Fijar objetivos

Autor: Pedro Juan González Carvajal
10 diciembre de 2019 - 12:05 AM

Habría que preguntarle a los organizadores y promotores del paro nacional si sí han logrado lo que buscaban, si es que ellos lo han tenido claro.

Medellín

Sigo insistiendo en que una de las labores más complicadas y complejas a las cuales nos enfrentamos los individuos y las instituciones es la de saber fijar adecuadamente los objetivos que queremos lograr.

Lea también: Cuidados intensivos

Obviamente esto se dificulta si no tenemos claro cuál es nuestra situación real presente y con cuáles recursos contamos para enfrentar los retos que nos proponemos alcanzar, aunado lo anterior a un alto nivel de desconocimiento de las circunstancias que nos rodean, incluyendo a aquellos que pueden tener afinidades o diferencias con respecto a nuestros propósitos.

Ayuda mucho tener un líder que oriente y ayude a definir los objetivos y a precisar las estrategias para poder alcanzarlos.

Esta reflexión aplica tanto para esfuerzos individuales como colectivos. Hemos visto como recientemente se han organizado marchas de protesta iniciadas por la invitación a un paro nacional del cual aún tenemos actividades en desarrollo, como los llamados cacerolazos.

Las preguntas concretas alrededor del tema serían: 1) ¿Cuál es el objetivo del paro?

Una posible respuesta obvia es protestar por el actual orden de cosas, y hasta ahí vaya y venga. Cuando le preguntaban al azar a algunos de los marchantes por qué lo hacían, las respuestas, aun cuando legítimas, evidenciaban que algunos no sabían exactamente contra qué estaban protestando, o colocaban como objetivo de la marcha el tema particular que les interesaba, lo cual es legal y legítimo, pero poco contundente.

Habría que preguntarle a los organizadores y promotores del paro nacional si sí han logrado lo que buscaban, si es que ellos lo han tenido claro.

Otra pregunta sería, 2) Si se protesta contra algo, ¿Qué es lo que se propone? Porque una cosa es denunciar y otra cosa es tratar de solucionar

Se intuye sin mucho esfuerzo, que no hay contrapropuestas al estado de cosas. Proponer una mesa de conversación o un diálogo nacional es un mecanismo para adormecer los ánimos y mostrar voluntad de querer arreglar las cosas, pero sin tener propuestas concretas. A nivel planetario lo que vemos es una crisis de identidad del humanismo, pues la humanidad en su conjunto y el humano individual estamos sintiendo cierta desazón y frustración por el orden de cosas establecido. La deslegitimación generalizada de las instituciones vigentes, que como el gran Leviatán se convirtieron en organismos no representativos, lleva al desorden, al no contar con una educación política que nos permita implementar un modelo anárquico, es decir, un modelo donde podamos convivir sin necesidad de ningún tipo de referentes o de reglamentos. La casi extinción de los Partidos Políticos ante el desvanecimiento de las ideologías, lleva a una crisis del modelo democrático, ante lo cual los llamados humanistas no tienen propuestas alternativas, ya que están en conflicto con los pontificadores de la tecnología, obnubilados y subsumidos en su micro mundo, el de la tecnología, que nos ha transportado a estadios de desarrollo desconocidos e inimaginables, pero que no han servido para alcanzar la igualdad, la equidad y el bienestar para la humanidad.

Ahora es que necesitamos que los sociólogos, los filósofos, los politólogos, los antropólogos, los historiadores, los psicólogos, los artistas, los intelectuales todos, asumamos la responsabilidad de echarnos el planeta al hombro, mientras los científicos tratan de buscar remedios a los impactos y huellas catastróficas que todos estamos dejando en nuestra casa común.

Conciliar los desarrollos tecnológicos en todos los campos con las debilidades de los sistemas sociales, políticos y económicos vigentes se hace necesario si no queremos que un estallido social imprevisto, nos devuelva, en un momento, a la edad de piedra.

Le puede interesar: Sugerencias

Debemos precisar entonces los Objetivos del Gobierno de turno, los Objetivos del Estado Colombiano y los Objetivos de la Nación Colombiana, una vez nos hayamos tomado la molestia de construirla.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Protestas en Chile
Columnistas

El rancho ardiendo… y Colombia ahí

A la pobreza consuetudinaria, se suma la indolencia también consuetudinaria de gobiernos que simulan ser democracias, pero que en el fondo no pasan de ser manejos...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Dulcecito o dulcesito?

El elemento que agregamos al final de una palabra para cambiar su sentido se llama sufijo… Este sufijo...
2
Columnistas /

“Mi empleada es como de la familia”

En términos legales, la frase “mi empleada es como de la familia” enmascara una desprotección legal...
3
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
4
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
5
Columnistas /

¿Glorieta, rompoi o romboi?

@ortografiajuanv explica las interrelaciones de culturas y la formación de nuevas palabras
6
Editorial /

Nuestro último clamor por la libertad

Más que con un recuento histórico de lo que hemos sido, queremos cerrar este espacio con una invitación...