El silencio doméstico

Autor: Andrea Londoño Sánchez
5 febrero de 2018 - 12:07 AM

Las protagonistas aquí son empleadas domésticas y los violadores son "Ellos", sus empleadores. Han sido muy pocas las denuncias presentadas

Una mujer acaba de terminar su jornada laboral y está en la diminuta habitación que le asignaron para dormir. Alguien golpea la puerta. Ella sabe que es su jefe o un hijo de su jefe; intuye que lo siguiente será que "Ellos" le ordenarán hacer silencio, y ella, tan fuerte para todo, se llena de miedo, sabe las consecuencias de la subordinación absoluta en la que está; aprieta los dientes para contener su negativa; luego, la violan. 
Las protagonistas aquí son empleadas domésticas y los violadores son "Ellos", sus empleadores. Han sido muy pocas las denuncias presentadas y voy a explicar por qué. 
Algunos son personajes del país; sin embargo, la mayoría de “Ellos” son simplemente hombres privilegiados de estratos altos, perdón la redundancia. 
Hoy, muchas de ellas tienen grabadas con horror esas escenas, pero otras, sorprendentemente cargan sus relatos con frases que atenúan la responsabilidad de "Ellos". Lo que todas dicen es que denunciar no estaba en sus posibilidades
Poner una denuncia es una proeza: habrían necesitado tiempo y la jornada laboral se los impedía; no tenían plata para el transporte, ni para las gestiones; intuían que su versión estarían en desventaja frente a un juez; la lectura de un documento podría truncar el proceso y carecían de testigos, por obvias razones. Por esto, las empleadas no se arrepienten de haber abandonado en silencio su empleo y haber perdido su liquidación. 
Antes, cuando se daba una violación, como lo cuenta Catalina Ruiz-Navarro o como el caso de Nohemí, todo era mucho más duro para ellas: no tenían alternativas laborales ni de formación, ni existían las redes sociales, ni los enfoques de derechos y de género, y sentirse empoderada no era algo tan usual como lo es ahora. 

Vea también: Acoso y poder

Ellos, con y sin comillas, fundamentaban su masculinidad en su capacidad como reproductores y proveedores. No se hablaba del respeto y autonomía del cuerpo de la mujer, ni de la responsabilidad compartida frente a la anticoncepción, ni de cómo funciona el instinto sexual en las personas, ni de la paternidad responsable, ni del valor y la legislación del trabajo doméstico remunerado. A ellas se les hacía la caridad de darles techo, comida, y buen trato y alguna remuneración. Ellas debían estar en deuda con ellos. 
Parafraseo, con su autorización, la columna Una defensa del silencio, de Claudia Morales, para solidarizarme con ella y contar cómo veo la evolución de lo que he oído a empleadas domésticas durante mi trabajo. Gracias a ella y a otras valientes de todos los tiempos hoy podemos identificar, hablar y buscar soluciones a problemas que se creían del ámbito privado, en este caso, la relación laboral dentro los hogares de los empleadores. 

Para no ahogarse en el silencio, ellas han apelado a la religión, a la resiliencia, a la solidaridad de mujeres cercanas, y a organizaciones sociales que les dan una mano. Y más allá, un nuevo clima social y político las ha hecho visibles. De hecho, la OIT estudia otro convenio para contrarrestar la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.
#MeToo, #TimesUp o #HeforShe son síntomas del cambio. ¿Quién se habría imaginado a Meryl Streep desfinalando de gancho sobre uno de esos tapetes rojos, con Ai-Jen Poo, la lideresa de las empleadas domésticas de Estados Unidos? 

Vea también: #Metoo en pie de guerra contra los abusos

Tengo la sensación además de que en este tema las nuevas generaciones nos están dando ejemplo. La juventud de hoy pregunta con naturalidad por los derechos de ellas. Esos hombres que valoran el trabajo doméstico y por tanto a quienes lo realizan, tengo la esperanza, no hacen parte de "Ellos".

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

El fantasma de los depredadores
Columnistas

El fantasma de los depredadores

Como una espiral se desata la cadena de abusos, acosos y excesos que aún no llega a las altas esferas de la dirigencia política

Lo más leído

1
Columnistas /

Acuerdo de paz: errores en serie

"Márquez" y sus amigos –a quienes no va a capturar Guaidó- le han vuelto a declarar la guerra al Estado...
2
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
3
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
4
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...
5
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
6
Columnistas /

Como estudié Periodismo en EL MUNDO

Debo reconocerlo, sin inscribirme ni pagar matrícula, asistí a una escuela de periodismo: el periódico...