La protesta y su abuso

Autor: José Gregorio Hernández Galindo
28 septiembre de 2019 - 12:03 AM

La violencia, el abuso, el bloqueo de vías, el perjuicio a la comunidad, la amenaza y la agresión contra los ciudadanos, la destrucción y la obstrucción... no hacen parte de la libertad de expresión, ni de la libertad de reunión, ni del derecho a la protesta

Bogotá

José Gregorio Hernández Galindo

Durante la semana que termina, en varios lugares del país –particularmente en Bogotá- conductores informales iniciaron una protesta contra las autoridades de tránsito por la aplicación de las normas legales vigentes, según las cuales la reincidencia en las infracciones es sancionada con la suspensión o cancelación definitiva de la licencia de conducción.

Lea también: Un propósito nacional, la defensa de la vida

Como lo expresamos en columna radial, desde el comienzo nos pareció equivocado el procedimiento escogido por los organizadores de las marchas, pues en el sistema jurídico existen vías para poner en tela de juicio la validez de las normas ante los tribunales y para reivindicar los derechos si son violados en casos particulares mediante actos administrativos sancionatorios. De hecho, sabemos que una abogada ha presentado demanda de inconstitucionalidad ante la Corte Constitucional contra las disposiciones legales pertinentes. Pero si, en gracia de la discusión, la protesta hubiese sido la vía para pedir la modificación o derogación de las normas, ella ha debido desarrollarse en forma pacífica, como lo prevé la Constitución. No fue así, y, por el contrario, las marchas degeneraron en inaceptable perturbación del orden público.

A la protesta de los conductores se unió la de estudiantes de universidades públicas, como la Distrital de Bogotá y la Pedagógica, quienes –apoyados por universidades privadas como la Javeriana- denunciaban problemas de corrupción en el interior de las mismas. En algunas de estas marchas surgió innecesaria y reprochable violencia, como desplegada en las proximidades de la Universidad Pedagógica.

La violencia, el abuso, el bloqueo de vías, el perjuicio a la comunidad, la amenaza y la agresión contra los ciudadanos, la destrucción y la obstrucción... no hacen parte de la libertad de expresión, ni de la libertad de reunión, ni del derecho a la protesta, garantizados en la Constitución y en los Tratados Internacionales. Por el contrario, desacreditan y perjudican cualquier movimiento.

Las garantías institucionales y la protección recaen sobre el ejercicio válido y lícito de los derechos, no sobre su abuso.

Como resulta del artículo 95 de la Constitución, todo derecho tiene por contrapartida los deberes y las responsabilidades. Toda persona tiene los derechos, asegurados por las normas y las autoridades, pero sobre la base de que los ejerza sin romper el orden jurídico, sin vulnerar los derechos de los demás, sin perturbar el orden público, sin dañar los bienes públicos o privados, sin violencia, dentro de criterios razonables y con el debido respeto a la sociedad.

Le puede interesar: Acuerdo de paz, errores en serie

Desde luego, las autoridades de policía tienen que reaccionar ante la violencia y capturar a quienes la provocan y practican. Pero a su vez no pueden incurrir en el uso indebido, desmedido y excesivo de la fuerza, como infortunadamente ocurrió en Bogotá, cuando las fuerzas policiales invadieron los predios de la Universidad Javeriana y atacaron con gases a estudiantes pacíficos e incluso al Hospital San Ignacio.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Edgar
Edgar
2019-09-28 10:46:43
Me parece justo y razonable el articulista. Tenemos derechos , y también deberes, que a veces se diluyen entre ciertas manifestaciones convocadas con la secreta intención de causar el caos.

Destacados

Muerte de Julián Andrés Urrego
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

Coomeva
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Mina didáctica de Amagá
Columnistas /

Minería 2019

Federico Gutiérrez
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Paro en Medellín
Columnistas /

Fijar objetivos

Artículos relacionados

Sergio Zuluaga
Columnistas

El respeto, base de la convivencia

Las bases falsas a las que nos estamos acostumbrando - en esta y en otras materias - amenazan con destruir nuestra organización democrática.

Lo más leído

1
Columnistas /

Salud... ¡salud!

Cabe preguntar cómo es posible que una EPS como Coomeva, abocada a una crisis financiera que la tiene casi...
2
Columnistas /

La tragedia de la calle Barranquilla

¿Quién es responsable de esa tragedia? La víctima es, en parte, culpable de lo ocurrido. Los otros...
3
Columnistas /

¿¿Qué nos deja señor alcalde??

Nos llena de nostalgia el recuerdo de alcaldes con visión y formación de estadistas como Jorge Valencia...
4
Columnistas /

Minería 2019

Sería muy importante realizar una evaluación integral del ejercicio de prospectiva realizado por la UPME...
5
Columnistas /

Fijar objetivos

Habría que preguntarle a los organizadores y promotores del paro nacional si sí han logrado lo que...
6
Artes Plásticas /

El grabado antioqueño se exhibe en Washington 

Una selección de los artistas participantes en el Encuentro de grabadores 2018 realizado en Medellín...