Una propuesta de salvamento empresarial

Autor: Juan Esteban Sanín Gómez
21 marzo de 2020 - 12:34 AM

Que se le permita a la empresa privada la suspensión masiva de los contratos laborales o la terminación de los mismos y que estas personas suspendidas o despedidas, entren, inmediatamente, a ser empleados del Estado con un salario que permita su subsistencia

Medellín

Vivimos tiempos especialmente difíciles, tiempos atípicos que requieren soluciones transitorias extraordinarias. El Gobierno tiene una tarea titánica de salvar la empresa privada como motor de la economía colombiana. Esta tarea no es fácil y requiere de rapidez y determinación.

Lea también: Declaratoria de emergencia económica, ¿qué estamos esperando?

En los últimos días se han conocido múltiples circulares del Ministerio de Trabajo donde se indica que se prohíbe la suspensión de los contratos de trabajo y los despidos colectivos y que invitan a las empresas a hacer uso de otros mecanismos extraordinarios para preservar el trabajo tales como el teletrabajo, las jornadas laborales flexibles, las vacaciones anticipadas (acumuladas o colectivas) y licencias no remuneradas. Además, ha dicho que las decisiones laborales tomadas por empleadores serán fiscalizadas durante la emergencia sanitaria presentada por el covid-19.

No puede pretenderse que, ante esta calamidad económica y social, la responsabilidad de la preservación del empleo recaiga sobre la empresa privada, máxime cuando esta es la que más perjudicada se ha visto con el cierre. Si se quiere conservar la misma, el Gobierno tiene que permitir la reducción sustancial de la fuerza laboral para que las empresas puedan llegar a un nivel de costos sostenible que permita su preservación. De lo contrario, todas las empresas de Colombia estarían llamadas a desaparecer y sólo quedaría el caos y la miseria.

La propuesta entonces es la siguiente: que se le permita a la empresa privada la suspensión masiva de los contratos laborales o la terminación de los mismos y que estas personas suspendidas o despedidas, entren, inmediatamente, a ser empleados del Estado con un salario que permita su subsistencia (mínimo vital). Dada su condición de empleados de alguna dependencia estatal, su labor sería permanecer en sus sitios de residencia (para contener el contagio), educar a sus hijos en su sitio de residencia, cuidar que el orden público en su vecindario se preserve alertando novedades permanentemente a las autoridades de control y servir de líderes comunitarios para superar esta calamidad. Por supuesto que esta contratación masiva costará una plata grande, pero para eso el Estado tiene reservas y líneas de crédito internacional y puede, como medida de contingencia, hacer uso de los recursos que hasta la fecha hayan recaudado las Cajas de Compensación Familiar, las Cámaras de Comercio entre otras entidades que reciben y han recibido (durante épocas de normalidad) pagos del empresariado.

Le puede interesar: El buen capitalismo y la intervención del Estado en la empresa privada

Los grandes problemas requieren grandes soluciones. De nada sirve poner en este momento a la industria privada como garante de la preservación del trabajo si ello ha de conducir, necesariamente, a su extinción. El presidente del El Salvador contrató a todos los restaurantes del país para que siguieran operando y suministraran comida, vía domicilio, a las personas más necesitadas. Esa medida conduce a la preservación del empleo y a la contención del hambre, que sería fuente de caos.

Necesitamos medidas urgentes y de choque, y esta puede ser una de ellas.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Juan
Juan
2020-03-21 15:44:24
HERMOSA MUESTRA DE EGOÍSMO Y AVARICIA EMPRESARIAL. HAN CONSEGUIDO RIQUEZA DE CUENTA DE SUS EMPLEADOS POR AÑOS, Y ANTE UNA CRISIS MUNDIAL LO FÁCIL ES DEVOLVERLE LOS PROBLEMAS AL ESTADO. LEY DEL EMBUDO PURA, CRUEL Y CON NADA DE INTELIGENCIA

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Mundo Estudiantil /

Personas de Medellín en extraedad se quedan sin educación en 2020-2

Con el argumento de no haber recibido los recursos del Gobierno Nacional para el pago a los maestros de las...
3
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
4
Religión /

Una propuesta en pandemia y después

Algunos biblistas consideran que la explicación del Reino de los cielos como una mujer que mezcló la...
5
Columnistas /

¿Qué pasa con la salud en Colombia?

La salud de los colombianos se encuentra en estado grave, incluso en no pocos casos, requiriendo atención...
6
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.