Fútbol colombiano

Next to last step to disputing the top of the world
Penúltimo paso para disputar la cima del mundo
Autor: Juan Felipe Zuleta Valencia
13 de Diciembre de 2016


En la madrugada de mañana (5:30 a.m.) Nacional buscará regresar a una Final del mundo luego de 27 años. El hipotético escenario ante el Real Madrid atrae como un imán, pero primero tendrán que vencer al Kashima,



Felipe Aguilar se convirtió en una fortín defensivo pese a su juventud. Hoy es un inamovible de la formación titular.

Los grandes lo cuentan con tanta pasión que parece una historia fantástica, una epopeya con un final adverso para los heroicos jugadores Verdolagas. Pero también es una historia remota, la cual sólo existe en la percepción de los hinchas jóvenes como unas borrosas imágenes en YouTube y un orgullo etéreo que, aunque no se vivió, se siente como propio.


Pues bien, los hinchas pertenecientes a las generaciones posteriores a la Intercontinental ante el Milan, están cerca de vivir en carne propia lo que se siente ver a Nacional en una Final del mundo. Es un momento que desvela y causa ansiedad, pero que todavía es lejano, porque antes, los hombres del profesor Reinaldo Rueda tendrán que superar al Kashima Antlers, un incómodo anfitrión que llegó a la Semifinal de este Mundial por ser el campeón japonés y superar luego a dos campeones continentales en las fases previas. Y ahora quiere dar el golpe.


Pero Nacional no quiere sorpresas, y fiel a su estilo metódico, Reinaldo Rueda planificó de forma minuciosa los posibles escenarios en la Semifinal. Por lo tanto, conoce las bondades del Kashima y, al menos en la previa, al Verde no lo tomarán con los pantalones abajo. “Kashima tiene buen juego, colectividad, contundencia y la fortaleza de ser locales, de no haber viajado y conocer la cancha”, expresó el estratega Verdolaga y quien además resaltó la capacidad de adaptación del equipo nipón y la variedad de recursos que tienen para enfrentar a diferentes rivales: “Ese juego ante Auckland también fue muy importante para el Kashima tanto en el trámite como el resultado, contra el Mamelodi fue otro estilo pero al final se impuso. Son muy contundentes, tienen la fortaleza de ser locales, es una ventaja que la aprovechan (…) Es un equipo muy bien estructurado, muy competitivo e intenso, sobre todo en el juego aéreo por la rapidez con que atacan el balón”, complementó Rueda.


Y aunque las precauciones y el respeto por el rival es tarea de primer orden en Nacional, Reinaldo sabe que la principal virtud del equipo en busca de la histórica Final será cuidar su estilo y mantener la esencia que los llevó hasta el otro lado del planeta: “Nacional tiene que reafirmar su fortaleza, ser fiel al orden, la posesión y circulación del balón, y ser eficaces”, dijo.


En medio del penetrante frío y el par de atardeceres interminables bajo los cuales ha entrenado el equipo, el guía Verdolaga les ha recalcado a los jugadores que más allá de los aspectos puntuales del juego, lo importante es que cada uno de ellos disfrute este momento y lo viva con la intensidad y responsabilidad con las que deben asumirse las cosas que sólo pasan una vez en la vida. Ese mensaje ha calado en el equipo.


Y ese sentir de los jugadores es el mismo que se percibe en la mayoría de los hinchas y también en la ciudad; estar en la antesala de algo que supera lo deportivo. Tema obligatorio en los comedores de las casas, cafeterías, esquinas, parques, lugares de trabajo. Una oportunidad perfecta para que reviva el recuerdo de quienes presenciaron ese eterno Nacional–Milan en 1989, un partido que durante 27 años fue el momento cúspide del equipo, y ahora está a 90 minutos (o 180 si las cosas ante Kashima se complican) de compartir ese lugar en lo más alto, como los momentos más importantes en la historia del Verde.


En gran parte de Medellín y el país, esta noche será un largo suplicio y el sueño difícilmente podrá mitigar la ansiedad. La hinchada aspira a que la madrugada de mañana sea apenas la mitad de una angustiosa espera que se prolongue hasta el domingo, para que ver a Nacional en una Final del mundo deje de ser una leyenda recreada y se convierta en una vívida realidad.


El récord de Rueda


Reinaldo Rueda se convertirá mañana en el entrenador colombiano con mayor número de apariciones en torneos Fifa; con el Mundial de Clubes, Reinaldo alcanzará su quinta participación en competencias orbitales, luego de dirigir a la Selección Colombia Sub-20 en mundiales de 1993 y 2003. Además de Sudáfrica 2010, con Honduras y Brasil 2014 dirigiendo a Ecuador.


Alexis Henríquez en la cima de su carrera se pone el reto de liderar en la cancha a un grupo de hombres que buscan la gloria máxima.


