Hidroituango y la segunda vuelta presidencial

Autor: Saúl Hernández Bolívar
4 junio de 2018 - 12:08 AM

El ambientalismo se ha convertido en puro activismo político de corte populista que muy hábilmente explota la extrema izquierda en su discurso contra las industrias extractiva

Sería bueno poder creer que Hidroituango y la definitiva segunda vuelta presidencial no tienen relación alguna, pero una catástrofe justo antes de los comicios del 17 de junio podría alterar la intención de voto de un importante número de electores. Petro viene insistiendo en que es hora de avanzar en fuentes alternativas de energía; se ha referido, entre otras cosas, a abandonar el petróleo y el carbón, a poner paneles solares en los techos de las casas y a estimular el uso de vehículos eléctricos, por lo que resultaría beneficiado por un eventual siniestro.

Lea también: ¡Hidroituango, adelante!

También, de tiempo atrás, la extrema izquierda que representa Petro se ha venido manifestando en contra de la construcción de hidroeléctricas, oponiéndose de diversas formas. Las Farc han sido el mayor enemigo de Hidroituango, y prácticamente fueron quienes obligaron a abandonar el proyecto de Porce IV en 2010, luego de un incremento exponencial de la población que se debía indemnizar y trasladar. Las Empresas Públicas de Medellín tenían censadas menos de 3.000 personas y mágicamente surgieron más de 15.000 reclamantes con comportamientos agresivos.

La izquierda ha venido adoctrinando a las comunidades pobres para que se manifiesten contra las grandes obras que traen progreso para todos. Por eso las consultas populares se han convertido, de manera paradójica, en trabas insuperables que dan al traste con toda clase de proyectos, logrando que las gentes más necesitadas caigan en la incongruencia de oponerse a las obras que pueden beneficiarlos. Mientras las comunidades más pobres, sobre todo de las zonas rurales, exigen tener energía eléctrica, ellas mismas se oponen a la construcción de las generadoras con toda clase de argumentos.

Para la muestra, las obras de la hidroeléctrica de El Quimbo, en el Huila, estuvieron a punto de ser paralizadas por quejas de la comunidad en el sentido de que se había afectado la cantidad de oxígeno de las aguas, disminuyendo ostensiblemente la pesca. A su vez, la central de Hidrosogamoso ha sido satanizada hasta el extremo de responsabilizarla de las altas temperaturas que se padecen en Barrancabermeja.

Por otra parte, se sabe que la región antioqueña —y sus pobladores— despierta los odios y las envidias de muchos, por lo que hay gente feliz a esperas de que la presa reviente y cause daños incalculables, incluso en términos de vidas humanas. Hasta pronostican que esta sería la ‘segunda tragedia más grande de la historia después de Chernobyl (1986)’, donde solo hubo 31 muertes directas, pero unas 9.000 con la Organización Mundial de la Salud.

Para gozo de esas mentes macabras, hay presas que han ocasionado grandes tragedias, como la de St. Francis, en California (EE. UU.), que provocó la muerte de 425 personas en 1928; la de Vajont, en Italia, que cobró más de 2.000 muertos en 1963; o la de Banqiao, en China, que dejó un saldo de 26.000 muertos en 1975, aunque la cifra se ha ajustado hasta los 230.000. Sin duda, negar la fragilidad humana es un absurdo, y aprovecharse de ella para profetizar desastres es una infamia.

Lamentablemente, esas mentecateces que se han dicho, al estilo de que “había que pedirle permiso al río”, hacen carrera en la medida en que el ambientalismo se ha convertido en puro activismo político de corte populista que muy hábilmente explota la extrema izquierda en su discurso contra las industrias extractivas, quedando los izquierdistas como adalides de la moral que nos defienden de un ‘capitalismo chupasangre’ al que, no obstante, le debemos más avances y más prosperidad de la que cualquiera se podía imaginar.

Vea además: Cosechando tempestades

Toda esa diatriba la maneja muy bien Petro, y la gente la compra para aliviar el sentido de culpa que se tiene por la supuesta destrucción del medio ambiente. Esperemos que no se presente la calamidad en ciernes, y menos en un momento tan trascendental.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

ciclo rutas
Urbanismo /

El valle de Aburrá expande EnCicla y las ciclo rutas

Tour Colombia
Ciclismo /

Antioquia superó las expectativas y le cumplió al Tour

Paula  Builes en Policroma
Palabra & Obra /

¿Costura para señoritas?, en la galería Policroma.

Músicos de Vennon Inc
Palabra & Obra /

Venom Inc, la progenie del black metal, en Medellín

Patrick Modiano
Palabra & Obra /

Una dramática reducción de pena

Artículos relacionados

La cooperación eficaz del mal
Columnistas

La cooperación eficaz del mal

El historiador Yuval Noah Harari trae a colación en su último libro, Homo Deus (2016), la tesis de que la victoria en cualquier tipo de enfrentamiento entre humanos...

Lo más leído

1
Minas Y Energía /

Nuevas imágenes muestran estado de casa de máquinas en Hidroituango

ELMUNDO.com tuvo acceso a algunas fotografías en las que se evidencian las huellas que dejaron nueve meses...
2
Política /

De clientelismo y mermelada

Entró en circulación un nuevo libro que profundiza sobre los efectos nocivos del clientelismo sobre la...
3
Columnistas /

Nuestro monseñor Ernesto Gómez

Andando el tiempo, empecé a escuchar cosas maravillosas de su labor pastoral en alejados pueblos de...
4
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
5
Columnistas /

La empanada vs el cigarrillo: Reto para el Código de Policía

¿Es equitativa la aplicación de las sanciones del Código Nacional de Policía y Convivencia? La...
6
Cazamentiras /

Hidroituango: ¿lo que no quieren que sepa o lo que quieren que crea?

El Cazamentiras de ELMUNDO.com analizó en detalle un video que circula en redes sociales titulado:...