Historia de Medellín a cuentagotas 49

Autor: Luis Fernando Múnera López
8 junio de 2020 - 12:05 AM

La guerrilla continuaba tomando fuerza en el campo, mientras en la ciudad se gestaban movimientos estudiantiles y obreros con enfoque de protesta y reclamo social. La reacción del gobierno fue la represión y la penalización.

Medellín

La violencia en Medellín

A lo largo de la primera mitad del siglo veinte, Medellín era reconocida como una ciudad próspera, culta y desarrollada, y muy conservadora en su forma de vida. Sin embargo, la violencia que se extendió por todo el país desde mediados de la década del cuarenta, en particular después del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en 1948 afectó también la ciudad.

Lea también: Historia de Medellín a cuentagotas 48

A pesar de los intentos del gobierno del dictador Gustavo Rojas Pinilla en la década del cincuenta por controlar la violencia en los campos, ésta continuó y se arreció en las décadas del cincuenta y el sesenta. En Antioquia se sintió con mucha fuerza en el suroeste y el Magdalena Medio, con el efecto ya mencionado del desplazamiento de grandes grupos de población hacia la capital. Con los campesinos que huían de la violencia llegaron también bandoleros y delincuentes que empezaron a formar bandas urbanas y a cometer atracos y crímenes.

La policía y los organismos de inteligencia emprendieron campañas de detención y encarcelamiento de jóvenes desempleados, mendigos, líderes sindicales y estudiantes acusados de comunistas. Estas medidas no disminuyeron la violencia ni el delito y entonces los líderes industriales, políticos y religiosos de la ciudad promovieron campañas de moralización y saneamiento de las costumbres. El barrio Guayaquil y los barrios populares se convirtieron en epicentro de estas campañas represivas y moralizadoras.

Esos esfuerzos no produjeron resultados eficaces, en buena parte porque el problema se veía agravado por la enorme pobreza que vivía la población marginada y pobre, carente de trabajo y de medios para una vida digna, lo cual estimulaba el delito con propósitos de simple supervivencia. Esto llevó al Estado y a las instituciones sociales y religiosas a promover también el asistencialismo social para los pobres.

En las décadas del setenta y del ochenta disminuyó la atención por los problemas de la delincuencia, y giró hacia el de la subversión. La guerrilla continuaba tomando fuerza en el campo, mientras en la ciudad se gestaban movimientos estudiantiles y obreros con enfoque de protesta y reclamo social. La reacción del gobierno fue la represión y la penalización, equiparando la militancia política de oposición con la delincuencia común.

A principios de la década de dos mil la llamada Operación Orión, una acción militar conjunta del gobierno local con el Gobierno Nacional, enfrentó en la comuna trece de Medellín un reducto poderoso de milicias urbanas aliadas con grupos de guerrilla que habían tomado el control de esa zona de la ciudad. Mediante el operativo, el Estado recuperó su presencia en el territorio, pero el conflicto dejó una secuela dolorosa de víctimas inocentes y de desaparecidos que todavía no se ha superado.

El Museo Casa de la Memoria de Medellín fue creado en 2006 a partir del Programa de Atención de Víctimas de la Alcaldía de Medellín, para contribuir a la comprensión y superación del conflicto armado y las diversas violencias de Medellín, de Antioquia y de Colombia. Su propósito es generar un banco de documentos y exposiciones, así como espacios de diálogo que faciliten la visualización del proceso de la violencia y los mecanismos para superarla.

El acuerdo de paz suscrito en noviembre de 2016 entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc-EP es el más completo e integral que se haya negociado en Colombia, pues no se limitó a la dejación de las armas y la reincorporación de los combatientes, sino que se extendió a seis puntos concretos, orientados a la solución de fondo del conflicto. Está en proceso de implantación.

Le puede interesar: Historia de Medellín a cuentagotas 47

En las primeras décadas del siglo veintiuno la violencia continúa en Medellín, ahora asociada con el control de los barrios por bandas criminales y grupos que operan el microtráfico de la droga y la extorsión a comerciantes y a transportadores.

Fuentes de consulta

Jaramillo, Ana María. “Criminalidad y violencias en Medellín, 1948-1990”, en Jorge Orlando Melo, editor, “Historia de Medellín” dos tomos. Compañía Suramericana de Seguros, Medellín, primera edición 1996, tomo 2, páginas 563 a 570.

Continuará.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Rosita Turizo de Trujillo
Columnistas

Historia de Medellín a cuentagotas 46

La situación de la mujer en Colombia desde la Colonia hasta bien entrado el siglo veinte se caracterizó por la discriminación en sus derechos sociales y civiles

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Ciencia /

Los polos magnéticos no permanecen quietos

Los polos magnéticos de la Tierra se están moviendo y la ciencia aún no puede explicar este fenómeno en...
3
Mundo Estudiantil /

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los maestros hoy?

Académicos y expertos dan sus visiones sobre los retos y necesidades de un maestro hoy. A propósito de la...
4
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
5
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...