Pero Nacional no quiere sorpresas, y fiel a su estilo metódico, Reinaldo Rueda planificó de forma minuciosa los posibles escenarios en la Semifinal. Por lo tanto, conoce las bondades del Kashima y, al menos en la previa, al Verde no lo tomarán con los pantalones abajo. “Kashima tiene buen juego, colectividad, contundencia y la fortaleza de ser locales, de no haber viajado y conocer la cancha”, expresó el estratega Verdolaga y quien además resaltó la capacidad de adaptación del equipo nipón y la variedad de recursos que tienen para enfrentar a diferentes rivales: “Ese juego ante Auckland también fue muy importante para el Kashima tanto en el trámite como el resultado, contra el Mamelodi fue otro estilo pero al final se impuso. Son muy contundentes, tienen la fortaleza de ser locales, es una ventaja que la aprovechan (…) Es un equipo muy bien estructurado, muy competitivo e intenso, sobre todo en el juego aéreo por la rapidez con que atacan el balón”, complementó Rueda.


Y aunque las precauciones y el respeto por el rival es tarea de primer orden en Nacional, Reinaldo sabe que la principal virtud del equipo en busca de la histórica Final será cuidar su estilo y mantener la esencia que los llevó hasta el otro lado del planeta: “Nacional tiene que reafirmar su fortaleza, ser fiel al orden, la posesión y circulación del balón, y ser eficaces”, dijo.


En medio del penetrante frío y el par de atardeceres interminables bajo los cuales ha entrenado el equipo, el guía Verdolaga les ha recalcado a los jugadores que más allá de los aspectos puntuales del juego, lo importante es que cada uno de ellos disfrute este momento y lo viva con la intensidad y responsabilidad con las que deben asumirse las cosas que sólo pasan una vez en la vida. Ese mensaje ha calado en el equipo.


Y ese sentir de los jugadores es el mismo que se percibe en la mayoría de los hinchas y también en la ciudad; estar en la antesala de algo que supera lo deportivo. Tema obligatorio en los comedores de las casas, cafeterías, esquinas, parques, lugares de trabajo. Una oportunidad perfecta para que reviva el recuerdo de quienes presenciaron ese eterno Nacional–Milan en 1989, un partido que durante 27 años fue el momento cúspide del equipo, y ahora está a 90 minutos (o 180 si las cosas ante Kashima se complican) de compartir ese lugar en lo más alto, como los momentos más importantes en la historia del Verde.


En gran parte de Medellín y el país, esta noche será un largo suplicio y el sueño difícilmente podrá mitigar la ansiedad. La hinchada aspira a que la madrugada de mañana sea apenas la mitad de una angustiosa espera que se prolongue hasta el domingo, para que ver a Nacional en una Final del mundo deje de ser una leyenda recreada y se convierta en una vívida realidad.


El récord de Rueda


Reinaldo Rueda se convertirá mañana en el entrenador colombiano con mayor número de apariciones en torneos Fifa; con el Mundial de Clubes, Reinaldo alcanzará su quinta participación en competencias orbitales, luego de dirigir a la Selección Colombia Sub-20 en mundiales de 1993 y 2003. Además de Sudáfrica 2010, con Honduras y Brasil 2014 dirigiendo a Ecuador.




Resultados de clubes sudamericanos en Semifinal del Mundial de Clubes




“Es una verguenza”

¿Que el fútbol colombiano está representado por Nacional en el Mundial de Clubes? No hablarán del mismo fútbol que arrinconó al equipo y lo obligó a jugar la Semifinal de la Liga con un grupo de adolescentes, mientras el equipo principal intenta hacer algo histórico para el país y el continente.


¿Que Jorge Perdomo, presidente de la Dimayor, declaró sentirse absolutamente orgulloso de lo hecho por Nacional? No hablarán del mismo presidente que hizo caso omiso a las peticiones del equipo Verde y decidió continuar con un torneo desvirtuado y carente de gallardía deportiva por parte de los clubes, para respaldar a un rival que tenía semejante contingencia como lo es un evento mundial al otro lado del mundo.


“Es una verguenza”, fueron las únicas palabras que Reinaldo Rueda declaró ante semejante despropósito. 


El mensaje de Dimayor y los equipos colombianos fue claro. Nacional lo asume y sigue adelante. Si después de tanto que ha pasado lo único que le importa a muchos en el fútbol es ganar a toda costa, es porque no han aprendido nada.




ABC del Kashima, rival del Verde

El Kashima Antlers tiene 69 años de historia; es uno de los equipos fundadores del fútbol japonés y el máximo ganador en la Liga nipona con ocho estrellas. (También es el único tricampeón en Japón con los títulos logrados en 2007, 2008 y 2009).


Aunque hoy representa a la ciudad del mismo nombre, durante sus primeros 28 años pertenecieron a la ciudad de Osaka (donde se jugará el partido mañana).


La historia del equipo está estrechamente ligada a Zico, el astro brasileño, que en 1992 llegó al equipo, lo ayudó a ascender de categoría, se retiró y asumió como entrenador y lo convirtió en el gigante japonés que es hoy.


Gracias a la indisoluble relación con Zico, el Kashima siempre ha mantenido cierto aire brasileño, tanto por su estilo de juego como por la cantidad de jugadores de esa nacionalidad que han jugado en el club.


Luego de un reajuste administrativo, el equipo recuperó la solidez, ganó la Liga en 2015, después de seis años sin lograrlo, y ahora aspira a dar el golpe y meterse a la Final del Mundial.