La salud y la demanda insaciable

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
29 julio de 2019 - 09:05 PM

Al estar alerta ante aquellas confusiones estaremos también en capacidad de intervenir en el mejoramiento de las condiciones de la salud.

Medellín

Carlos Alberto Gómez Fajardo

Es muy frecuente en los medios de opinión y de información masiva (también en ámbitos académicos) la deliberada confusión de salud con economía. Muchas noticias que dicen referirse a la situación de salud en realidad hablan de cuestiones de contabilidad: colosales cifras, multimillonarias defraudaciones financieras, análisis de costos-beneficios, pobres y atrasados salarios de personal sanitario, agobiantes situaciones financieras de instituciones de prestación de servicios, presupuestos, normatividades de investigación y desarrollo de aplicaciones comerciales de drogas, tecnologías y dispositivos médicos. Un escenario de negociaciones, de poderes, de oferta y demanda. No en vano se sabe, por ejemplo, que las “big pharma” (las principales industrias farmacéuticas) ocupan los primeros lugares en los registros de entidades financieras a nivel global, con su correspondiente y colosal ejercicio de poder gubernamental. Todo lo anterior tiene relación con salud, pero claramente, no es salud.

Lea también: Salud y mercadeo de ilusiones

En una valiosa obra, ¿Cuánto es suficiente?, al referirse a los elementos de la buena vida, R. Skidelsky y E. Skidelsky, consideran unas sensatas aproximaciones sobre lo que en criterio de estos autores es la vida deseable, la vida humana digna de ser deseada, con lo que acertadamente denominan “bienes básicos”. Cada uno de ellos merece reflexión pertinente: salud, respeto, seguridad, relaciones de confianza y amor, personalidad, armonía con la naturaleza, amistad y ocio.

Estos autores, de modo muy inteligente, destacan algunas ideas relacionadas con el bien de la salud, con rigor y método escriben: “…En última instancia, esta asimilación de la medicina a la carrera de ratas de la economía representa la destrucción de la misma idea de la buena salud. Si todos los estados del cuerpo pueden considerarse defectuosos respecto de algún otro estado preferido, entonces todos estamos, en cierto sentido, permanentemente enfermos. El mundo se convierte, como pronosticó Goethe, en un inmenso hospital, en el que todos somos enfermeros de los demás. Es más, cuando la demanda de la salud es insaciable, los gastos médicos aumentan al ritmo de los ingresos, o incluso, a un ritmo superior, manteniéndolos ligados a la rutina trabajo/crecimiento”.

Vale la pena estar alerta ante las deformaciones -que generalmente por razones de poder, de dinero, de conflictos de interés- a las que se acude cuando se tocan temas relacionados con la salud. No se “compra” la salud. Nada la “garantiza”. Al incurrir en esas quimeras se viven y hacen carrera habilidosos sofismas que enriquecen a unos pocos y engañan a muchos. Salud no es comercialización de la salud, no es la medicina de deseos, no es la aplicación acrítica de tecnologías, no es medicalización de la vida normal, no es comercialización ni política al servicio de unos y en desmedro de otros.

Le puede interesar: Dos médicos humanistas: Pellegrino y Kass

La salud es un bien de carácter superior y diferente a todo lo anterior. “Equilibrio de potencias” lo denominaron los griegos racionalistas unos siglos antes de nuestra era. En lo práctico e individual el gran cirujano francés René Leriche lo expresó de bello modo: “… la salud es la vida vivida en el silencio de los órganos”. Estas definiciones son también aproximaciones, pero menos inexactas que la maraña de conflictos e ideologías en las que se ha degradado el sentido de la palabra. Al estar alerta ante aquellas confusiones estaremos también en capacidad de intervenir en el mejoramiento de las condiciones de la salud. Nos ocuparemos entonces de lo que realmente importa, no de la puesta en marcha de los rendimientos financieros de los diferentes actores de una –como bien lo dicen los Skidelsky- carrera de ratas de la economía.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Boris Johnson
Columnistas /

Reino Unido a la deriva populista

Clubes de ciencia
Columnistas /

Modelos educativos para estudiantes que no existen

Cardenal José de Jesús Pimiento
Columnistas /

"A los pies del padre"

Lavadoras de oro en el rio Medellín
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 15

Medellín
Columnistas /

Volver a hacer la ciudad, Presencia de la postmetrópolis

Artículos relacionados

Diagnósticos, presupuestos y mercados
Columnistas

Diagnósticos, presupuestos y mercados

Los prestadores de los servicios médicos gozan de una autonomía y capacidad de operación que controla fenómenos como la iatrogenia, el exceso e inadecuado uso de...

Lo más leído

1
Palabra & Obra /

Detrás del mostrador

En los versos de Carriego, la mujer que está detrás del mostrador es una alegoría de las sirenas, no...
2
Columnistas /

Modelos educativos para estudiantes que no existen

El mundo digital hoy les está pidiendo a las instituciones de educación que centren su atención en...
3
Columnistas /

"A los pies del padre"

Su lucidez mental decantada, crecía con los años. Era inversamente proporcional a la fragilidad de su cuerpo
4
Columnistas /

Historia de Medellín a cuentagotas 15

Las principales actividades económicas en la villa de Medellín en la Colonia eran la minería, el...
5
Columnistas /

Francisco de Roux: la épica de la verdad

Las conversaciones de la Comisión de La Verdad con todos los actores, los incrédulos, los que asumen que...
6
Columnistas /

Volver a hacer la ciudad, Presencia de la postmetrópolis

Para determinar lo que llamaríamos nuestro inmediato futuro es necesario primero conocer nuestra realidad...