Economía

The Niño now impacts agricultural production with force
El Niño ya impacta con fuerza producción agrícola
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
8 de Octubre de 2015


Cosechas más pobres y con frutos de menor tamaño ya se están evidenciando en alimentos que se sembraron antes de la llegada del fenómeno climático al país.


Foto: Cortesía 

La labor de siembra se ha retrasado por la intensa sequía. 

El Niño ya llegó, y aunque no ha empezado con toda su intensidad ya sus consecuencias en el agro colombiano se hicieron sentir con la afectación de 52.000 hectáreas de manera directa, así como la reducción de la calidad de la cosecha en papas, hortalizas y verduras. Sin embargo, el mayor impacto lo espera el sector agrario y las autoridades en el primer trimestre de 2016.


Históricamente en los meses de octubre, noviembre y mediados de diciembre, se presenta la segunda temporada de lluvias del año. Durante este tiempo, la cantidad y frecuencia de las precipitaciones es mayor en el territorio nacional y suelen estar acompañadas de tormentas y vendavales, pero este año eso no se cumplirá, indicó oficialmente el Ministerio del Ambiente. Su propio titular, Gabriel Vallejo, alertó que la sequía producida por el fenómeno climático de El Niño que golpea a Colombia, “va a ser de lejos la peor que el país ha sufrido”.


Vallejo tomó en cuenta la información dada por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) que señaló este martes que El Niño alcanzó la categoría de “fenómeno fuerte” en Colombia, con lo que se espera que genere un déficit de lluvias superior al 60% en los próximos meses.


En el mercado de alimentos mayoristas ya se ha sentido el déficit de algunos alimentos, lo que lleva al aumento de precios según indica el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa), dado por el Dane. 


En él se señaló que en septiembre subieron los precios mayoristas del tomate de árbol por la reducción de la oferta procedente de Antioquia, Nariño y Boyacá. De igual forma en los tubérculos, la poca disponibilidad de papa criolla limpia procedente del altiplano cundiboyacense, Nariño y Valle del Cauca ocasionó el alza. 


Una de las primeras en advertirlo fue la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), que informó el 18 de septiembre que tras una rigurosa revisión realizada de los efectos que ha tenido el fenómeno meteorológico, 90.000 hectáreas productivas, equivalentes a 18% del total del parque cafetero, se han visto afectadas en algún grado.


El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, ha explicado que el efecto más notable del fenómeno es que, aunque no reduce dramáticamente la oferta agrícola, sí disminuye la calidad de los productos.


Rafael Hernández, gerente general de Fedearroz, explicó que actualmente hay problemas en los departamentos de Tolima y Huila porque no ha llovido ya que no hay caudal suficiente en los ríos. “Están atrasadas las siembras en esta región y si en todo el mes de octubre no llueve seguramente no se va a poder sembrar”. Pero eso no impactaría la disponibilidad ni los precios del grano para lo que resta del año. “Lo que se estaría afectando es el primer y segundo trimestre del año entrante” puntualizó Hernández.


“Los departamentos más productores de papa son Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia y en todos ellos se está sintiendo el verano producto de El Niño de una manera bastante drástica e intensa” señaló Marco Cabezas, gerente técnico de Fedepapa.


Comentó que se ha reducido a tal punto la cosecha que las áreas de producción han disminuido en un 30-35% la expectativa de áreas sembradas nuevas para este segundo semestre. “Muy posiblemente con menor producción los precios van a ser mucho más altos, especialmente entre enero y mayo de 2016”.


El otro factor, explica Cabezas, es el impacto que están teniendo los cultivos ya establecidos, y eso tiene que ver con una menor oferta de agua. “Por tanto de aquí a diciembre sí se va a ver mucha más afectada la oferta porque ya vienen cultivos adelantados que requieren más agua y está escasa”.


“Pero tenemos otro problema. Cuando hay sequía se disparan las plagas, y al hacerlo disminuye la calidad del producto. Entonces así se tenga una cosecha normal en cantidad, la calidad se disminuye y hace que se eleve el costo de producción porque el consumidor no va a encontrar papas en el mercado” apunta el federativo.


“En octubre ya se ha empezado a sentir. El valor de la producción del bulto de papas (saco de 50 kilos) que valía hace un mes entre $20-25.000, hoy en día lo podemos tener en $30-32.000, y es muy posible que bajo esa tendencia podamos tener incrementos mayores para finales de octubre y principios de noviembre”. 


En lo referido al banano, aún el impacto de El Niño no se ha sentido. Incluso en  los momentos actuales los productores están cosechando un 5% más que en el mismo mes del año pasado, señaló el presidente de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), Juan Camilo Restrepo. 


Indicó Restrepo que en los últimos 15 días ha habido mayor viento en las zonas de siembra, pero nada que lamentar. “La afectación se espera para el primer trimestre de 2016, cuando ya estén a punto las plantas que en este momento tienen tres meses” indicó. Las consecuencias se esperan por el lado de una reducción en los racimos, por ende en las cantidades cosechadas debido a la escasez de agua.


Sin embargo, para Álvaro Palacio, gerente de Asohofrucol, gremio que representa a los productores de frutos y hortalizas del país, la situación para el sector que representa es grave, aunque varía dependiendo de la zona del país que se analice. “En el Caribe hay pérdidas de cosecha de hasta 55% en el caso del plátano”.


“La producción de piñas, cítricos, plátano, mango, aguacate, ají y el ñame, entre otros presenta pérdidas en el Caribe, a excepción del departamento de Córdoba. Además se han ido secando los árboles de mango por la presencia de un hongo producto de la sequía” comentó Palacio.


Para este sector mes a mes la situación se va poniendo peor, “el impacto ya se generó pero los resultados se verán a futuro”, dijo categórico el representante gremial.


Los departamentos más afectados son Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Nariño, el Cauca, Valle, puntualizó.



Importaciones

Ante la subida de la inflación, jalonada especialmente por el costo de los alimentos, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, anunció que defenderá el “bolsillo” de consumidores y productores y no permitirá especulación en los precios. Así mismo, anunció importaciones de maíz y arroz para asegurar el abastecimiento, según indicó en boletín de prensa su despacho.


Explicó que “el país es deficitario en arroz y maíz, por eso autorizaremos las importaciones siempre y cuando esto no afecte los precios de compra de los productores nacionales, que en el caso del arroz están entregando su cosecha”. Indicó que en noviembre, cuando termine la recolección de la producción nacional se autorizará la entrada del cereal.


También argumentó: “Lo que hemos logrado en este año es un acuerdo de cadena, en enero el alza en el precio del arroz fue del 80%, hoy lo tenemos controlado en el 22%, lo que estamos buscando es un precio justo para los productores y el beneficio para el ama de casa”.