Hablando de lo que no se conoce

Autor: Óscar Jaime Restrepo Baena
4 octubre de 2019 - 12:00 AM

Hoy el túnel existe, no se secó la quebrada Santa Elena, no se secaron los acuíferos, pues había un estudio hidrogelógico serio que así lo demostraba.

Medellín

Hace unos días salía publicada en periódico El Tiempo una columna del exrector de la Universidad Nacional de Colombia, Moisés Wasserman en la cual hacía referencia a George Orwell y su producción literaria, la cual no ha dejado de estar vigente pues, aunque fue escrita en la primera mitad del siglo XX, sigue siendo un referente hoy en día a la hora de describir los comportamientos de muchas personas que se precian de ser dirigentes u opinadores del acontecer nacional. En aquel texto del ex rector se hacía relación a quien hoy en día llamamos fundamentalista y se decía: “El fundamentalista nunca escribe o piensa en nada que no se dirija a demostrar la superioridad de su propia posición sobre la de sus oponentes”

Siguiendo con el mismo periódico, me encuentro con una columna de un señor de apellido Cock, a quien se le recuerda como ex ministro de Minas, refiriéndose a un proyecto minero que se prospecta para nuestro país, pero a quien mi memoria asocia, no con su desempeño en el gobierno, pues debe haber sido muy gris, ya que pocos lo recuerdan, sino más bien con sus premoniciones sobre el Túnel de Oriente en Antioquia.

En aquella ocasión el señor Cock hacía uso de su gran sabiduría y conocimiento técnico escribiendo:

“Mi punto fundamental es que al disminuirse el nivel freático muchas plantas pequeñas como helechos y líquenes ya no alcanzarán con sus raíces a tomar el agua, entonces el rastrojo se seca y se pierde la capa absorbente que forma una especie de esponja en todos los montes. Así, las lluvias no penetran en la Tierra, sino que ruedan por la superficie, de manera que desaparece el papel del bosque: se muere, y con él las aguas”. Agrega, pesimista, que “prácticamente eso será un desierto, como en Boyacá o en Santander” https://www.vivirenelpoblado.com/ruidos-y-silencios-tunel-adentro/, 21 de mayo de 2015.

Hoy el túnel existe, no se secó la quebrada Santa Elena, no se secaron los acuíferos, pues había un estudio hidrogelógico serio que así lo demostraba y Santa Elena no se convirtió en un desierto como lo predijo este super experto. Hoy en día, todo el país está orgulloso de esa obra de ingeniería, la cual estuvo parada por más de dos años por aquellos dirigentes políticos que hicieron caso de las advertencias de aquel ex ministro, quien haciendo gala de su posición e intereses personales desvió la atención y ocasionó al proyecto un sobre costo millonario que hoy debemos pagar entre todos.

Hoy el susodicho ex ministro vuelve a la carga y de nuevo usa supuestos argumentos técnicos para soportar sus afirmaciones con el fin de “demostrar la superioridad de su propia posición sobre la de sus oponentes” es decir sacando a flote su postura “fundamentalista” tal como lo definía Orwell y nos lo recuerda el profesor Wasserman.

En los textos de Orwell se lee también, refiriéndose a la víctima (el señor Cock en este caso en particular): “Adelanta su caso, con supresión deliberada del punto de vista de sus oponentes... no miente por un fin político, sino que cambia sus sentimientos para poder hacerlo”. “Le resulta difícil descubrir lo que sucede realmente, le es más fácil colgarse de creencias lunáticas”. Para Cock no valen los argumentos técnicos ya que “Lo que el partido mantiene como verdad es verdad” (Orwell, en 1984), es decir, los argumentos técnicos esgrimidos por profesionales altamente calificados respecto a los conocimientos de los macizos rocosos, la geología minera, la geomecánica, la hidrogeología, los aspectos técnicos mineros, los procesos metalúrgicos, los aspectos paisajísticos y el manejo de colas y relaves carecen de validez, pues riñen con su posición filosófica (¿la tiene?) o con sus intereses personales y particulares.

Y siguiendo con Wasserman y Orwell: “Piensa que este pensamiento fundamentalista (voy a asignarle ese término a su definición) tiene tres características. En primer lugar, es obsesivo. El fundamentalista nunca escribe o piensa en nada que no se dirija a demostrar la superioridad de su propia posición sobre la de sus oponentes. En segundo lugar, es inestable. El objeto de su devoción puede cambiar con las circunstancias de la coyuntura política, intercambia fácilmente odios y amores, lo único que permanece constante es su fervor inexorable. Por último, es indiferente a la realidad. Es capaz de la mayor deshonestidad intelectual porque siente que le sirve a algo superior a él mismo”

Nos vemos avocados de nuevo entonces, a soportar que estos señores de gran linaje y poder económico, así como acceso directo a los medios, quienes al defender sus propios intereses pretenden seguir imponiendo sus mensajes camuflados de verdades técnicas y rigor académico, influyendo de manera directa en quienes toman las decisiones en nuestro país.

La minería hoy en día no es aquella que describe el señor Cock. La argumentación científica y el desarrollo tecnológico existen en la industria minera y han permitido que hoy en día hablemos de Minería moderna. Eso lo enseñamos en la universidad a nuestros estudiantes, quienes se gradúan con rigor. En la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia estamos formando Ingenieros como profesionales altamente calificados, con rigor académico y científico que les permitirán seguir influyendo en las decisiones técnicas que toman nuestras empresas para seguir transformando el futuro de nuestro país de una manera responsable y sostenible. Pero para ello se requiere estudio, capacitación, disciplina y mucho profesionalismo, algo que el señor Cock parece que no conoce al hacer sus afirmaciones. Creo que no estaría de más que se diera una pasadita por la universidad, pues sus argumentos siguen siendo los de hace años. Ojalá no nos pase de nuevo como con el Túnel de Oriente.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Álvaro
Álvaro
2019-10-05 22:24:59
Cock, con el Túnel de Oriente, como cierto Daniel Quintero con Hidroituango, representan lo que coloquialmente llamamos aves de mal agüero. Las obras, ya realizadas, han demostrado que Antioquia es superior y tiene un vuelo más alto y más veloz.

Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
5
Columnistas /

América antes de Cristóbal Colón

El centro del mundo es cualquier sitio del planeta, donde los seres humanos hayan empezado a reorganizar...
6
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...