La docencia: noble e invaluable labor

Autor: Héctor Jaime Guerra León
20 mayo de 2020 - 12:00 AM

La esencial virtud de la docencia, del educador, no es simple y llanamente la de transferir conocimientos, es inspirar cambios en la mentalidad de la gente.

Medellín

Científicamente está demostrado que materia y conocimiento están permanentemente en trasformación, en constante evolución. Los cambios de la materia, obviamente se deben a múltiples y sorprendentes fenómenos de la naturaleza que no vamos a poder analizar ahora; pero el cambio y/o avance del conocimiento indudablemente se produce como consecuencia directa de los procesos de aprendizaje que el ser humano va entronizando durante su existencia, mientras va aconteciendo su ciclo vital, en su transcurrir existencial, en su intercambio y contacto con el medio en que se vive e interactúa.

Lea también: Ante nuevos retos, liderazgos renovados

Desde el aparecimiento de la humanidad misma (homo sapiens), podría decirse que se inicia el proceso de enseñanza-aprendizaje que, como lo dijo el gran estudioso de estos temas Emilio Durkheim, “la educación, es el proceso a través de la cual se aprende el conocimiento, es la trasferencia de experiencias y de saberes de los adultos a las generaciones jóvenes”. Educar es enseñar al individuo a asumir adecuadamente el proceso de inserción al mundo, aprendiendo a vivir y ser útil en su entorno comunitario y social.

Inmensa significación tienen, en el proceso de aprehensión de conocimientos, las formas y métodos que el ser humano ha venido implementado y perfeccionando para que cada día sea más integral, dinámico, universal y productivo el binomio enseñanza-aprendizaje. Una de esas estrategias, sin duda alguna, es la docencia, noble profesión que -de generación en generación- ha venido formando y fortaleciendo al hombre, entregándole los más esenciales instrumentos y saberes que se requieren para poder vivir en comunidad y poder enfrentar con éxito los distintos retos y exigencias que los seres humanos de manera individual y/o colectiva nos hemos propuesto como formas de vida, como metas y/o como simples formas de entender y comprender el mundo, sus fenómenos y el medio en el que día a día nos desenvolvemos.

Sea cual fuere el grado de educación o formación en que nos encontremos, es innegable que de alguna manera hemos tenido que contar con el apoyo y la sublime misión de aquellos -muchas veces ignorados e ingratamente valorados- que tanta significación, méritos y atributos le han aportado al proceso de desarrollo y crecimiento social, político, económico e institucional de nuestra nación y del mundo entero. La esencial virtud de la docencia, del educador, no es simple y llanamente la de transferir conocimientos, es inspirar cambios en la mentalidad de la gente.

La misión fundamental y básica de la importante profesión de la docencia, es trascender, es ir más allá de los meros enunciados  y brindar la posibilidad de que los educandos; es decir, quienes se están formando, puedan de una manera didáctica y clara, extraer, aprender a expresar de lo que reciben lo mejor, lo más recomendable y propicio para su crecimiento individual y colectivo. Es aprender a vivir con honestidad y a sortear -lo mejor posible- las inmensas dificultades que se pueden presentar en un medio tan hostil y difícil como el que se pone de presente en un país- sistema social y político tan injusto e inequitativo como el nuestro.

La docencia es, incuestionablemente, una de las más trascendentales y útiles tareas a las que se pueda dedicar un ser humano y, entre ellos, están aquellos a quienes, por lo que son y han significado para nosotros y para el bienestar de nuestras instituciones y de toda la sociedad, tenemos el deber de considerarlos nuestros maestros. Con razón siempre se ha dicho en el proceso de aprendizaje que un verdadero maestro es aquel que permite sin egoísmos ni vanidad alguna- con sus enseñanzas y conocimientos- que sus discípulos logren ser mejores que él, o como afirmó el gran filósofo Emmanuel Kant “Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él”.

Le puede interesar: La labranza y los campesinos: otro grave olvido estatal y social

A través de su incansable e invaluable tarea, la docencia, los educadores, están forjando un mejor país, una vida superior para todos, facilitando los caminos de redención, de cambio y de perfeccionamiento que nuestras generaciones y las del porvenir están necesitando para que Colombia y el mundo entero sean mejores. Por ello es que en el tipo de educación que podamos recibir está también la posibilidad de hacer más agradable, significativa y dignificante nuestra función como integrantes de una sociedad cuya grandeza ética, moral y política dependen –incuestionablemente- del tipo de valores y principios que seamos capaz de aprehender y defender todos y cada uno de sus asociados; pues lo que nos pueda suceder en el futuro, como nación, como organización social, dependerá exclusivamente de la forma de como todos y cada uno de nosotros asumamos ese gran reto.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

¿Y el masculinicidio?

A toda la muerte violenta de una mujer, le endilgan el calificativo de feminicidio. Es un craso dislate
3
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
4
Palabra & Obra /

Rosario de la Peña, la musa mexicana de los poetas románticos

Rosario aprisionó sus afectos en una muralla de piedra; tal vez por convencimiento o por disposición...
5
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
6
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...