaza, junto con los casos de los que la oposición tilda de "exiliados políticos" serán dos de estas.


Así lo informó al término de la reunión el secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, que además reveló que habrá otra mesa más donde se abarcarán temas de descentralización de competencias en gobernaciones y alcaldías.


Aveledo indicó que se acordó con los representantes gubernamentales hacer estas mesas para ir preparando las reuniones semanales, en las que se cuenta con la presencia "de buena fe" del nuncio vaticano y cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).


 


"Hay una común conciencia (...) de que hay que producir resultados, de que hay que avanzar más rápidamente", sostuvo.


"Los escuchamos con muchísimo respeto, que fue una conversación para nosotros muy interesante, muy importante en la perspectiva humana y venezolana", comentó Aveledo.


"El sentido de esta lucha y de los diálogos es que esa dolorosa experiencia vivida por los venezolanos no se repita jamás (...) no importa su opción política, no importa su posición en el debate nacional", añadió.


Al respecto, Aveledo agradeció a la canciller colombiana, María Ángela Holguín, que expusiese la experiencia de su país con el conflicto interno.


"Para ponernos a todos de manifiesto, para hacernos a todos pensar", señaló Aveledo.


"El camino del diálogo es un camino difícil, hay muchos desacuerdos que fueron los que nos trajeron a esta situación (...) pero es un camino indispensable, insustituible", finalizó.


"Coincidimos con Ramón Guillermo Aveleado (...) debemos hacer todos los esfuerzos para evitar que se repitan situaciones como la del 11 de abril del año 2002, que más nunca haya un golpe de estado en este país", dijo a su turno el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza.


El vicepresidente, que ofreció la palabra a las víctimas del golpe para que expresaran su postura contraria a la ley de amnistía, indicó que se va a "persistir" en el camino del diálogo "en procura, no de pactos, sino de acuerdos y agendas de trabajo compartidas en el país, y del diálogo para procurar la justicia sin impunidad".


"Nosotros seguiremos empeñados en construir el camino del diálogo, procurar la paz en justicia y seguir el camino de la paz", agregó.


Venezuela vive desde el pasado 12 de febrero una serie de protestas antigubernamentales, encabezadas por estudiantes y oposición, que en ocasiones se han vuelto violentas y que a día de hoy dejan un saldo de 41 muertos y más de 650 heridos y que han propiciado estos diálogos.